EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Nadie sabe exactamente cuando caerán los residuos de un cohete chino a la Tierra

Desde que China lanzó el módulo Wentian al espacio el 24 de julio, este ha pasado menos de una semana en órbita.
Desde que China lanzó el módulo Wentian al espacio el 24 de julio, este ha pasado menos de una semana en órbita. Derechos de autor Li Gang/Xinhua
Derechos de autor Li Gang/Xinhua
Por Amaranta Zermeno Jimenez con AP, AFP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Desde que China lanzó el módulo Wentian al espacio el 24 de julio, este ha pasado menos de una semana en órbita. Pero parte del cuerpo del cohete B5 volverá a entrar en la atmósfera terrestre, según informaron los investigadores de The Aerospace Corporation.

PUBLICIDAD

Los restos de un cohete chino podrían caer a la Tierra en los próximos días, sino es que en las próximas horas. En realidad, nadie sabe exactamente cuándo ni dónde.

Desde que China lanzó el módulo Wentian al espacio el 24 de julio, este ha pasado menos de una semana en órbita. Pero parte del cuerpo del cohete B5 volverá a entrar en la atmósfera terrestre, según informaron los investigadores de The Aerospace Corporation.

La corporación especificó que todavía es demasiado pronto para determinar una huella de residuos significativa. Aunque se espera que la mayor parte se queme, grandes trozos sobrevivirán el paso ardiente.

El Centro de Estudios de Reentrada Orbital y Desechos de The Aerospace Corporation prevé que podrían ser entre 5,5 y 9,9 toneladas.

China está convencida de que caerán en el océano, y el margen de error es cada vez menor a medida que nos acercamos al evento.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El cohete chino que afectó los aeropuertos en España impacta en el Pacífico Sur

La incógnita de la visita de Nancy Pelosi a Taiwán reaviva las advertencias de China

La masacre de Tiananmen cumple 35 años: el mundo recuerda la historia mientras China la ignora