This content is not available in your region

Biden: Líder de Al Qaeda muere en ataque de EEUU en Afganistán

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
La CIA mata en un ataque con drones a líder de Al Qaeda: funcionarios EEUU
La CIA mata en un ataque con drones a líder de Al Qaeda: funcionarios EEUU   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Idrees Ali y Jeff Mason

WASHINGTON, 1 ago -El líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, murió en un ataque de Estados Unidos en Afganistán el fin de semana, dijo el presidente Joe Biden el lunes, el mayor golpe al grupo militante desde que su fundador Osama bin Laden fue asesinado en 2011.

Zawahiri, un cirujano egipcio que tenía una recompensa de 25 millones de dólares por su cabeza, ayudó a coordinar los ataques del 11 de septiembre de 2001 que mataron a casi 3.000 personas.

Funcionarios estadounidenses, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron que Estados Unidos llevó a cabo un ataque con drones en la capital afgana, Kabul, el domingo por la mañana a las 06.18 AM hora local.

“Ahora se ha hecho justicia y este líder terrorista ya no existe”, dijo Biden en declaraciones desde la Casa Blanca. “Nunca retrocedemos”.

La inteligencia estadounidense determinó con “alta confianza” que el hombre muerto era Zawahiri, aseguró a periodistas un funcionario de alto rango de la administración. No se hubo otras víctimas.

“Zawahiri continuaba representando una amenaza activa para las personas, los intereses y la seguridad nacional de Estados Unidos”, dijo el funcionario en una conferencia telefónica. “Su muerte asesta un golpe significativo a Al Qaeda y degradará la capacidad del grupo para operar”.

Hubo rumores sobre la muerte de Zawahiri varias veces en los últimos años, y durante mucho tiempo se informó que tenía problemas de salud.

Su muerte genera dudas sobre si Zawahiri recibió refugio de los talibanes luego de que tomaron Kabul en agosto de 2021. El funcionario dijo que altos representantes talibanes estaban al tanto de su presencia en la ciudad.

El ataque con aviones no tripulados es el primero de Estados Unidos conocido dentro de Afganistán desde que las tropas y diplomáticos estadounidenses abandonaron el país en agosto de 2021. La medida puede reforzar la credibilidad de las garantías de Washington de que Estados Unidos aún puede abordar las amenazas de Afganistán sin una presencia militar en el país.

En un comunicado, el portavoz talibán Zabihullah Mujahid confirmó que se produjo un ataque y lo condenó enérgicamente, calificándolo de violación de los “principios internacionales”.

Zawahiri sucedió a Bin Laden como líder de Al Qaeda después de años como su principal organizador y estratega, pero su falta de carisma y la competencia de los militantes rivales del Estado Islámico obstaculizaron su capacidad para inspirar grandes ataques contra Occidente. Hasta el anuncio de Estados Unidos, se rumoreaba que Zawahiri estaba en el área tribal de Pakistán o dentro de Afganistán.

Un video publicado en abril en el que elogió a una mujer india musulmana por desafiar la prohibición de usar un pañuelo islámico en la cabeza disipó los rumores de que había muerto.

En las últimas semanas, Biden convocó a funcionarios para analizar la inteligencia. Tuco actualizaciones durante mayo y junio y el 1 de julio se le informó sobre una operación propuesta por los líderes de inteligencia. El 25 de julio recibió un informe actualizado y autorizó el ataque una vez que se presentara la oportunidad.

Una fuerte explosión resonó en Kabul la madrugada del domingo.

“Una casa fue alcanzada por un cohete en Sherpoor. No hubo víctimas porque la casa estaba vacía”, dijo anteriormente Abdul Nafi Takor, portavoz del Ministerio del Interior. Una fuente talibán, que solicitó el anonimato, dijo que hubo informes de al menos un dron que volaba sobre Kabul esa mañana.

Se cree que Zawahiri, junto con otros altos miembros de Al Qaeda, planeó el ataque del 12 de octubre de 2000 contra el buque de guerra USS Cole en Yemen, que mató a 17 marineros estadounidenses e hirió a más de 30, dijo el sitio web Rewards for Justice.

Fue acusado en Estados Unidos por su papel en los atentados con bomba del 7 de agosto de 1998 contra las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania que mataron a 224 personas e hirieron a más de 5.000.