Mientras acaba visita del Papa a Kazajistán, un crítico conservador levanta la voz

Mientras acaba visita del Papa a Kazajistán, un crítico conservador levanta la voz
Mientras acaba visita del Papa a Kazajistán, un crítico conservador levanta la voz Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Philip Pullella

NURSULTÁN, 15 sep - El Papa Francisco concluyó su viaje a Kazajistán el jueves, mientras uno de sus críticos más directos cuestionaba de forma abierta el valor de los megaencuentros religiosos como al que asistió el pontífice, calificándolos de "supermercado de religiones" que disminuyen el estatus de la Iglesia católica.

En la última jornada de su visita de tres días, Francisco presidió una reunión de obispos, sacerdotes y monjas en la catedral de la capital kazaja.

Al encuentro asistió el obispo local Athanasius Schneider, un conservador que a menudo ha criticado al Papa progresista en una serie de cuestiones.

El motivo principal de la visita del pontífice era dirigirse al Séptimo Congreso de Líderes de las Religiones Mundiales y Tradicionales, un encuentro que reúne a cristianos, judíos, musulmanes, budistas, hindúes y muchas otras confesiones, en su mayoría menores.

Aunque elogió la capacidad del congreso para "promover el respeto mutuo en el mundo", Schneider, de 61 años, dijo que creía que corría el "peligro" de poner al catolicismo en el mismo plano que otras religiones.

"Podría dar la impresión de un supermercado de religiones, y eso no es correcto, porque solo hay una religión verdadera, que es la Iglesia católica fundada por Dios mismo", dijo Schneider a los periodistas en la catedral.

Los conservadores como Schneider han criticado algunos aspectos del Concilio Vaticano II, celebrado de 1962 a 1965, que instó al diálogo con otras religiones.

También dicen que los católicos deberían hacer un proselitismo activo para convertir a otros al catolicismo y se oponen a la insistencia de Francisco en que los potenciales conversos deben ser atraídos a la fe por nada más que el ejemplo de los cristianos.

Schneider, que habla un inglés perfecto y es conocido a nivel internacional por sus frecuentes apariciones en los medios católicos conservadores, dijo que el Vaticano debería replantearse su presencia en este tipo de congresos. Es mejor dejar el diálogo a nivel local, dijo.

También defendió su derecho a criticar al Papa en público, calificándolo como un deber fraternal que es útil para toda la Iglesia, que tiene de 1.300 millones de miembros.

"No somos empleados del Papa, de los obispos, somos hermanos. Cuando en conciencia siento que algo no es correcto o ambiguo tengo que decírselo, con respeto, fraternalmente", dijo Schneider.

Según afirmó, los obispos que no están de acuerdo con el Papa tienen que ser francos y no deben dejarse atrapar por "adulaciones e incienso" o "comportarse como un empleado con un jefe".

En un discurso de clausura del congreso antes de partir hacia Roma, Francisco dijo que la actual situación internacional, ya convulsionada por la pandemia del COVID-19, se había visto "agravada por la absoluta locura de la guerra".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Recuperan 50 cadáveres de una fosa común en Jan Yunis

El campeón nigeriano de ajedrez bate un nuevo récord con un maratón de 60 horas

Arranca la campaña anti-UE de Viktor Orbán con pocas opciones para la oposición