El primer ministro de Canadá despliega las fuerzas armadas para hacer frente a Fiona

Access to the comments Comentarios
Por Santiago Martin Martinez  con AP
El paso de la tormenta post-tropical Fiona por el este de Canadá es desolador; el cual ya ha dejado a cientos de miles de personas sin energía eléctrica.
El paso de la tormenta post-tropical Fiona por el este de Canadá es desolador; el cual ya ha dejado a cientos de miles de personas sin energía eléctrica.   -   Derechos de autor  Rene Roy/Wreckhouse Press

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, despliega las fuerzas armadas nacionales para hacer frente al devastador paso de la tormenta Fiona por la costa este del país. Afecta especialmente a las provincias de Terranova y Labrador, Nuevo Brunswick, Nueva Escocia y la Isla del Príncipe Eduardo.

Casas arrastradas al mar, inundaciones y carreteras cortadas. El paso de la tormenta post-tropical Fiona por el este de Canadá es desolador; el cual ya ha dejado a cientos de miles de personas sin energía eléctrica. Varias de las regiones afectadas han impuesto la evacuación de los residentes de casas cercanas a la costa. 

Frente a esta situación, el primer ministro del país ha querido lanzar un mensaje en una rueda de prensa para tranquilizar a la población.

"Sé que este es un momento extremadamente difícil para muchas personas que han visto su casa destruida. Pero también sé que estas personas saben que no están solas y que estaremos aquí para ellas. Estamos aquí para ayudar con los recursos necesarios, ya sean las fuerzas armadas o los equipos especializados. Estamos respondiendo para sumarnos al personal que ya tienen las provincias para responder a situaciones como esta".

Las autoridades están saturadas en varias zonas del país debido a los múltiples incendios eléctricos e inundaciones en las casas de los residentes. Para paliar la situación, el primer ministro ha dicho que el gobierno federal desplegaría las Fuerzas Armadas canadienses.

El Centro Canadiense de Huracanes tuiteó que Fiona tenía la presión más baja jamás registrada para una tormenta en tierra canadiense. Los expertos advierten de que podría ser una de las tormentas más potentes que haya azotado el país.