El G7 creará una red de datos para mejorar las investigaciones de los crímenes de guerra en Ucrania

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
El ministro alemán de Justicia, Marco Buschmann, recibe a Denys Maljuska, a la izquierda, ministro ucraniano de Justicia
El ministro alemán de Justicia, Marco Buschmann, recibe a Denys Maljuska, a la izquierda, ministro ucraniano de Justicia   -   Derechos de autor  Wolfgang Kumm/(c) Copyright 2022, dpa

El G7 creará una red de datos internacional sobre los crímenes de guerra en Ucrania. Entre estos se incluirá también la destrucción sistemática de infraestructuras críticas, según ha comunicado Alemania encargada este año de la presidencia de turno del G7. El objetivo es que la red ayude en las investigaciones que se están haciendo.

"Además, hemos acordado medidas concretas sobre cómo coordinar mejor nuestras investigaciones para actuar más eficazmente contra los crímenes de guerra cometidos por la parte rusa en suelo ucraniano. Hay que recordar siempre que sólo las autoridades de investigación ucranianas han documentado ya casi 50.000 casos de crímenes de guerra" ha apuntado el ministro alemán de Justicia, Marco Buschmann, tras la reunión que han mantenido los responsables de justicia del G7, con la participación de la Comisión Europea y la Corte Penal Internacional.

De tal forma que las investigaciones sean precisas y eviten situaciones contraproducentes que hagan que las acusaciones no prosperen, o que sean instrumentalizadas por la parte rusa o que provoquen un trauma mayor a las víctimas.

"Los crímenes de guerra no pueden quedar impunes, procedan de quien procedan", aseveró Buschmann.

La reunión estaba centrada en la búsqueda de fórmulas de cooperación para llevar ante tribunales a los responsables de crímenes de guerra en Ucrania.

"Desde Berlín queremos mandar una señal política clara. El G7 no es solo un grupo integrado por las grandes potencias industriales; compartimos valores y rechazamos los crímenes de guerra", había afirmado Buschmann en la apertura de la reunión.

"Es nuestro deber ante las víctimas llevar ante la Justicia a los responsables de crímenes de guerra, también en Ucrania", apuntó el fiscal Khan.

La Comisión trabaja no solo para armonizar medidas "contra oligarcas rusos" y las demás sanciones contra Moscú, recordó el eurocomisario Reynders. En paralelo a este trabajo, está el "deber de hacer responder a los responsables de esos crímenes de guerra".

Tanto el fiscal jefe de la CPI como el eurocomisario elogiaron la iniciativa emprendida por el gobierno alemán, durante su año de presidencia de turno del G7, al incorporar por primera vez la cuestión de los crímenes de guerra en la agenda del grupo.

Junto al fiscal de La Haya y el eurocomisario fue invitado a participar en las sesiones el ministro ucraniano de Justicia, Denys Malyuska.

La CPI abrió en marzo una investigación sobre Ucrania, a petición de un primer grupo formado por 40 países, iniciativa a la que se han unido desde entonces otros Estados e instancias internacionales.

Sus investigaciones sobre el terreno en Ucrania se suceden en paralelo a las que lleva a cabo la propia Ucrania, así como una serie de países occidentales aliados de Kiev frente a la invasión rusa.

Según Buschmann, del Partido Liberal (FDP), hasta el momento se han contabilizado hasta 45.000 presuntos crímenes de guerra, por los cuales se investiga a unos 200 sospechosos.

Recordó el ministro alemán que a los "de por sí deleznables crímenes de guerra" de los primeros meses de la invasión se ha unido la "estrategia rusa de llevar a la población ucraniana a la desesperación y la muerte", atacando infraestructuras críticas ante el invierno y cortando los suministros de agua y electricidad.

El secretario de Estado japonés de Justicia, Kadonyama Hiroaki, destacó al respecto: "Lamentablemente, estamos asistiendo a un aumento de los crímenes de guerra", coincidiendo con la recuperación por parte ucraniana de territorios ocupados y consistentes en "ataques contra objetivos civiles".

El ministro francés de Justicia, Eric Dupond Moretti, consideró en la apertura de la reunión la importancia de coordinar esfuerzos entre las instancias investigadoras nacionales e internacionales, así como las ONG, por ser las que "más cerca están de lo que ocurre sobre el terreno".