Muerte de expapa Benedicto ensombrece el Año Nuevo en el Vaticano

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Muerte de expapa Benedicto ensombrece el Año Nuevo en el Vaticano
Muerte de expapa Benedicto ensombrece el Año Nuevo en el Vaticano   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

Por Philip Pullella

CIUDADDELVATICANO, 1 ene – El Papa Francisco marcó el tradicional Día Mundial de la Paz de la Iglesia Católica Romana el domingo, pero el comienzo del nuevo año en el Vaticano se vio ensombrecido por la muerte de su predecesor, Benedicto XVI.

Francisco presidió una misa en la Basílica de San Pedro mientras se preparaba el cuerpo de Benedicto XVI, quien murió el sábado a la edad de 95 años, para tres días de velatorio público en la misma iglesia a partir del lunes.

El domingo, el Vaticano publicó las primeras imágenes del difunto Benedicto XVI, mostrándolo vestido con vestimentas litúrgicas rojas y doradas y yaciendo en la capilla del monasterio donde murió.

Su cuerpo será trasladado en privado a la basílica, a diferencia de lo que sucedió después de la muerte en 2005 del Papa Juan Pablo II, cuyo cuerpo fue trasladado en una solemne procesión al aire libre que fue televisada en vivo en todo el mundo.

De acuerdo con los deseos de Benedicto, su funeral el jueves será sencillo y solemne. Será la primera vez en muchos siglos que un Papa en funciones presidirá el funeral de su predecesor. Benedicto, quien renunció en 2013, había sido el primer pontífice en 600 años en renunciar.

El 1 de enero es también la fiesta de la Madre de Dios y en su homilía, Francisco pidió a la Virgen que acompañara a “nuestro amado” Papa emérito Benedicto “en su paso de este mundo a Dios”.

Benedicto también fue recordado en una de las oraciones de la Misa.

En su homilía, Francisco instó a sus oyentes a trabajar activamente por la paz, y no a “perder el tiempo pegados a un teclado frente a la pantalla de una computadora”, sino a “ensuciarnos las manos y hacer algo bueno”.

Más tarde, en su bendición dominical en la Plaza de San Pedro, Francisco hizo otro llamado a poner fin al conflicto en Ucrania y dijo que era un “contraste intolerable” con el tema del día.

ALABANZAS, PERO TAMBIÉN CRÍTICAS PARABENEDICTO

El sábado por la noche, el Vaticano publicó el “testimonio espiritual” de dos páginas de Benedicto XVI escrito en 2006, un año después de su elección como Papa. No hubo explicación de por qué Benedicto no lo actualizó a medida que envejecía y se volvía más frágil.

En él pedía de manera general, espiritual, que Dios le acogiera en la vida interior “a pesar de todos mis pecados e insuficiencias”.

El sábado, Francisco llamó a Benedicto XVI un hombre noble y amable que fue un regalo para la Iglesia y el mundo. Si bien los líderes mundiales y los fieles conservadores continuaron rindiendo tributos al expapa, otros fueron muy críticos con su pontificado.

Algunos recordaron la severa disciplina que impuso a los teólogos progresistas, particularmente en América Latina, cuando era jefe del departamento doctrinal del Vaticano bajo el Papa Juan Pablo II. Esas acciones llevaron a los católicos liberales a llamar al entonces cardenal Joseph Ratzinger “el Rottweiler de Dios”.

Y aunque algunos le han dado crédito a Benedicto XVI por tomar medidas importantes para formalizar la respuesta del Vaticano al abuso sexual del clero, los grupos de víctimas lo acusaron de proteger la institución a toda costa.

“Desde nuestro punto de vista, la muerte del Papa Benedicto XVI es un recordatorio de que, al igual que Juan Pablo II, Benedicto estaba más preocupado por el deterioro de la imagen de la Iglesia y el flujo financiero hacia la jerarquía que por comprender el concepto de disculpas verdaderas seguidas de reparaciones verdaderas para las víctimas de abuso”, dijo el grupo anti-abuso SNAP.

Al igual que muchos funcionarios del Vaticano que trabajaron con Benedicto, el cardenal canadiense Marc Ouellet dijo que creía que el pontífice alemán había dejado “un gran legado” como hombre de Dios y hombre de cultura.

“Creo que esta es también una tarea para el futuro, para repensar profundamente la fe cristiana frente a los desafíos de nuestro tiempo”, dijo Ouellet a Reuters.