Los ataques rusos en Ucrania no cesan, mientras Kiev hablan de cientos de rusos muertos en Makíivka

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español  con EFE
Anatolii Kaharlytskyi, de 73 años, junto a su casa gravemente dañada tras un ataque ruso en Kiev, Ucrania, el lunes 2 de enero de 2023
Anatolii Kaharlytskyi, de 73 años, junto a su casa gravemente dañada tras un ataque ruso en Kiev, Ucrania, el lunes 2 de enero de 2023   -   Derechos de autor  Renata Brito/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.

La llegada de un nuevo año no ha cambiado en absoluto la situación en Kiev y otras muchas ciudades de Ucrania, donde tratan de reponerse de los últimos ataques con drones perpretados por Rusia, por tercer día consecutivo, 31, 1 y 2 de enero.

Pero no solo un bando sufre daños. Moscú informó de numerosas bajas rusas en una base militar de la región ocupada de Donetsk. El ministerio de Defensa de Rusia reconoció las muertes de al menos 63 de sus soldados tras un ataque en la ciudad de Makíivka, muy cerca de la ciudad de Donetsk.

Al parecer, se trataba de reclutas recién movilizados que se alojaban en una escuela de formación, donde también se almacenaban municiones. Desde Kiev hablan por su parte de hasta 400 muertos en este ataque, sea como sea uno de los más mortíferos para las fuerzas rusas desde que comenzara la guerra. "Papá Noel empacó 400 cadáveres de cerdos rusos", escribía el mando ucraniano en su cuenta de Facebook, informando además de más de 300 heridos. 

Los ataques aéreos, mientras tanto, no cesan en la capital. Las fuerzas ucranianas aseguran que la mayoría de los últimos misiles lanzados por los rusos —durante la noche del 1 al 2 de enero— habrían sido derribados, aunque la caída de escombros acabó con la vida de al menos una persona. 

"Las Fuerzas de Defensa de Ucrania destruyeron en la noche del 1 al 2 de enero un total de 39 drones lanzados por las fuerzas rusas, junto con 2 drones de reconocimiento del tipo Orlan-10 y un misil guiado lanzado desde el aire del tipo Kh-59", informó el comando de la Fuerza Aérea del Ejército ucraniano.

De ellos, nueve fueron derribados sobre las regiones ucranianas de Dnipropetrovsk y Zaporiyia, mientras que en la región de Jersón, en el sur del país, varios proyectiles cayeron en un mercado de la ciudad de Beryslav, en donde hirieron a cinco personas.