Algunos en China retoman su actividad habitual tras las infecciones por COVID-19

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Algunos en China retoman su actividad habitual tras las infecciones por COVID-19
Algunos en China retoman su actividad habitual tras las infecciones por COVID-19   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

Por Josh Arslan y Norihiko Shirouzu

PEKÍN, 2 ene – Algunos habitantes de las principales ciudades chinas, Pekín, Shanghái y Wuhan, desafiaron el frío y el repunte de las infecciones por COVID-19 para reanudar su actividad normal el lunes, confiando en un impulso a la economía a medida que más personas se recuperan de las infecciones.

Entre los que se reunieron para deslizarse en trineo o patinar sobre hielo en un lago helado del parque del lago Shichahai de la capital había algunos optimistas respecto a la apertura, después de que China abandonara las estrictas medidas de “cero contagios” el 7 de diciembre para adoptar una estrategia de convivencia con el coronavirus.

Sin embargo, desde entonces ha estallado una oleada de infecciones en todo el país, después de que las fronteras se mantuvieran prácticamente cerradas durante tres años en medio de un estricto régimen de encierros e implacables pruebas.

“Tras el fin de este confinamiento, ya no tenemos que escanear el código sanitario ni comprobar el código de viaje”, dijo Yang, uno de los presentes en el parque, que sólo dio un nombre.

“Así que ya somos libres”.

En el lago también estaba Zhong, un estudiante universitario de 22 años, que dijo que se había quedado en casa durante dos o tres semanas después de infectarse.

“Ahora puedo salir y es un buen momento para las fiestas de Año Nuevo”, añadió. “Quiero dar una vuelta por Pekín, echar un vistazo y sentir el ambiente festivo”.

El lunes fue festivo, pero el tráfico en la capital ha vuelto a aumentar en los últimos días a medida que la gente acude en masa a los lugares al aire libre, aunque el comercio sigue siendo lento en algunos lugares más pequeños y cerrados, como los restaurantes.

El propietario de un restaurante de mariscos de Pekín dijo que los clientes no habían recuperado toda su fuerza.

“Espero que esta situación se prolongue durante las fiestas del Año Nuevo Lunar”, dijo Chen, quien sólo dio su apellido. “Cuento con que el negocio sea más normal después de las vacaciones”.

En la ciudad central de Wuhan, donde comenzó la pandemia hace tres años, la gente ya no estaba tan ansiosa, dijo a Reuters un hombre apellidado Wu.

“La producción laboral, la vida y el entretenimiento están volviendo a niveles normales”, añadió Wu, tutor en un centro de formación privado.

VIAJESDURANTE EL AÑO NUEVOLUNAR

La mayor festividad de China, el Año Nuevo Lunar, comienza el 21 de enero de este año, fecha en la que se espera que la red ferroviaria transporte 5,5 millones de pasajeros, dijo la cadena estatal CCTV.

Mientras crecen las expectativas de viajes durante las fiestas, las autoridades del espectacular palacio de Potala, en el Tíbet, dijeron que se abrirá a los visitantes a partir del 3 de enero, después de cerrarlo el pasado agosto debido a un brote de COVID-19.

Algunos hoteles del centro turístico de Sanya, en el sur del país, están completos para el Año Nuevo Lunar, según medios.

En los últimos días, medios estatales han tratado de tranquilizar a la opinión pública asegurando que el brote de COVID-19 estaba bajo control y se acercaba a su punto álgido.

Las infecciones en las ciudades de Pekín, Cantón, Shanghái y Chongqing están a punto de terminar, afirmó el domingo el medio de comunicación Caixin, citando a analistas del enclave comercial chino.

Pero las infecciones alcanzarán su punto álgido en las regiones urbanas de Sichuan, Shaanxi, Gansu y Qinghai en la segunda quincena de enero, añadieron.

Más del 80% de los habitantes del suroeste de Sichuan están infectados, según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de la provincia.

Pero la única nueva muerte por COVID-19 del lunes —sin cambios respecto al día anterior— entre los 1.400 millones de habitantes de China no se corresponde con la experiencia de otros países tras su reapertura.

La cifra oficial de 5.250 muertos desde el inicio de la pandemia contrasta con el más de un millón registrado en Estados Unidos. Hong Kong, ciudad de 7,4 millones de habitantes gobernada por China, ha registrado más de 11.000 muertes.

Según la empresa de datos sanitarios Airfinity, unas 9.000 personas mueren probablemente cada día en China a causa del COVID-19, mientras que el número de muertes acumuladas desde el 1 de diciembre ha alcanzado probablemente las 100.000, con 18,6 millones de infecciones.

Airfinity, con sede en Reino Unido, prevé que los casos de COVID-19 en China alcancen su primer pico el 13 de enero, con 3,7 millones de infecciones diarias.

China ha afirmado que sólo contabiliza como relacionadas con COVID-19 las muertes de pacientes causadas por neumonía e insuficiencia respiratoria.

El recuento relativamente bajo de muertes tampoco concuerda con el aumento de la demanda notificado por las funerarias de varias ciudades.