China anuncia una nueva fase del COVID

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
China anuncia una nueva fase del COVID
China anuncia una nueva fase del COVID   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

Por Liz Lee y Eduardo Baptista

PEKÍN, 9 ene – China se preparó el lunes para una “nueva fase” en su batalla contra el COVID-19 y los mercados financieros se fortalecían después de que Pekín suprimiera los controles fronterizos de la pandemia en una nueva relajación de las restricciones que ha dado rienda suelta al virus entre sus 1.400 millones de habitantes.

La reapertura del domingo es uno de los últimos pasos en el desmantelamiento por parte de China de su régimen de “COVID cero”, que comenzó el mes pasado tras las históricas protestas contra las restricciones que mantuvieron a raya el virus durante tres años, pero que causaron una frustración generalizada entre su población y graves daños a la segunda economía mundial.

Aunque se espera que la medida de Pekín de abandonar la cuarentena también impulse los viajes al extranjero, varios países están exigiendo pruebas negativas a los visitantes procedentes de China, tratando de contener un brote que está desbordando muchos de los hospitales y crematorios chinos.

“¡La vida avanza de nuevo!”, escribió el periódico oficial del Partido Comunista, el Diario del Pueblo, en un editorial en el que elogiaba a última hora del domingo las políticas gubernamentales contra el virus, que, según él, habían pasado de “prevenir la infección” a “prevenir la enfermedad grave”.

“Hoy, el virus es débil, nosotros somos más fuertes”.

La agencia estatal china de noticias Xinhua afirmó que el país había entrado en una “nueva fase” de su respuesta al COVID, citando su experiencia en la prevención del virus, el desarrollo de la epidemia y el aumento de los niveles de vacunación.

Los máximos responsables sanitarios chinos y los medios de comunicación estatales han afirmado en repetidas ocasiones que las infecciones por COVID están alcanzando su punto álgido en todo el país y restan importancia a la amenaza que ahora supone la enfermedad.

Esto contrasta fuertemente con el régimen anterior de estrictas cuarentenas y confinamientos mientras China catalogaba el virus como una enfermedad de “categoría A”, como la peste bubónica y el cólera. La gestión china del COVID se rebajó técnicamente a la “categoría B” el domingo, aunque muchas restricciones se suprimieron durante semanas.

Oficialmente, China sólo ha notificado 5.272 muertes relacionadas con el COVID hasta el 8 de enero, una de las tasas de mortalidad por esta infección más bajas del mundo.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud ha afirmado que China está subestimando la magnitud del brote y los expertos internacionales en salud calculan que más de un millón de personas podrían morir este año a causa de la enfermedad.

Haciendo caso omiso de estas sombrías previsiones, los inversores apuestan por que la reapertura de China ayude a reactivar una economía de 17 billones de dólares y refuerce las perspectivas de crecimiento mundial.

Estas esperanzas elevaron el lunes las bolsas asiáticas a máximos de cinco meses, mientras que el yuan chino alcanzaba su nivel más alto frente al dólar desde mediados de agosto.

El índice chino ganaba un 0,7%, mientras que el Shanghai Composite Index subía un 0,5% y el Hang Seng Index de Hong Kong subía un 1,6%.

Ralph Hamers, director ejecutivo de UBS, declaró el lunes en la conferencia anual del banco sobre la Gran China que “el fin de la política de cero COVID va a tener un gran impacto positivo en el gasto interno”.

“Creemos que hay muchas oportunidades para aquellos comprometidos con la inversión en China”.

Los datos de Flight Master mostraron que el domingo, China tuvo un total de 245 vuelos internacionales, combinando entrantes y salientes, en comparación con los 2.546 vuelos del mismo día en 2019, lo que representa una caída del 91%.

Se espera que los ingresos del turismo interno de China en 2023 se recuperen hasta el 70-75% de los niveles anteriores a la crisis, pero se prevé que el número de viajes entrantes y salientes se recupere solo hasta el 30-40% de los niveles anteriores a la crisis de este año, informó China News el domingo.