Cubanos estudian nuevos obstáculos y vías para emigrar tras cambio de política de EEUU

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Cubanos estudian nuevos obstáculos y vías para emigrar tras cambio de política de EEUU
Cubanos estudian nuevos obstáculos y vías para emigrar tras cambio de política de EEUU   -  Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

Por Dave Sherwood y Anett Ríos

LA HABANA, 11 ene – Los cubanos, que enfrentan una crisis económica doméstica, sopesaban sus opciones luego de que Estados Unidos implementó una serie de medidas en la frontera que cambian drásticamente el panorama para los habitantes de la isla caribeña que aspiran a entrar al país.

Las nuevas regulaciones anunciadas bloquean a los cubanos en la frontera, poniendo freno a una ruta preferida por muchos de ellos, mediante un vuelo a Nicaragua que levantó su requisito de visado para los cubanos a fines de 2021 y luego una travesía por tierra hacia el norte a través de América Central y México hasta la frontera estadounidense.

Pero las nuevas medidas abren también una nueva vía para ingresar legalmente a Estados Unidos, con el objetivo de emprender una migración segura y ordenada, según dijo el gobierno del presidente Joe Biden, tras un éxodo récord en 2022 de más de 220.000 migrantes cubanos encontrados en la ruta de México-Estados Unidos.

“Queda por ver cuántos cubanos optarán por esperar su turno en el sistema de migración legal o seguirán intentando cruzar las fronteras terrestres y marítimas de Estados Unidos sin autorización”, dijo Jorge Duany, profesor de la Universidad Internacional de Florida, en Miami.

En octubre de 2022, Washington aplicó una política con similar enfoque a los migrantes de Venezuela. La llegada de los venezolanos a la frontera suroeste de Estados Unidos se desplomó de 1.100 por día a menos de 200 diarios en sólo una semana, según cifras oficiales estadounidenses.

El Gobierno de Biden ha apostado a que los cubanos responderán de la misma forma, ayudando a desacelerar el ritmo de la inmigración ilegal.

En La Habana, muchos cubanos para quienes la migración es un constante tema de conversación, dijeron que agradecían las nuevas opciones, pero comentaron a Reuters que aún no estaba claro cuántos podrían aprovechar las medidas.

Las nuevas normas permiten que los inmigrantes postulen a un período “condicional” de dos años que les permitiría viajar legalmente a Estados Unidos. El proceso requiere revisiones de seguridad y de salud, además de que tengan un patrocinador estadounidense que se haga cargo económicamente de ellos.

“Eso (el nuevo sistema) es para aquellos que tienen familia allí”, dijo Rafael Rodríguez, un habanero de 26 años, quien dijo que las reglas habían desencadenado una lucha para identificar a posibles patrocinadores.

“Hay mucha gente como yo que no tengo a nadie allá afuera (del país) que nos patrocine”, añadió.

Daniel González, un joven de 19 años de La Habana, dijo que amigos cercanos tomaron la peligrosa ruta terrestre hacia el norte a través de América Central, aunque señaló que el nuevo proceso es un alivio bienvenido.

“Nos da una opción legal (…) para que podamos viajar a los Estados Unidos sin necesidad de correr grandes riesgos”, agregó.

El gobierno cubano sostiene que busca fomentar una emigración segura, legal y ordenada, pero durante mucho tiempo ha culpado al embargo comercial de Estados Unidos contra la isla, vigente desde la Guerra Fría, de asfixiar a la economía al tiempo que alienta la emigración de los jóvenes.

El Gobierno de Joe Biden ha reconocido que las “sanciones económicas” se encuentran entre los factores clave que impulsan la inmigración, pero el cambio de política de la semana pasada no abordó el tema del embargo de décadas.