Muere a los 81 años el cardenal australiano George Pell, absuelto de abusos sexuales a menores

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Muere a los 81 años el cardenal australiano George Pell, absuelto de abusos sexuales a menores
Muere a los 81 años el cardenal australiano George Pell, absuelto de abusos sexuales a menores   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

Por Philip Pullella y Sonali Paul

ROMA, 10 ene – El cardenal australiano George Pell, líder conservador católico romano y ex alto cargo del Vaticano que fue absuelto en 2020 de las acusaciones de abusos sexuales, falleció el martes a la edad de 81 años, informó su secretario privado.

El padre Joseph Hamilton dijo a Reuters que Pell murió en un hospital de Roma el martes por la noche. El arzobispo de Melbourne, Peter Comensoli, dijo que Pell murió de complicaciones cardíacas tras una cirugía de cadera.

En 2020, un tribunal de apelaciones australiano anuló las condenas impuestas a Pell por agredir sexualmente a dos niños de un coro en la década de 1990.

El fallo permitió a Pell salir en libertad después de 13 meses en prisión, poniendo fin al caso de la figura de más alto rango acusada en el escándalo global de abuso sexual histórico que ha sacudido a la Iglesia Católica Romana en todo el mundo.

Pell, exarzobispo de Melbourne y Sídney, fue llamado por el Papa Francisco en 2014 para servir como ministro de Economía del Vaticano, cargo que ocupó hasta que pidió una excedencia en 2017 para regresar a Australia y hacer frente a las acusaciones.

En el Vaticano, encontró mucha resistencia por parte de la vieja guardia italiana a las reformas que quería promulgar. En una entrevista con Reuters el pasado julio, el Papa Francisco elogió a Pell como “el genio” que había insistido en un método global para controlar los flujos de dinero y combatir la corrupción.

Incluso antes de las acusaciones de agresión sexual, Pell fue una figura polarizadora en las dos décadas que dominó la jerarquía católica australiana, venerado por los católicos conservadores, pero despreciado por los liberales por su firme oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo y a la ordenación de mujeres.

Vivía en Roma desde su absolución y mantuvo varios encuentros con el Papa Francisco. Pell asistía a menudo a las misas del pontífice y Francisco lo elogió públicamente tras su regreso.

El día de la absolución de Pell en 2020, Francisco ofreció su misa matutina por todos los que sufren condenas injustas, que comparó con la persecución de Jesús.

Tras su regreso a Roma, Pell se convirtió en un rostro familiar en los alrededores del Vaticano a pesar de estar retirado. Su casa se convirtió en un punto de encuentro para los conservadores que preparaban su plataforma para la eventual elección del sucesor de Francisco.

Era amigo íntimo del Papa emérito Benedicto XVI, fallecido el mes pasado. Pero no estaba de acuerdo con la decisión de Benedicto de seguir vistiendo de blanco, diciendo que había confundido a los fieles. En una entrevista con Reuters tras su regreso a Roma, dijo que la Iglesia necesitaba reglas sobre el papel de los papas que se retiran.

JUICIOS DE ALTOPERFIL

En mayo de 2018, Pell fue internado para ser juzgado por múltiples cargos de delitos sexuales históricos relacionados con presuntos incidentes en una piscina en su ciudad natal de Ballarat en la década de 1970 y en la Catedral de San Patricio de Melbourne en la década de 1990.

El llamado caso de los nadadores fue archivado después de que un juez no permitiera ciertas pruebas.

Pell, quien negó las acusaciones, no subió al estrado en dos juicios, el primero de los cuales terminó con un jurado en desacuerdo.

En el nuevo juicio, un jurado le declaró culpable por unanimidad de cinco cargos de agresión a dos coristas adolescentes en la catedral cuando era arzobispo de Melbourne y fue condenado a seis años de cárcel.

Perdió su primera apelación y estuvo 404 días incomunicado hasta que los siete jueces del Tribunal Supremo de Australia anularon por unanimidad su condena, al considerar que no se había demostrado más allá de toda duda razonable.

“Mira, fue malo, no fue como unas vacaciones, pero no quiero exagerar lo difícil que fue. Pero hubo muchos momentos oscuros”, dijo Pell a Reuters sobre su estancia en la cárcel.

El caso fue uno de los más controvertidos de Australia y algunos medios llegaron a incumplir una orden judicial que prohibía la cobertura del juicio.

Clare Leaney, directora general de la Fundación In Good Faith, que trabaja en favor de los supervivientes de abusos institucionales, afirmó que para muchos supervivientes, Pell era un símbolo de un sistema que anteponía los intereses de la Iglesia Católica a los intereses y la seguridad de las personas.

“A raíz de esta noticia, prevemos un repunte de personas que se presentarán para revelar por primera vez sus experiencias de abusos institucionales”.

El ex primer ministro australiano Tony Abbott dijo que Australia había perdido a un gran hijo y la Iglesia a un gran líder.

“Su encarcelamiento por cargos que el Tribunal Supremo finalmente desestimó mordazmente fue una forma moderna de crucifixión; reputacionalmente al menos una especie de muerte en vida”, dijo Abbott en Twitter.