Los viajes por el Año Nuevo Lunar en China dejar entrever una recuperación tras el COVID

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Los viajes por el Año Nuevo Lunar en China dejar entrever una recuperación tras el COVID
Los viajes por el Año Nuevo Lunar en China dejar entrever una recuperación tras el COVID   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

SHANGHÁI, 17 ene – Los trabajadores urbanos abarrotaron el martes las estaciones de tren de las principales ciudades chinas con motivo de la migración masiva por las fiestas del Año Nuevo Lunar, un primer indicio de recuperación económica mientras las autoridades confirmaban una caída histórica debido a las restricciones por el COVID-19.

La segunda economía más grande del mundo se desaceleró bruscamente en el cuarto trimestre, mostraron los datos el martes, arrastrando el crecimiento de 2022 a uno de sus peores resultados en casi medio siglo después de tres años de restricciones frente al COVID-19 y confinamientos.

Con la posibilidad de viajar en masa para el Año Nuevo Lunar por primera vez en casi tres años tras la relajación de algunas de las restricciones por el coronavirus más estrictas del mundo, la economía saldrá ganando si cientos de miles de personas al día gastan más al regresar al interior de China.

Aunque muchos analistas afirman que la vuelta a la normalidad económica será gradual a medida que se debilite el impacto del COVID-19, algunos ven en el Año Nuevo Lunar un bienvenido impulso anticipado del consumo.

“El pico de infecciones se superó en enero en las principales ciudades y, con la llegada de la Fiesta de la Primavera, el turismo ha vuelto y los signos de recuperación del consumo son evidentes”, afirmó Nie Wen, economista con sede en Shanghái de la empresa de inversiones Hwabao Trust.

Pero incluso mientras los trabajadores se marchan, los expertos sanitarios temen que se amplíe y profundice el brote de COVID-19, dejando a los ancianos de las aldeas rurales en una situación especialmente vulnerable.

A pesar de que las autoridades chinas confirmaron el sábado un enorme aumento de las muertes —anunciando que casi 60.000 personas con COVID-19 habían fallecido en hospitales entre el 8 de diciembre y el 12 de enero—, responsables de la Organización Mundial de la Salud (OMS) están buscando un recuento más exhaustivo de las tasas de mortalidad.

La OMS acogió con satisfacción el anuncio del sábado después de advertir la semana pasada que China estaba subestimando en gran medida las muertes por coronavirus.

En concreto, la agencia de la ONU quiere información sobre el llamado exceso de mortalidad, es decir, el número de muertes que superan la norma durante una crisis, dijo la OMS en un comunicado enviado a Reuters.

“Esto es especialmente importante durante los periodos de sobrecarga, cuando el sistema sanitario se ve gravemente limitado”, dijo en el comunicado el lunes.

La OMS añadió que seguiría trabajando con China para proporcionar asesoramiento y apoyo, pero que aún no había fijado otra reunión formal con responsables chinos después de que el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, hablara con Ma Xiaowei, director de la Comisión Nacional de Salud de China, el fin de semana.

RIESGO, PEROCONOPTIMISMO

El Ministerio de Transportes ha calculado que entre el 7 de enero y el 15 de febrero se producirán en todo el país un total de 2.100 millones de viajes de pasajeros, mientras muchos habitantes de las ciudades chinas aprovechan al máximo su primera oportunidad de realizar viajes con motivo del Año Nuevo Lunar para ver a sus familiares en sus regiones de origen desde que comenzó la pandemia.

Las autoridades chinas abandonaron a principios de diciembre la estrategia de Pekín de “cero contagios”, un enfoque defendido anteriormente por el líder del Partido Comunista en el poder, Xi Jinping, dejando que el coronavirus se extendiera sin control por su población de 1.400 millones de personas.

Medios estatales informaron que se esperaba que unos 390.000 pasajeros salieran de las estaciones de tren de Shanghái sólo el martes para lo que se conoce como la Fiesta de la Primavera, considerada como la mayor migración masiva anual del mundo antes del COVID-19.

Mientras los viajeros se desplazaban por las estaciones de Shanghái, la mayor ciudad de China, algunos expresaron su optimismo a pesar de los riesgos.

“No me preocupa el virus. Como somos jóvenes, nuestra inmunidad está bien”, dijo a Reuters Zhou Ning, trabajador migrante de 37 años, a la salida de la estación de ferrocarril de Shanghái, mientras se preparaba para regresar a su zona de origen en Bazhong, en la provincia nororiental de Sichuan.

“En mi pueblo hay mucha gente que ha dado positivo, pero no me preocupa”.

En un tren que salía de Shanghái, otro trabajador migrante, Feng Hongwei, de 21 años, dijo que estaba “tan feliz, tan emocionado” al iniciar el camino de regreso a casa en Puyang, Henan. “Hace dos años que no veo a mis padres”.

La temporada festiva también ha provocado una reactivación del transporte aéreo nacional, con más de 70.000 vuelos en toda China entre el 7 y el 13 de enero, según datos del sector publicados el lunes por Shanghai Securities News. Esto equivale a más del 80% de los niveles registrados antes de la pandemia.

Las conexiones aéreas internacionales también se están recuperando. Emirates Airline se convirtió el lunes en la más reciente compañía aérea en anunciar que reanudaría esta semana los servicios desde su centro de Dubái a Shanghái y que operaría vuelos diarios a Shanghái y Pekín a partir de marzo.