España y Francia defienden la industria europea en una cumbre bilateral

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
España y Francia defienden la industria europea en una cumbre bilateral
España y Francia defienden la industria europea en una cumbre bilateral   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

Por Joan Faus

BARCELONA, 19 ene -Los esfuerzos de Estados Unidos por impulsar las tecnologías respetuosas con el medio ambiente no deben implicar el desmantelamiento de la industria europea, dijo el jueves el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, tras firmar un tratado bilateral con el presidente francés, Emmanuel Macron, en Barcelona.

El tratado insta a ambos países a apoyar la adopción de medidas para proteger a las empresas europeas contra la coerción económica y las prácticas desleales, así como una “ambiciosa política industrial europea destinada a reforzar la autonomía estratégica y la capacidad de recuperación de la UE”.

Las referencias a la política industrial se producen en medio de un intenso debate en el seno de la UE sobre cómo responder a las medidas de apoyo gubernamentales en virtud de la Ley de Reducción de la Inflación de Estados Unidos.

Los países de la UE temen que la legislación estadounidense, que incluye 369.000 millones de dólares de inversión para hacer frente al cambio climático, perjudique injustamente a sus empresas porque muchas de las subvenciones sólo se destinan a productos que se fabrican en Norteamérica.

“Celebramos que Estados Unidos se incorpore a la transición verde, pero tenemos que encontrar un acuerdo para que esa transición verde no suponga la desindustrialización de Europa”, dijo Sánchez en una rueda de prensa conjunta con Macron.

Macron dijo que era importante “reaccionar de forma muy proactiva” en relación con la Ley de Reducción de la Inflación. “Tenemos que acelerar nuestra tecnología ‘verde’ y nuestra estrategia ‘Hecho en Europa’”, dijo.

El Gobierno español dijo que el nuevo tratado de amistad y cooperación eleva los lazos bilaterales a un nivel que el país sólo tiene con Portugal y en línea con un tratado similar franco-alemán.

Las partes también acordaron colaborar para reforzar la defensa europea de sus fronteras e intereses, al tiempo que subrayaron que la estrategia iría de la mano de la pertenencia a la OTAN.

Unos 6.500 separatistas catalanes —según cálculos de la policía— protestaron contra la postura de Sánchez sobre la independencia de la región frente al museo donde se celebró la cumbre.

Desde que asumió el poder en 2018, el líder socialista ha adoptado un enfoque conciliador sobre el movimiento independentista de la región después de que el impulso separatista de 2017 desencadenara una de las mayores crisis políticas de España en décadas.

El líder regional de Cataluña, Pere Aragonès, saludó a Sánchez y Macron previo a la cumbre, pero se marchó antes de que sonaran los himnos de ambos países.