Un paramédico polaco atiende a soldados heridos en el frente de Ucrania

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Un paramédico polaco atiende a soldados heridos en el frente de Ucrania
Un paramédico polaco atiende a soldados heridos en el frente de Ucrania   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

Por Agnieszka Pikulicka-Wilczewska

VARSOVIA, 23 ene – Damian Duda, académico polaco y trabajador de medios de comunicación, tenía solo 25 años cuando fue por primera vez a Ucrania como paramédico de combate voluntario en 2014, trabajo que describe como su “cruzada privada”.

Casi 10 años después, cuando las bombas rusas empezaron a caer sobre las ciudades ucranianas al inicio de la invasión, ha formado un equipo de seis personas con experiencia en campos de batalla tan lejanos como Irak y Siria.

El grupo también ha empezado a filmar sus misiones médicas desplazándose a los frentes de Ucrania en un vehículo especialmente equipado, acumulando decenas de miles de visitas en redes sociales.

“Nuestra tarea consiste en sacar al soldado del campo de batalla, proporcionarle atención médica básica, asegurarnos de que no se desangra (…) y llevarlo a un lugar relativamente seguro donde le esperen ambulancias”, declaró a Reuters el joven de 34 años en Varsovia, su ciudad natal.

Tuvo dificultades en su primera misión, a pesar de haber recibido formación militar y médica.

“Tenía mucho miedo de ese momento de prueba. Tenía mucho miedo de estar bajo fuego”.

“La primera vez que tuve a un hombre con heridas graves, resultó que mantuve la calma, supe comportarme. Resultó que, a pesar del miedo, podía controlarlo y lo convertí en la capacidad de pensar con lógica y tomar decisiones rápidas.”

Ninguno de los miembros de su equipo recibe remuneración por su trabajo, dice, y todos viajan a zonas de guerra en el tiempo libre de sus trabajos cotidianos.

Todos ellos son de Polonia, que alberga a más de 1,5 millones de refugiados de su vecina Ucrania y es uno de los principales proveedores de armas de Kiev.

Duda dijo que se involucró por un “deseo privado de ayudar a Ucrania”.

“Entonces me di cuenta de que tenía gente a mi alrededor que quería hacer lo mismo que yo. Y así se formó el grupo.”

Si los paramédicos voluntarios mueren, el Gobierno polaco no pagará indemnizaciones a sus familias, dijo. Y será responsabilidad de sus familias transportar sus cuerpos de vuelta a casa.

“Es un gran festival de sacrificios”, dijo Duda. “Debemos, en primer lugar, dar la cara ante nuestras familias, que están preocupadas porque pueden perdernos.”

“Siempre somos sinceros con ellos y les decimos que, efectivamente, esto puede ocurrir (…). Pero estamos muy motivados.”

Por encima de todo, Duda dijo que el conflicto le ha enseñado a apreciar las pequeñas cosas de la vida.

“Aunque comas un trozo de pan, debes estar contento, porque, tienes algo que comer (…). Estás vivo. Las estrellas brillan más después de estas experiencias.”