EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Un nuevo hormigón atrapa el CO2 del aire en un experimento respetuoso con el clima

CAMBIO-CLIMATICO-CARBONO-STARTUPS:Un nuevo hormigón atrapa el CO2 del aire en un experimento respetuoso con el clima
CAMBIO-CLIMATICO-CARBONO-STARTUPS:Un nuevo hormigón atrapa el CO2 del aire en un experimento respetuoso con el clima Derechos de autor Thomson Reuters 2023
Derechos de autor Thomson Reuters 2023
Por Reuters
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Peter Henderson

3 feb - Una empresa californiana que utiliza rocas para absorber el dióxido de carbono del aire se ha asociado con una empresa canadiense para mineralizar el gas en hormigón, una unión tecnológica que constituye una innovación y que, según afirman, podría servir de modelo para luchar contra el cambio climático a escala mundial.

Los científicos de la ONU han llegado a la conclusión de que para limitar el cambio climático será necesario eliminar miles de millones de toneladas de dióxido de carbono que ya están en la atmósfera, además de reducir las emisiones actuales. Para ello se necesitan dos cosas: primero, capturar el dióxido de carbono con la naturaleza o la tecnología, y segundo, encerrarlo durante siglos.

Están surgiendo empresas para hacer ambas cosas.

Heirloom Carbon Technologies logró entregar unos 30 kilogramos de CO2 capturados del aire de los alrededores de su sede en la bahía de San Francisco a la vecina Central Concrete, filial de Vulcan Materials, que el miércoles incorporó el gas al hormigón nuevo. Eso equivale a las emisiones del tubo de escape de conducir unos 120 kilómetros en un coche.

El esfuerzo conjunto fue la primera vez que el dióxido de carbono absorbido de la atmósfera mediante esta tecnología de captura directa del aire (DAC, por sus siglas en inglés) se fija en hormigón, donde el CO2 permanecerá durante siglos, dijeron varios científicos.

"Hoy esto es un grano de reducción de emisiones. Así es como se empieza", dijo Julio Friedmann, científico jefe de Carbon Direct, que trabaja con empresas para gestionar su huella de carbono. Como el uso del hormigón está tan extendido, tiene un gran potencial para absorber CO2, si el proceso funciona y se globaliza. "La cuestión de la captura directa del aire y el hormigón es que juntos son un gran premio", afirma.

Heirloom calienta la piedra caliza triturada para liberar el CO2 absorbido de forma natural, luego coloca la roca sin CO2 en columnas de enormes bandejas, donde actúan como esponjas, absorbiendo cerca de la mitad de su peso en el gas durante tres días. A continuación, la roca se calienta para liberar el dióxido de carbono ambiental recogido, y el ciclo se repite.

"La piedra caliza tiene la capacidad natural de extraer carbono de la atmósfera. El problema es que es lenta. Lo que hacemos aquí es darle más superpoderes para que extraiga el carbono mucho, mucho, mucho más rápido de lo que lo haría de otro modo", explica Shashank Samala, director general de Heirloom.

La empresa canadiense CarbonCure, dedicada a la tecnología del hormigón, mezcla CO2 con ingredientes de hormigón, convirtiéndolo en un mineral que refuerza la mezcla y reduce la necesidad de cemento, la parte del hormigón con mayor huella de carbono.

Esta semana, CarbonCure incorporó el gas al agua utilizada para limpiar camiones. El CO2 reaccionó con los ingredientes sobrantes y luego se introdujo en un nuevo lote de hormigón.

Sin embargo, capturar y bloquear el carbono a escala mundial no será fácil: empresas como Heirloom tendrán que construir costosas y enormes plantas capaces de capturar millones o miles de millones de toneladas al año.

"Para eliminar mil millones de toneladas del aire necesitamos del orden de cientos de miles de millones de dólares", afirma Samala, que espera que los financiadores de energía solar, edificios, torres de transmisión y otras infraestructuras financien también la infraestructura del carbono.

El precio del carbono también tiene que bajar. El Gobierno y la industria estadounidenses consideran que 100 dólares por tonelada de dióxido de carbono es un precio razonable para una amplia implantación. Heirloom cobra ahora unos 1.000 dólares; Samala espera llegar a los 100 dólares cuando sus proyectos absorban millones de toneladas al año.

El hormigón en sí es controvertido: es el material de construcción más utilizado del mundo y es responsable de cerca del 8% de las emisiones mundiales de dióxido de carbono, incluidas las de su principal aglutinante, el cemento. Según Rob Niven, director general de CarbonCure, la tecnología más utilizada por la empresa reduce ese porcentaje en un 5%. La nueva, que utiliza aguas residuales, podría reducir entre un 5% y un 10% más.

Esto lo convierte en un enorme emisor neto con un difícil camino hacia las emisiones cero, sin subir los precios.

Sin embargo, la ubicuidad del hormigón resulta atractiva, porque actualmente hay pocos lugares seguros para almacenar dióxido de carbono. "Es una forma muy inteligente de evitar el actual cuello de botella del almacenamiento de dióxido de carbono", afirma Anu Khan, subdirector científico del grupo de defensa del clima Carbon180.

"Lo que ocurre con el hormigón es que no hay sustitutos", dijo Niven. La tecnología puede encontrar nuevos aglutinantes y nuevos ingredientes. "Sólo tenemos que limpiarlo", añadió.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Netanyahu busca apoyo ante el Capitolio Estados Unidos: "Debemos permanecer unidos"

¿Puede Pedro Sánchez declarar por escrito como testigo en el caso de su mujer?

Hubert Védrine: "Las democracias representativas están en crisis"