De Kiev a Potsdam | Nueva vida en Alemania para tres generaciones de ucranianas refugiadas

Albina Okulova, refugiada ucraniana en Potsdam (Alemania), con su madre y sus hijos.
Albina Okulova, refugiada ucraniana en Potsdam (Alemania), con su madre y sus hijos. Derechos de autor Euronews
Por Nader Alsarras
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Albina Okulova, de 51 años, huyó de Kiev tras la invasión rusa. Llegó a Potsdam, en Alemania, con su madre Liudmyla y su hija Kseniia. En dicha ciudad realiza sus estudios, desde 2020, su hijo Danylo.

PUBLICIDAD

Es la hora de comer en casa de Albina Okulova. Esta ucraniana de 51 años huyó de Kiev tras la invasión rusa. Llegó a Potsdam, en Alemania, con su madre Liudmyla y su hija Kseniia. Su hijo, Danylo, también está en Potsdam. Lleva viviendo y estudiando allí desde 2020.

Pese a haber tenido que abandonar su país, Albina se siente aliviada de poder estar con su familia. Y agradecida por poder vivir en paz en Alemania:

"Cuando llegué aquí, solo tenía un chándal para ponerme y 200 euros en el bolsillo. Ahora me siento segura, mi hija ha vuelto a la escuela y yo también estudio [para aprender el idioma], para poder volver a trabajar".

Empieza de nuevo por segunda vez

No es la primera vez que Albina tiene que empezar de nuevo. Hasta 2015 vivía y trabajaba como médica en Crimea.

Después de la anexión rusa huyó a Kiev. Su hija, de 15 años, asiste ahora a la llamada 'clase de bienvenida' en Potsdam. Pero dice que echa de menos su escuela y a sus amigos en Kiev:

"Estoy haciendo nuevos amigos. Sí, es difícil, porque estoy en una situación nueva, en un país nuevo… Es duro, ¡pero puedo hacerlo!".

La burocracia, pesadilla para los refugiados

Albina se dirige a una oficina gubernamental en Potsdam, donde necesita solicitar clases de alemán. Quiere aprender el idioma lo antes posible para poder volver a trabajar como médica. Es difícil, porque la burocracia lleva mucho tiempo, algo con lo que luchan la mayoría de los ucranianos en Alemania, asegura:

"Estoy siempre ocupada, no tengo un minuto de paz porque constantemente tengo que hacer trámites como un documento que expira a final de año u otra cosa. No tengo un respiro para poder consagrarme a aprender alemán y a criar a mi hija".

La escasez de viviendas, principal problema

Más de un millón de ucranianos han llegado como refugiados a Alemania desde que comenzó la guerra. Y aunque el apoyo del Gobierno ahora está funcionando mejor, aún hay importantes retos. El principal problema es la escasez de viviendas, especialmente en las grandes ciudades, como Berlín.

Pero hay otros muchos problemas, según la organización Vitsche, una asociación con sede en Berlín que, entre otras cosas, brinda asistencia a los refugiados ucranianos.

"Es similar cuando se trata de encontrar trabajo, escuela y guardería. Si no hay guarderías, las madres no pueden ir a cursos de integración o de idiomas y luego, claro, es difícil encontrar trabajo porque necesitas el idioma alemán en muchos ámbitos", explica Krista-Mariya Läbe, portavoz de Vitsche.

Para hacer frente al problema de la vivienda, las autoridades locales instalaron prefabricados como alojamiento temporal para los refugiados. Liudmyla, la madre de Albina, vive en uno de ellos. Tiene 71 y, aunque se preocupa y extraña a sus familiares en Ucrania, no se queja. Está feliz de tener un techo en Alemania y agradecida por haberse reunido con su familia en un lugar seguro.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La UE explora la compra conjunta de armamento para Ucrania

La UE apoya el envío de más armas a Ucrania

Aterrador hallazgo en Colonia de una bomba que no explotó en la II Guerra Mundial