Indignación y lágrimas en la última junta de accionistas del banco Credit Suisse

El presidente de Credit Suisse, Axel Lehmann, durante la junta de accionistas
El presidente de Credit Suisse, Axel Lehmann, durante la junta de accionistas Derechos de autor Michael Buholzer/' KEYSTONE / MICHAEL BUHOLZER
Por euronews con EFE/AFP/AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Decenas de accionistas protestaron contra la dirección por su gestión desastrosa que dejó a la empresa al borde de la quiebra y que culminará con la absorción del banco por su rival UBS; sus acciones han perdido más del 90% de su valor, en los últimos 5 años.

PUBLICIDAD

Indignación y lágrimas antes de la última junta de accionistas de Credit Suisse como entidad independiente.

Decenas de accionistas protestaron contra la dirección por su gestión desastrosa que dejó a la empresa al borde de la quiebra y que culminará con la absorción del banco por su rival UBS, tras el acuerdo alcanzado entre ambas entidades el 19 de marzo.

 Stefan Denzler, accionista de Credit Suisse , lamentaba "He perdido 10 000 francos suizos, no es tanto, pero no es bueno. Es mucho dinero para mi familia".

La rabia y las lágrimas también estuvieron presentes en el interior del edificio durante la reunión. El presidente del banco pidió disculpas:

"Queríamos poner toda nuestra energía y capacidad en darle la vuelta al banco. Que no fuera el momento oportuno para ello y que esas fatales semanas de marzo frustraran nuestros planes me duele, y por ello lo lamento de veras", explicó Axel Lehmann, presidente de Credit Suisse.

Unas palabras que aportaban poco consuelo a los accionistas.

Los escándalos, las malas decisiones y la dudosa gestión del riesgo han arruinado la reputación del banco y sus acciones han perdido más del 90% de su valor, en los últimos 5 años.

Fin de un banco con siglo y medio de historia

"Tras 167 años, Credit Suisse perderá su independencia, y una historia empresarial de orgullo, aunque a veces turbulenta, llega a su fin" destacó el consejero delegado del banco, Ulrich Körner.

En las votaciones finales, no se pudo someter a la aprobación de los accionistas, por ausencia de quórum, una modificación de los estatutos sociales destinada a modificar el capital social e introducir un margen de fluctuación de capital.

En las proximidades del pabellón multiusos de Zúrich donde se celebró la junta hubo protestas de grupos ambientalistas, y alguien plantó una barca rota y en una posición que simulaba su naufragio, como símbolo de la caída de Credit Suisse (cuyo logotipo son las velas de un velero).

Credit Suisse, un banco nacido en 1856 para financiar el desarrollo de la red ferroviaria de Suiza, se ha visto salpicado de numerosos escándalos en los pasados años, y en los dos últimos tuvo millonarias pérdidas.

Éstas se debieron en parte a su exposición a firmas de riesgo colapsadas como el fondo de cobertura estadounidense Archegos o la firma angloaustraliana de servicios financieros Greensill.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Más de 62 000 millones de euros fueron retirados del banco Credit Suisse tras pánico en el mercado

España l El Gobierno acuerda la compra de hasta un 10% de Telefónica

Protestas en todo el mundo contra la violencia general de la guerra entre Israel y Hamás