EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Biden comienza su viaje en la isla de Irlanda para conmemorar los acuerdos del Viernes Santo

El presidente de Estados Unidos Joe Binden recibido en Belfast por el primer ministro Británico Sishi Sunak.
El presidente de Estados Unidos Joe Binden recibido en Belfast por el primer ministro Británico Sishi Sunak. Derechos de autor AP Photo
Derechos de autor AP Photo
Por Euronews en español con EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Este miércoles se reunirá con el primier ministro británico y representantes políticos de Irlanda del Norte.

PUBLICIDAD

Joe Biden ya está en Belfast, donde llegó este martes por la noche para un viaje de cuatro días con motivo de la celebración del 25 aniversario de los acuerdos del Viernes Santo, que pusieron fin a décadas de violencia sectaria.

El inquilino de la Casa Blanca fue recibido por el primer ministro británico  Rishi Sunak, primera cita igualemente este miércoles de la agenda de este desplazamiento, donde destacará el papel de Estados Unidos en la negociación de los acuerdos de paz y celebrará igualmente sus raices, visitando a parientes lejanos de la República de Irlanda.

El viaje cuenta con un perfil diplomático más bajo de lo previsto ante la ausencia de un gobierno regional, pero la jornada de hoy incluirá igualmente contactos con los dirigentes de los cinco principales partidos de Irlanda del Norte y un discurso en la Universidad del Ulster.

Las medidas de seguridad en Belfast se han extremado para esta visita oficial de Biden, que ha reconocido tener entre sus prioridades asegurarse de que tanto el acuerdo del Viernes Santo como el de Windsor entre Reino Unido y la Unión Europea se mantienen para preseservar la paz en la zona. Igualmente tratará cómo puede su admisnitración ayudar al desarrollo de la frágil economía de Irlanda del Norte. 

Su paso de menos de un día por Irlanda del Norte coincide con un momento de crisis para el proceso de paz y con una larga parálisis política.

El probritánico Partido Democrático Unionista (DUP) -segunda formación norirlandesa- rechaza el nuevo Acuerdo Marco de Windsor, negociado por Londres y Bruselas para adaptar a la provincia a los arreglos comerciales del Brexit.

El veto unionista ya viene de lejos, pues, a pesar de apoyar este divorcio en la consulta de 2016, renegó también del controvertido Protocolo para Irlanda del Norte, sustituido por el texto de Windsor para resolver los problemas políticos y económicos que causó.

En este contexto, el partido Unionista aún se niega a compartir con el nacionalista Sinn Féin, primera formación de la región, el Ejecutivo autónomo de Belfast, unos de los elementos centrales del pacto del Viernes Santo.

RECELO UNIONISTA AL "IRLANDÉS" BIDEN

Antes de llegar a Belfast, Biden insistió en que su "gran prioridad" es asegurar que "los acuerdos irlandeses y el acuerdo de Windsor siguen en pie, que se mantenga la paz".

De momento, el presidente estadounidense se ha cuidado de efectuar llamamientos que puedan molestar a los unionistas, muy sensibles a las presiones exteriores y conscientes de que la relación entre Washington y Londres no ha sido la mejor en los últimos años, sobre todo durante los mandatos de Boris Johnson y Lizz Truss por sus amenazas de dar pasos unilaterales para alterar los acuerdos del Brexit, censuradas por Biden.

Los probritánicos protestantes también consideran que Biden, quien aprovecha cualquier oportunidad para hacer gala de su pasado irlandés y fe católica, es un político más próximo a Dublín que a Londres, tanto por su visión geopolítica como por sus orígenes.

Tampoco está ayudando la brevedad de su visita a Irlanda del Norte y escasez de eventos de alto perfil, en comparación con los tres días que permanecerá en la República de Irlanda, donde están programados encuentros con el presidente, con el primer ministro, un discurso en el Parlamento y paradas en los condados de Louth y Mayo para reunirse con sus familiares y dirigirse a la ciudadanía.

Por contra, Biden tiene previsto reunirse el miércoles con Sunak, antes de que pronuncie un discurso en el nuevo campus de la Universidad del Ulster, en la capital norirlandesa, en una intervención a la que también están invitados los principales líderes políticos de la región.

Según la Casa Blanca, antes de partir mañana a mediodía hacia Dublín, Biden también "tendrá la oportunidad de interactuar" con "cada uno" de los líderes de los cinco principales partidos regionales, si bien no habrá "una reunión de grupo formal", como consecuencia de sus diferencias sobre el Brexit.

Un portavoz de Downing Street, despacho oficial de Sunak, recalcó hoy que el jefe de Gobierno y su colega estadounidense mantienen una "relación de trabajo increíblemente positiva", pese a que Washington ha presionado a Londres en los últimos años respecto a este divorcio.

LONDRES REBAJA LA TENSIÓN

La fuente negó ante los periodistas que el encuentro entre ambos mandatarios en Belfast vaya a ser de perfil bajo, después de que diversos medios hayan indicado que la Casa Blanca prevé una "reunión para tomar café" entre ellos, en lugar de un encuentro bilateral formal.

PUBLICIDAD

En este clima enrarecido, la administración estadounidense también ha querido resaltar el carácter económico de la visita y las oportunidades que presenta la paz para la región en este terreno, uno de los puntos que tocará Biden durante su discurso en la universidad, donde estará acompañado por el enviado especial de Washington a la región, Joe Kennedy III (nieto de Robert Kennedy).

Mientras tanto, la Policía norirlandesa (PSNI) ya ha desplegado un fuerte dispositivo de seguridad ante la llegada del presidente, el "más importante en casi diez años", según han explicado sus mandos.

Desde primera hora de hoy, las fuerzas del orden mantienen acordonadas varias zonas del centro de la capital para impedir el paso de vehículos y controlar el tránsito de peatones, al tiempo que han reforzado su presencia en las calles con efectivos adicionales traídos de otras partes del Reino Unido.

Estas medidas de seguridad son habituales para visitas de este tipo, si bien la llegada de Biden ha coincido asimismo con un repunte de la actividad de los disidentes del ya inactivo IRA, hasta llevar a la PSNI a elevar el nivel de la amenaza terrorista de "considerable" a "grave".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Irlanda del Norte conmemora el 25 aniversario del atentado de Omagh

Biden agradece a Irlanda por acoger a casi 80 000 ucranianos durante su visita oficial

Biden para en Londres de camino a la cumbre de la OTAN en Vilna