Pionyang afirma que lanzó un misil balístico intercontinental de combustible sólido

El líder norcoreano, Kim Jong-un, presenciando el lanzamiento del nuevo misil con su hija
El líder norcoreano, Kim Jong-un, presenciando el lanzamiento del nuevo misil con su hija Derechos de autor 朝鮮通信社/KCNA via KNS
Por euronews con EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El proyectil, bautizado como Hwasong-18, puede alcanzar EE.UU. y es mucho más eficiente y difícil de detectar que los proyectiles de largo alcance que Pionyang poseía hasta ahora.

PUBLICIDAD

Nuevo órdago de Pionyang.

Corea del Norte afirma que el proyectil que lanzó este jueves, es un misil balístico intercontinental (ICBM) de combustible sólido.

Un arma que teóricamente puede alcanzar EE.UU. y que es mucho más eficiente y difícil de detectar que los proyectiles de largo alcance que Pionyang poseía hasta ahora.

Bautizado como Hwasong-18, el misil obligó a las autoridades japonesas a activar momentáneamente las alertas para la población. El proyectil acabó estrellándose en aguas fuera de la Zona Económica Especial (ZEE) nipona en un punto indeterminado del mar de Japón.

Este nuevo ICBM es un peldaño importante a la hora de incrementar la variedad y sofisticación de un arsenal que hace ya prácticamente imposible tratar de atacar territorio norcoreano sin deparar una represalia del régimen de Kim Jong-un que cueste muchas vidas.

"Capacidad de contraataque nuclear"

El propio Kim, que dijo que el arma "mejorará la capacidad de contraataque nuclear del país", presenció el lanzamiento en compañía de su hija, su mujer, su hermana, miembros del Presidium del Comité Central del partido único y algunas de las principales figuras del programa de armas nacional, según informó la agencia estatal KCNA.

Desarrollo en tiempo récord

Llama la atención el hecho de que Corea del Norte haya desarrollado y probado un ICBM de combustible sólido menos de seis años después de haber testado su primer misil equivalente de combustible líquido, un intervalo que fue más del doble en el caso de gigantes como China (19 años) o India (13 años).

Desarrollar un ICBM de combustible sólido fue uno de los objetivos planteados en el plan a cinco años de modernización armamentística aprobado por el régimen en enero de 2021.

Sin que se haya cumplido aún el ecuador de ese quinquenio, de la docena de nuevos sistemas a desarrollar planteados en ese plan, cinco, incluido el Hwasong-18, han sido ya testados mientras que uno de ellos, los misiles tácticos con capacidad nuclear, está ya operativo.

Precisamente el régimen mostró por primera vez el pasado 28 de marzo las cabezas atómicas que van equipadas en esos proyectiles, un mensaje que subraya que no dudará en usar armas nucleares también en países vecinos como Corea del Sur o Japón si se siente amenazado. 

Tensión al máximo

El lanzamiento del Hwasong-18 se suma a otros test de armas -entre ellos el de un nuevo dron o torpedo guiado con capacidad nuclear- realizados por Pionyang en respuesta a las grandes maniobras de primavera de Seúl y Washington, en las que también ha participado Japón puntualmente.

La tensión en la península coreana está en máximos después de un 2022 en el que el régimen, que ha rechazado las ofertas para retomar el diálogo, realizase un número récord de lanzamientos de misiles para replicar a los ejercicios militares de los aliados y al despliegue de activos estratégicos estadounidenses en la región.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

China anuncia el fin de sus maniobras militares en torno a Taiwán

Pulso militar en la península coreana

Nueva provocación de Kim Jong-un en vísperas de los ejercicios militares de Seúl y Washington