EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Cinco hijos, un imperio mediático y un partido político: la sucesión de Berlusconi

Tras su muerte, los cinco hijos de Berlusconi heredan su imperio mediático y su partido político.
Tras su muerte, los cinco hijos de Berlusconi heredan su imperio mediático y su partido político. Derechos de autor Canva, AFP, AP
Derechos de autor Canva, AFP, AP
Por Giulia Carbonaro
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Berlusconi tuvo dos hijos de su primera esposa y tres de la segunda. Todos ellos heredarán el imperio que el magnate de los medios de comunicación construyó desde cero.

PUBLICIDAD

Berlusconi tuvo dos hijos de su primera esposa y tres de la segunda. Todos ellos heredarán el imperio que el magnate de los medios de comunicación construyó desde cero.

Cinco niños que han crecido a la sombra de su poderoso, rico y despiadado padre, un hombre al que la nación admira, que ha construido un imperio mediático,  hipnotizado a todo el país y ha moldeado su política y su destino.

Cinco hijos  criados con un sentimiento de orgullo por el nombre que llevan, pero a los que una pregunta ha perseguido toda su vida: ¿quién va a ser digno de su padre, quién va a sucederle?

Lo que a grandes rasgos parece el argumento de la popular serie de televisión "Succession" es en realidad la historia real de los cinco hijos de Silvio Berlusconi, que ahora tienen que lidiar con el engorroso legado que dejó su padre.

Al igual que Logan Roy, el malhumorado magnate de la serie de HBO, Berlusconi procedía de una familia modesta -un oficinista y un ama de casa- para convertirse en uno de los empresarios más ricos y exitosos de su país.

Su carrera comenzó en la construcción en los años 70, y continuó en el mundo de la televisión, que revolucionó por completo creando el primer canal nacional privado del país, Canale 5. Este canal seintegraría al grupo Mediaset, que tiene 3 de los 7 canales nacionales. Un poderoso instrumento para un hombre ambicioso al que le encantaba que le quisieran.

Aprovechando el éxito de sus inversiones empresariales, Berlusconi entró en el mundo de la política, que dominó durante los 30 años siguientes, en los que fue primer ministro de Italia durante tres legislaturas, entre 1994 y 2011, en medio de escándalos, acusaciones de corrupción y polémicas. Creó su propio partido, Forza Italia, que actualmente forma parte de la coalición de derechas que gobierna el país.

Cuando la salud de Berlusconi empezó a empeorar el lunes, sus hijos Marina (56) y Pier Silvio (54), del primer matrimonio del magnate mediático con Carla Elvira Lucia Dall'Oglio; y Barbara (38), Eleonora (37) y Luigi (34), de su segundo matrimonio con Veronica Lario, corrieron a su lado.

Estaban allí cuando el gran político y empresario que había dividido a la opinión pública italiana durante las últimas tres décadas murió a los 86 años.

El imperio mediático de Berlusconi y su partido pasarán ahora a manos de sus cinco hijos legítimos. Todos ellos tienen una participación en Fininvest, la multimillonaria empresa de medios de comunicación que el ex primer ministro creó de la nada y que actualmente es el mayor accionista de Media for Europe, MFE.

El grupo es propietario de la cadena de televisión Mediaset y de Mondadori, una de las mayores editoriales italianas.

¿Quién se hará cargo del imperio mediático de Berlusconi?

Cada uno de los hijos de Berlusconi posee una participación del 7,65% en Fininvest, según los medios de comunicación italianos. El magnate de los medios de comunicación controlaba cerca del 61% de las participaciones de la empresa, que ahora tendrán que repartirse entre sus hijos.

Alessandra Tarantino / AP Photo
La hija del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, Marina Berlusconi, en 2009.Alessandra Tarantino / AP Photo

Pero si bien el cinismo, la ambición y la codicia pueden aprenderse, la misma disposición y hambre de éxito, y la capacidad para conseguirlo que caracterizaban a Berlusconi, no pueden heredarse. Es la misma lección que se enseña una y otra vez a los hijos de Logan Roy en "Sucesión".

Ninguno de los hijos de Berlusconi, que en su mayoría han evitado el foco mediático, tiene la misma energía que su padre supo aportar al público italiano. Pero al menos uno de ellos parece tener el mismo instinto para los negocios: la hija mayor, Marina Berlusconi.

Esta mujer de 56 años es considerada la sucesora natural de Berlusconi, y personas familiarizadas con el asunto dijeron a Reuters que, de hecho, va a heredar el imperio mediático de su padre, aunque Berlusconi nunca la nombró formalmente su sucesora.

PUBLICIDAD

Junto con su hermano Pier Silvio, al frente de Mediaset, Marina ha participado directamente en la gestión de las empresas de su padre desde que éste entró en política a principios de los años noventa. Fue vicepresidenta de Fininvest durante nueve años y forma parte del consejo de administración de la empresa desde 2005.

Los tres hijos que Berlusconi tuvo con su segunda esposa, en cambio, siempre se han mantenido alejados de la empresa familiar. Barbara y Eleonora nunca han ocupado cargos ejecutivos de alto nivel ni en Fininvest ni en Mediaset, aunque Barbara ocupó un alto cargo en la dirección del Milan, el club de fútbol del entonces Berlusconi, hasta su venta en 2017.

Tiziana Fabi / AP Photo
Los hijos de Silvio Berlusconi, Luigi (d) y Eleonora (i), salen de la residencia de Berlusconi, el Palazzo Grazioli, el 2 de agosto de 2013 en Roma.Tiziana Fabi / AP Photo

Luigi, el hijo menor, es miembro del consejo de administración de Fininvest y representa los intereses de su familia en la empresa junto con Barbara. Eleonora es probablemente la menos interesada en el legado de su padre, teniendo en cuenta que ha optado por renunciar a su apellido por "Bartolini", el verdadero nombre de su madre Veronica Lario, nacida Miriam Bartolini.

Según la ley italiana, los hijos de Berlusconi tienen derecho a heredar dos tercios de su patrimonio a partes iguales - en el caso de Fininvest, el 8,13% de las participaciones en la empresa cada uno. El tercio restante puede ser enajenado a voluntad del difunto, lo que significa que Berlusconi podría haber decidido, en su testamento, distribuir el 33% restante de Fininvest entre Marina y Pier Silvio, dándoles más poder en la empresa.

PUBLICIDAD

A fecha de martes, el testamento de Berlusconi aún no se ha abierto ni se ha hecho público.

¿Cuál es el futuro del partido de Berlusconi, Forza Italia?

Un interrogante aún mayor rodea la cuestión de quién heredará el liderazgo del partido de Berlusconi, Forza Italia. Muchos, incluso dentro del partido, temen que Forza Italia muera sin Berlusconi y que sus miembros se vayan a otros partidos de derechas, como la Liga de los Hermanos de Italia de Giorgia Meloni.

Giovanni Miccichè, antiguo aliado de Berlusconi que abandonó Forza Italia para formar su propio partido en 2010, afirmó el lunes que Forza Italia había muerto con el ex primer ministro.

Pero, en última instancia, la decisión de mantener vivo el partido corresponde a los hijos de Berlusconi, que heredan la responsabilidad de que Forza Italia siga adelante sin el hombre que ha sido su líder indiscutible desde su creación y que ha financiado el partido durante la última década.

PUBLICIDAD

"El símbolo del partido de Berlusconi, Forza Italia, pertenece ahora a sus herederos: sus hijos", tuiteó Daniele Albertazzi, profesor de política de la Universidad de Surrey, en el Reino Unido.

"También son ellos quienes tendrían los medios para seguir financiándolo, como [Berlusconi] siguió haciendo a lo largo de los años. Al ser un partido personal, ahora forma parte del legado [de Berlusconi]: igual que sus empresas".

Sin embargo, según Albertazzi, "el partido ya estaba en declive terminal" antes de la muerte de Berlusconi.

"[La presencia de Berlusconi] significaba que todavía podía atraer algunos votos durante un poco más de tiempo, de personas que se habían acostumbrado a apoyarlo durante sus años dorados", tuiteó.

PUBLICIDAD

"Aunque los hijos [de Berlusconi] decidieran mantenerlo, ¿quién hay ahora para atraer votos?", añadió. "No sólo nunca eligió a un sucesor, sino que literalmente no hay nedie dentro de él hoy -y mucho menos sus hijos- que tenga la visión, el carisma y los conocimientos para asumir esta enorme tarea e intentar estabilizar la nave".

Pero Albertazzi cree que Meloni, la actual primera ministra, intentará mantener el partido a flote por su propio interés. "No me sorprendería que Meloni interviniera para estabilizar el barco y echar una mano, ya que los representantes de Forza Italia empiezan a correr como pollos sin cabeza temiendo por su futuro", escribió.

"En el futuro inmediato, no necesita el agravante de que el partido desestabilice el Gobierno y se deslice hacia una guerra civil, cuando sus representantes se den cuenta de que no van a volver al Parlamento...", añadió.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

En venta la mansión de Berlusconi en Cerdeña por 500 millones

Muerte de Berlusconi | Amigos y enemigos recuerdan a "un personaje histórico"

¿Podría Patriotas por Europa hacer tambalear al Gobierno italiano de Giorgia Meloni?