Alemania | Dos profesores que lucharon contra el comportamiento ultraderechista en un colegio temen por su seguridad

Los profesores Max Teske y Laura Nickel intentaron contrarrestar las actividades de extrema derecha de los alumnos de su colegio
Los profesores Max Teske y Laura Nickel intentaron contrarrestar las actividades de extrema derecha de los alumnos de su colegio Derechos de autor AP Photo/Markus Schreiber
Por Euronews con AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Los dos profesores afirman que los alumnos usaban el saludo nazi, y eran homófobos y sexistas. Luego de intentar erradicar estos comportamientos, recibieron una carta de un grupo anónimo de padres que exigía su despido.

Dos profesores del este de Alemania intentaron contrarrestar las actividades de extrema derecha de los alumnos de su colegio: dieron consejos a los alumnos abusadores que amenazaban con pegarle a sus compañeros inmigrantes, impartieron más lecciones sobre el pasado nazi de su país e invitaron a un rapero negro para hablar del respeto mutuo. Nada de eso ayudó.

PUBLICIDAD

Desesperados, Laura Nickel y Max Teske escribieron una carta pública en la que describían un ambiente de intimidación en el colegio Mina Witkojc, de Burg. En esta denunciaron que los alumnos usaban el saludo nazi, rayaban esvásticas en sus pupitres y ponían música con letras racistas en los pasillos.

"Los profesores y alumnos que luchan abiertamente contra los estudiantes y profesores de extrema derecha temen por su seguridad", dijeron los dos en la carta que enviaron a los periódicos locales, y añadieron que los colegios "no pueden dar cobijo a los enemigos de la democracia".

Nickel, que enseñaba inglés e historia, y Teske, profesor de matemáticas y geografía, no estaban preparados para la reacción violenta: una carta de un grupo anónimo de padres exigía su despido. Pegatinas con sus fotos y la leyenda "váyanse a la mierda a Berlín" cubrían las farolas cercanas al campus. En las redes sociales, alguien declaró su deseo de "cazarlos".

AP Photo/Markus Schreiber
La profesora Laura Nickel muestra fotos de pegatinas en un poste de la luz en las que aparecen imágenes de ella y de su colega con la leyenda "lárgate a Berlín"AP Photo/Markus Schreiber

Los dos profesores anunciaron que abandonan la ciudad

Descorazonados por la falta de apoyo de sus colegas, el director y los administradores locales, Nickel y Teske anunciaron que abandonaban la escuela y la ciudad, situada a 116 kilómetros al sureste de Berlín.

"Las declaraciones, acciones y consignas de extrema derecha, la homofobia y el sexismo estaban y están a la orden del día en este colegio", declaró Nickel, de 34 años, que trabajó en Mina Witkojc durante cuatro años, en una entrevista conjunta con Teske, de 31 años, que enseñó allí durante tres años.

Ni el colegio ni la autoridad escolar local respondieron a las peticiones para dar declaraciones sobre las dimisiones de los profesores.

La experiencia de Teske y Nickel ha despertado temores en la capital alemana de que la extrema derecha haya conseguido un mayor arraigo en parte de la antigua Alemania del Este, de lo que muchos pensaban.

Los expertos afirman que, especialmente en el sur del estado de Brandeburgo, donde se encuentra Burg, una red de salones de tatuajes, clubes nocturnos, grupos juveniles y clubes de aficionados del equipo de fútbol FC Energie Cottbus difunden los mensajes del partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD).

A principios de este mes, el Servicio de Inteligencia Nacional del Estado de Brandeburgo puso a Alternativa Joven para Alemania, el ala de la AfD para simpatizantes mayores de 14 años, bajo vigilancia oficial como grupo de "extrema derecha demostrado".

El Ministerio de Educación, criticado por no apoyar lo suficiente a los profesores, anunció la semana pasada que las autoridades habían identificado a un adolescente sospechoso de publicar originalmente el post "cácenlos" en Instagram.

El director ejecutivo de la Fundación Amadeu Antonio, Timo Reinfrank, cuya organización promueve los derechos humanos al tiempo que trabaja contra el extremismo de derechas, el racismo y el antisemitismo en Alemania, dijo que el sur del estado de Brandeburgo se ha convertido en "una zona de miedo que los nazis han declarado como su zona de origen”.

PUBLICIDAD

Reinfrank dijo que eso no es realmente una sorpresa para quienes están familiarizados con la zona, donde la extrema derecha estaba activa incluso antes de la fundación de la AfD hace una década. La fundación que dirige lleva el nombre de un trabajador angoleño contratado, que en 1990 fue asesinado en el momento que 50 jóvenes, con bates de béisbol, fueron en busca de negros a los que atacar en la localidad de Eberswalde, en Brandeburgo. 

La AfD se fundó en 2013 y entró por primera vez en el Parlamento alemán cuatro años después, tras hacer campaña con una plataforma anti-migración. Según encuestas recientes, el partido cuenta con un nivel récord de apoyo a nivel nacional, en torno al 20 %.

Las razones de su especial atractivo en el este de Alemania son múltiples. Muchos perdieron sus empleos tras la reunificación de Alemania y los residentes aún hablan de sentirse ciudadanos de segunda clase en comparación con el oeste del país. Según los expertos, la AfD ha aprovechado la pandemia y la afluencia de refugiados ucranianos para promover una narrativa de "nosotros contra ellos".

Muchos creen que la AfD podría convertirse en el partido más fuerte cuando Brandeburgo y los estados orientales de Sajonia y Turingia celebren elecciones el próximo año. En Turingia, el candidato de la AfD ganó el mes pasado el puesto de administrador del condado de Sonneberg; la primera vez desde la época nazi que un partido de extrema derecha obtiene el primer puesto a nivel de condado.

Después de que los profesores anunciaran su retirada, el jefe de la sección de la AfD en Cottbus, la segunda ciudad más grande del estado de Brandeburgo, celebró en Twitter que Teske, al que calificó de "informador radical de izquierdas", y su "cómplice" se hubieran ido.

PUBLICIDAD

La policía está investigando las amenazas. Cuando Teske sale a la calle, suele mirar si alguien le está siguiendo. Hace poco, un hombre se le acercó en una tienda y le susurró al oído: "vete de aquí".

Al denunciar las terribles condiciones de la escuela, él y Nickel suscitaron un debate nacional muy necesario sobre el auge de la extrema derecha en Alemania, afirmó Teske.

"Seguiremos haciendo ruido, seguiremos influyendo políticamente y no dejaremos que gane la extrema derecha", afirmó.

"La historia se repite, y creo que definitivamente debemos hacer algo ahora para poner fin a los partidos antidemocráticos en Alemania", añadió Nickel.

Fuentes adicionales • Angélica Parra Hernández (Traducción y texto en español)

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Primera victoria de la ultraderecha alemana en unas elecciones de distrito

¿Debería Alemania prohibir el partido Alternativa para Alemania? ¿Qué consecuencias podría tener?

Alemania prohibe la organización de extrema derecha 'Hammerskins'