EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

El agricultor ucraniano que lucha por mantener el negocio del grano

Un trabajador rastrilla trigo en un granero de una granja privada en Zhurivka.
Un trabajador rastrilla trigo en un granero de una granja privada en Zhurivka. Derechos de autor AP Photo/Efrem Lukatsky
Derechos de autor AP Photo/Efrem Lukatsky
Por Euronews con AP
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

🇺🇦 Los agricultores ucranianos luchan por mantener sus negocios, después de que la decisión de Rusia de salirse del acuerdo sobre cereales haya dejado a miles de empresarios escrutando el coste de intentar alimentar a gran parte del mundo.

PUBLICIDAD

Victor Tsvyk cosechó 4.800 toneladas de trigo este mes, pero después de que Rusia abandonara un acuerdo que permitía a Ucrania enviar grano al mundo, no tiene ni idea de adónde irán a parar sus productos. Ni de cómo sobrevivirá su querida granja.

Tsvyk, que normalmente exportaba hasta el 90% de su cosecha desde el puerto de Odesa, se enfrenta a una crisis: su rendimiento es un 20% superior al del año pasado, lo que habría sido una bendición en tiempos de paz.

Sin embargo, en guerra, los desorbitados costes logísticos y el bloqueo de los puertos por Rusia han hecho que el envío de grano le resulte demasiado caro.

Tsvyk es uno de los miles de agricultores ucranianos que se enfrentan a un dilema similar.

"Es demasiado doloroso hablar de ello", dijo el agricultor de 67 años cuando se le preguntó cómo veía el futuro.

El mes pasado, Rusia se retiró del acuerdo alcanzado por la ONU y Turquía para proteger a los barcos que transportan grano ucraniano a través del Mar Negro.

Desde entonces, Moscú ha intensificado los ataques contra los puertos ucranianos y las infraestructuras, mientras que Ucrania ha atacado uno de los puertos rusos, lo que ha provocado un zigzagueo de los precios del trigo y el maíz en los mercados mundiales.

Mientras los países presionan para que se restablezca el acuerdo sobre los cereales y se recrudecen los combates en el Mar Negro, los agricultores ucranianos se preguntan cómo van a mantener su negocio y suministrar alimentos esenciales a los habitantes de los países en desarrollo que luchan contra el hambre.

Tsvyk no sabe qué hará con su cosecha ni cómo seguirá pagar a sus 77 trabajadores.

"¿Qué puedo sentir en esta situación? Es una gran pena para todos", dijo.

Su vasta granja de Shurivka, a 120 kilómetros de Kiev, no sólo produce trigo, sino también quesos de cabra y zumos.

Aunque cuatro de los empleados de Tsvyk se han ido para unirse a la lucha, los que quedan han cosechado y almacenado su trigo y ahora están sembrando sus muchos acres de tierra, preparándose para la próxima temporada.

La incertidumbre pesa como una losa. El grano es la principal fuente de ingresos de la granja, y el puerto de Odesa, ahora bloqueado, era la puerta clave para el comercio con el mundo.

AP Photo/Efrem Lukatsky
Victor Tsvik con trigo en un granero.AP Photo/Efrem Lukatsky

Los productos de Tsvyk llegaban hasta la India y los países pobres del norte de África. Ahora, como las únicas opciones son rutas más costosas por carretera, ferrocarril y río a través de Europa, que han suscitado la oposición de los países vecinos, es probable que su grano se quede en depósitos de almacenamiento, lo que le costará decenas de miles de euros en pérdidas.

El año pasado, Tsvyk se quedó con 1.500 toneladas de grano que no pudo vender. Este año teme no poder vender nada. Según los analistas, la producción de maíz y trigo en Ucrania, país dependiente de la agricultura, se ha reducido casi un 40% este año con respecto a los niveles de antes de la guerra.

PUBLICIDAD

El aumento de los costes de transporte del trigo mermó los ingresos de Tsvyk el año pasado. Todos los eslabones de la cadena de suministro han aumentado de precio debido a los riesgos asociados a la guerra, lo que ha llevado a algunos agricultores a recurrir a otros productos, como el aceite de girasol, para obtener algún beneficio.

Oleksandr Sivogorlo, agrónomo de confianza de Tsvyk, afirma que, con beneficios o sin ellos, no se puede descuidar la tierra.

"Hay algunas rutas limitadas (para la exportación) a través del Danubio (río), pero son muy limitadas", dijo Sivogorlo. Además, Rusia ha puesto en su punto de mira los puertos ucranianos del Danubio, lo que genera incertidumbre sobre su uso.

La explotación está llevando a cabo planes de trueque con los proveedores, en los que parte de su cosecha se intercambia por mejores fertilizantes para producir trigo de mayor calidad el año que viene, explicó.

PUBLICIDAD

Tsvyk también producirá distintos productos que sabe que puede vender sin incurrir en costes desorbitados, como aceite de girasol y colza, y disminuirá su dependencia de las exportaciones de grano.

"Cubrimos nuestras pérdidas con estos productos", afirma Sivogorlo. "Y qué pasará con nuestras cosechas de trigo, es difícil de decir en este momento, todo depende de la exportación".

Son estrategias a las que Tsvyk ha recurrido en tiempos de desesperación para mantener la explotación a flote. Pero no espera obtener beneficios: lo más que puede esperar es llegar al punto de equilibrio.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Euronews Hoy | Las noticias del 21 de agosto de 2023

Un ataque con misiles rusos sobre la ciudad ucraniana de Dnipró causa al menos cinco muertos

Kiev asegura que Ucrania no quiere un trato preferente en las negociaciones de adhesión con la UE