EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Sexto día consecutivo de ataques con drones en suelo ruso

Un investigador examina un rascacielos dañado en el distrito comercial de la ciudad de Moscú después de un ataque con drones en Moscú, Rusia.
Un investigador examina un rascacielos dañado en el distrito comercial de la ciudad de Moscú después de un ataque con drones en Moscú, Rusia. Derechos de autor AP/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
Derechos de autor AP/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

A primera hora del miércoles una de estas naves no tripuladas impactó contra un edificio en construcción en un complejo empresarial en el centro de Moscú.

PUBLICIDAD

Sexto día consecutivo de ataques con drones en suelo Ruso. A primera hora del miércoles una de estas naves no tripuladas impactó contra un edificio en construcción en un complejo empresarial en el centro de Moscú. Otros dos fueron interceptados antes de llegar a la ciudad que había suspendido los vuelos poco antes del impacto.

Según el Ministerio de Defensa ruso, el objetivo del dron era el edificio del Kremlin, a unos cinco kilómetros del lugar en el que impactó. Por otro lado, tres civiles murieron en la región rusa de Bélgorod, en la aldea de Lavy, cerca de la frontera con Ucrania, también por ataques de drones.

Del otro lado, tres personas murieron y dos resultaron heridas por ataques de artillería rusa en la región de Donetsk. Además, Rusia ha vuelto a atracar infraestructuras agrícolas en Odesa. Según Kiev, 11 de los 20 drones enviados por Moscú la noche del martes fueron derribados por los sistemas antiaéreos ucranianos.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Mapa de la guerra | Ucrania avanza en Zaporiyia y Rusia despliega fuerzas en Oríjiv

Ucrania | Los rescatadores de Stepnohirsk siguen ayudando a pesar de los bombardeos rusos

Los agricultores ucranianos temen quedarse con el 80% de su grano, al no poder exportarlo