EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Por qué Irlanda es más dura con Israel que el resto de países

Un grupo de personas pasa junto a un mural pro palestinos de la artista Emmalene Blake en la zona de Harold's Cross de Dublín (Irlanda).
Un grupo de personas pasa junto a un mural pro palestinos de la artista Emmalene Blake en la zona de Harold's Cross de Dublín (Irlanda). Derechos de autor Niall Carson/PA
Derechos de autor Niall Carson/PA
Por Andrew Naughtie, Euronews
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Una larga historia anticolonial e incidentes específicos recientes hacen que las relaciones entre Irlanda e Israel sean notablemente tensas.

PUBLICIDAD

Al igual que otros países europeos, Irlanda asiste horrorizada a la muerte de miles de personas en Gaza, sabiendo que entre ellas se encuentran probablemente algunos de sus propios ciudadanos.

Destaca un caso especialmente estremecedor: el de Emily Hand, una niña de ocho años que se creía que había sido asesinada por terroristas de Hamás en un kibutz durante la masacre del 7 de octubre.

Inicialmente se informó a su padre de su probable muerte, pero las pruebas de ADN han indicado que su cuerpo no estaba entre los restos recuperados del kibbutz, y ahora se cree que está viva y secuestrada en Gaza, lo que impone al Gobierno irlandés el imperativo de conseguir su liberación si es posible, lo que requiere una intensa labor diplomática mientras continúan las hostilidades en Gaza.

Pero en Irlanda, el caso de Hand forma parte de una complicada realidad política. Mientras que muchos gobiernos europeos han vacilado a la hora de criticar los bombardeos israelíes sobre Gaza -en la medida en que los han criticado-, muchos dirigentes irlandeses han adoptado un tono notablemente más duro.

El Taoiseach (primer ministro) irlandés, Leo Varadkar, ha condenado repetidamente la masacre de Hamás de 1.400 personas en Israel, pero también ha dicho que la respuesta de Israel en Gaza se parece "algo más cercano a la venganza".

En una conferencia internacional sobre ayuda a Gaza organizada el jueves en París por el presidente francés, Emmanuel Macron, Varadkar afirmó que el incumplimiento del derecho humanitario "no puede ser inconsecuente".

Por su parte, el presidente de Irlanda, Michael D Higgins, ha acusado al gobierno de Benjamin Netanyahu nada menos que de socavar las normas internacionales de derechos humanos.

"Anunciar de antemano que se va a violar el derecho internacional y hacerlo sobre una población inocente, reduce todo el código que existía desde la Segunda Guerra Mundial sobre la protección de los civiles y lo reduce a jirones", declaró Higgins a mediados de octubre, cuando la ofensiva aérea en Gaza empezaba a cobrarse cada vez más vidas de civiles.

Sus declaraciones fueron criticadas por la embajadora israelí en Dublín, Dana Erlich, que le acusó de estar mal informado y sugirió que la impresión general que tenía Israel de Irlanda era de un sesgo antiisraelí inconsciente.

Otro diplomático israelí en Dublín publicó sus críticas en X: "#Irlanda se pregunta ¿quién financió esos túneles del terror? Una breve dirección de investigación - 1. Encuentra un espejo 2. Dirígelo hacia ti mismo 3. Voilà". Desde entonces, el post ha sido aclarado y repudiado.

Higgins también ha criticado a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, de quien dijo que fue "imprudente" en su respuesta inicial proisraelí a la explosión de las hostilidades.

Sigue pidiendo un alto el fuego humanitario y una verificación internacional independiente del número de víctimas en Gaza, cifra de la que actualmente sólo informa el Ministerio de Sanidad de Hamás.

Así pues, mientras muchos gobiernos de Europa Occidental se mantienen prácticamente en la misma línea, ¿por qué los dirigentes irlandeses se muestran notablemente más ambivalentes en sus declaraciones públicas sobre las acciones de Israel?

Largos recuerdos

Por un lado, los dos países no han tenido la relación más cordial en las últimas dos décadas. En 2010, se reveló que agentes del Mossad, el servicio de inteligencia israelí, habían utilizado pasaportes falsificados para viajar de incógnito a Dubai, donde asesinaron a un dirigente de Hamás.

Entre sus documentos de viaje falsificados había pasaportes irlandeses, algunos de ellos con números de pasaporte auténticos robados.

El episodio puso los pelos de punta en las relaciones irlando-israelíes, algo que marca la relación hasta el día de hoy. En aquel momento, los ministros irlandeses advirtieron de que las acciones del Mossad podían haber puesto en peligro a los viajeros irlandeses. Pero seis años después del incidente, el entonces embajador israelí en Irlanda se negó a garantizar que no volvería a ocurrir lo mismo.

A ambos lados de la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte, muchos nacionalistas irlandeses se han identificado con la causa palestina durante décadas, viendo en ella un paralelismo con su propia resistencia a la violencia militar del Estado británico.

Esta resonancia se sigue sintiendo hoy en día. Se espera que el Sinn Fein, el partido más grande y antiguo que aboga por la reunificación irlandesa, lidere el próximo gobierno en Dublín, y su líder, Mary Lou McDonald, ha dejado muy claras sus opiniones sobre Israel.

PUBLICIDAD

En 2021, durante un importante estallido de violencia entre israelíes y palestinos, declaró ante el Parlamento que Israel debía ser condenado como "régimen racista y de apartheid", y fundamentó su petición de un Estado palestino en el gran relato de la historia irlandesa.

Sin embargo, como declaró a Euronews el senador independiente irlandés Tom Clonan, ex militar, aunque la experiencia de colonización de Irlanda la convierte en un caso atípico en Europa Occidental, la mayoría de sus políticos o de su población no tienen una opinión negativa de la existencia de Israel.

"Los irlandeses apoyan a Israel y creen en la legitimidad del Estado de Israel", aseguró.

"Tenemos fuertes vínculos en términos de comercio, y hay una gran diáspora de israelíes irlandeses". Chaim Herzog, presidente de Israel durante la mayor parte de la década de 1980, era un irlandés-israelí que creció en Dublín. Lo que criticamos son las acciones del Gbierno de Netanyahu".

"Hamás cometió verdaderos atentados genocidas el 7 de octubre, infringiendo todas las leyes sobre conflictos armados, algo que sigue haciendo en Gaza. Pero al mismo tiempo, los militares israelíes no han proporcionado un paso seguro a ancianos, enfermos, mujeres embarazadas, etc., como les exigen las Convenciones de Ginebra. Expulsar por la fuerza a civiles de sus hogares, disparar contra hospitales y escuelas y zonas civiles: todo eso y más está prohibido.

PUBLICIDAD

"A eso se refería Varadkar: a la proporcionalidad de la respuesta, que es una norma objetiva en el derecho de los conflictos. Para ser justos con los británicos, por ejemplo, cuando el IRA ponía bombas en el Reino Unido y asesinaba a civiles inocentes, incluidos niños, ¡el Gobierno británico no ordenó ataques aéreos contra barrios republicanos de Belfast!", subrayó.

Acciones fuera de lugar

La líder del Sinn Fein, Mary Lou McDonald, ha condenado el ataque de Hamás de hace un mes, pero también critica a Israel por "ignorar" las peticiones de alto el fuego. Y, al igual que los líderes del partido a la izquierda del Sinn Fein, también pide que se expulse al embajador israelí en Dublín por las acciones de Israel desde el 7 de octubre.

Varadkar ha rechazado este llamamiento, señalando que ni siquiera el embajador ruso ha sido expulsado y advirtiendo de que expulsar a Erlich "restaría poder" a Dublín en su intento de sacar a unos 40 ciudadanos irlandeses de Gaza.

Los socios de Varadkar en la coalición, el partido de centro-derecha Fianna Fáil, mientras tanto, recibieron a Erlich en su conferencia anual del partido el pasado fin de semana. Su aparición fue recibida con indignación en la izquierda, pero el líder del partido y actual ministro de Asuntos Exteriores, Micheál Martin, defendió la decisión del gobierno de no expulsarla, señalando que hacerlo probablemente provocaría que el propio embajador de Irlanda fuera expulsado de Israel justo cuando intentan salvar a Emily Hand y a los demás ciudadanos irlandeses atrapados en el fuego cruzado.

Mientras tanto, la voz de Irlanda en Europa sigue siendo inconfundible. Clonan sugiere que, dado que Irlanda ha atravesado un difícil proceso de paz en su propio país, sus dirigentes quizá estén especialmente atentos al doble rasero en lo que se refiere a la protección de civiles en conflicto.

PUBLICIDAD

Me quedé muy consternado cuando Ursula von der Leyen viajó a Tel Aviv y dio un apoyo absolutamente incondicional a Israel", dice, "y hay que recordar que cuando Rusia atacó la red eléctrica en Ucrania, ella dijo que atacar objetivos civiles allí era un crimen de guerra".

"La animaría a reflexionar sobre ello y a mirar las acciones de Israel también a través de ese prisma", concluye.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Irlanda recorta la ayuda social a los refugiados ucranianos

António Guterres: "Gaza se está convirtiendo en un cementerio de niños"

El irlandés Leo Varadkar dimite como Taoiseach