La ayuda humanitaria acelera su entrada en Gaza tras la tregua entre Israel y Hamás

Un vehículo de apoyo accede a la zona.
Un vehículo de apoyo accede a la zona. Derechos de autor MAHMUD HAMS/AFP
Por Euronews & EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El alto el fuego entre Israel y Hamás ha permitido acelerar la entrada de ayuda humanitaria en la Franja de Gaza. Según la Oficina de Coordinación entre Israel y la Autoridad Palestina, 200 camiones han accedido al enclave. A su vez, las relaciones entre Israel y España se tensan.

PUBLICIDAD

El alto el fuego entre Israel y Hamás, que comenzó ayer a las 7:00, ha permitido acelerar la entrada de ayuda humanitaria en la Franja de Gaza.

Según la Oficina de Coordinación entre Israel y la Autoridad Palestina (COGAT), 200 camiones han entrado en el enclave. Al menos 137 fueron descargados por equipos de la ONU, incluyendo combustible y gas.

Y cientos de camiones más se están poniendo en posición también, listos para entrar en Gaza en los próximos días para apoyar a los palestinos inocentes que están sufriendo enormemente a causa de esta guerra que Hamás ha desatado. A Hamás eso le importa un bledo
Joe Biden, presidente de EE.UU.

Desde Massachusetts, el presidente de Estados Unidos agradeció al Emir de Qatar y al presidente de Egipto su ayuda en el acuerdo entre Israel y Hamás.

Tras el inicio de la tregua, muchos palestinos aprovecharon para regresar a sus hogares en el norte de la Franja de Gaza. Algunos sólo encontraron ruinas.

Al mismo tiempo, decenas de heridos fueron trasladados desde el norte a hospitales de Khan Younis, en el sur del enclave, al menos 21 en estado grave, según la agencia de la ONU para la coordinación de asuntos humanitarios.

España-Israel, una relación "histórica" con buen entendimiento aunque con algún altibajo y encontronazo

La convivencia de España y el pueblo judío es histórica por los vínculos centenarios que han mantenido desde antes de la Edad Media, aunque la relación diplomática oficial con el Estado de Israel se remonta al año 1986, y en estos casi cuarenta años ha habido un buen entendimiento entre ambos países, aunque con algún altibajo.

Antes del desencuentro de ayer viernes entre Israel y España, el pasado mes de octubre se produjo una crisis después de que la embajadora israelí en España acusara a miembros del Gobierno de alinearse con el terrorismo tipo ISIS en alusión al ataque de Hamás contra Israel, y tras las declaraciones de la entonces ministra de Derechos Sociales Ione Belarra en favor de la causa palestina.

El nuevo encontronazo tuvo lugar hoy después de que Israel acusara a Pedro Sánchez de "apoyar el terrorismo" por lo que convocó a la embajadora española y una vez que el presidente del gobierno español, de visita en Israel, trasladara a su primer ministro Netanyahu, que la lucha contra el terrorismo tras los ataques de Hamás no puede ser sólo con la fuerza, sino que se tiene que ofrecer un horizonte de paz y seguridad.

España e Israel establecieron relaciones diplomáticas el 17 de enero de 1986, poniendo fin a una "anomalía histórica", según palabras del entonces ministro de Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez. Estas relaciones se materializaron el 8 de febrero de 1986 con el nombramiento de Pedro López Aguirrebengoa como primer embajador de España en Israel, y se daba el "placet" a Samuel Hadas como embajador de Israel ante el Gobierno español.

Pese a la vieja convivencia histórica entre judíos y españoles en la Península Ibérica y a las ayudas del régimen de Franco durante la II Guerra Mundial que salvó la vida a miles de judíos perseguidos por el nazismo, desde la fundación del Estado de Israel en 1948, y durante la primera década de su existencia, tanto España como el Estado hebreo se negaron a establecer relaciones diplomáticas. Posteriormente, Golda Meir, primera ministra y ministra de Exteriores israelí, se mostró favorable al establecimiento de relaciones pero se encontraron con la negativa del régimen de Franco.

Con el restablecimiento de la democracia en España se iniciaron contactos entre los dos países. Al asumir la jefatura del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo se planteó por parte española la posibilidad de establecer relaciones diplomáticas. Los ministros de Exteriores de ambos países, Fernando Morán e Isaac Shamir, mantuvieron conversaciones en Nueva York, en septiembre de 1984, sobre la posible apertura de relaciones diplomáticas.

En enero de 1987 se reunió en Madrid la comisión mixta hispano-israelí que suscribió una serie de convenios y cuatro años más tarde, en diciembre de 1991, se producía la primera visita oficial de un presidente español a Israel, Felipe González. En 1992, año en el que se celebró el quinto centenario de la expulsión de los judíos del territorio español, visitó España de forma oficial por primera vez un presidente de Israel, Haim Herzog.

Pero el acontecimiento principal tuvo lugar en noviembre de 1993, cuando los reyes de España visitaron Israel. El viaje fue considerado "histórico" ya que los monarcas españoles, desde la Edad Media, tienen el título de "Reyes de Jerusalén", y porque fue el primero de un monarca europeo desde la creación del Estado de Israel (1948).

En septiembre de 1995 González visitó de nuevo Israel en el marco de una gira por Oriente Próximo como presidente de turno de la UE, con los objetivos de fortalecer el proceso de paz e impulsar la primera Conferencia Euromediterránea, convocada en Barcelona para noviembre y donde participó el ministro de Exteriores Ehud Barak. Aquella gira sirvió de marco a su último contacto con Isaac Rabin, asesinado en noviembre y fue González uno de los pocos líderes internacionales invitados a tomar la palabra en su funeral.

En diciembre de 1999 el presidente Aznar visitó Tierra Santa invitado por Arafat. Durante su escala en Tel Aviv se entrevistó con el primer ministro Ehud Barak. Un año después Aznar inició en Nueva York una ronda de entrevistas con Barak y con Arafat, en septiembre. La cuarta y última visita de Aznar se produjo en febrero de 2001 cuando aprovechó un viaje a Egipto para viajar a Jerusalén donde se entrevistó con el jefe del Gobierno entrante, Ariel Sharón, y con el saliente Barak.

Tras el triunfo del socialista José Luis Rodríguez Zapatero en 2004, con Moratinos al frente de Exteriores intensificó los contactos bilaterales. En este contexto destaca la visita en junio de 2005 del presidente israelí, Moshe Katsav, a España o la de Moratinos a Israel en noviembre, para conmemorar el X aniversario del asesinato de Rabín. Visita que repitió en abril de 2006. En julio de ese año, tras estallar el conflicto entre Israel y la guerrilla libanesa Hizbula, las relaciones se deterioraron al ser acusada España de antisemita al criticar el uso excesivo de la fuerza del ejército judío lo que casi provoca un conflicto diplomático.

El 22 de junio de 2011, el Congreso de los Diputados convalidó por amplia mayoría un acuerdo suscrito con Israel para el intercambio de información clasificada. Éste, autorizado por el Gobierno en julio de 2010, actualizaba el suscrito en 1995.

El 6 de noviembre de 2017 el presidente, Reuven Rivlin, emprendió una visita de Estado a España, la primera en 25 años de un alto mandatario israelí, en medio de un debate al eludir Israel pronunciarse sobre la crisis catalana tras la declaración unilateral de independencia para no entrometerse en un "asunto interno español", según explicó el embajador israelí en España, Daniel Kutner.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Gaza | Las Fuerzas de Defensa de Israel muestran el túnel bajo el hospital Al Shifa

Medio centenar de muertos en la Franja de Gaza durante las últimas 24 horas

Aumentan las protestas y crece la presión sobre el Gobierno de Benjamín Netanyahu en Israel