EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Reino Unido y Ruanda firman un nuevo tratado para expulsar a solicitantes de asilo al país africano

Firma del tratado en Kigali este martes
Firma del tratado en Kigali este martes Derechos de autor Ben Birchall/PA Wire vía AP
Derechos de autor Ben Birchall/PA Wire vía AP
Por Euronews con EFE
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La firma del nuevo tratado busca reactivar el plan británico de enviar a solicitantes de asilo a Ruanda, después de que el Tribunal Supremo de Reino Unido lo considerase ilegal en noviembre.

PUBLICIDAD

Los ministros de Interior de Reino Unido, James Cleverly, y de Exteriores de Ruanda, Vincent Biruta, firmaron este martes en Kigali un nuevo tratado para trasladar al país africano a solicitantes de asilo que entren en territorio británico de manera irregular, dentro del polémico plan de Londres para reducir la inmigración. El objetivo de este pacto es legalizar el programa del Gobierno del primer ministro británico, Rishi Sunak, que el Tribunal Supremo del Reino Unido -máxima instancia judicial del país- consideró ilegal el pasado noviembre.

"El nuevo tratado que firmamos aborda todas las preocupaciones de los jueces del Tribunal Supremo", aseguró Cleverly en una rueda de prensa en Kigali. "Hemos trabajado estrechamente con nuestros socios ruandeses para garantizar que así sea", subrayó.

Según Cleverly, el "nuevo plan de inmigración significará que recortaremos decisivamente la migración neta y crearemos un sistema que funcione para el pueblo británico".

El titular ruandés de Exteriores precisó que el nuevo tratado "volverá a enfatizar, de manera vinculante, los compromisos ya existentes que abordan las preocupaciones planteadas en el proceso legal sobre la protección de los solicitantes de asilo".

"También -añadió- veremos la introducción de un nuevo tribunal de apelaciones, que se establecerá conforme a la ley ruandesa y será supervisado por dos copresidentes, uno ruandés y otro procedente de otro país de la Commonwealth (mancomunidad británica de naciones); y un comité de jueces de diversas nacionalidades, que escucharán las apelaciones si se rechaza la solicitud de asilo de un solicitante".

El pasado mes, el Tribunal Supremo del Reino Unido dictaminó que, a la luz de las evidencias, existe el riesgo de que los demandantes de asilo enviados a Ruanda puedan estar en peligro de ser deportados a sus países de origen.

El fallo supuso un duro varapalo para la política migratoria del Gobierno conservador británico, puesto que el plan de Ruanda -iniciado en abril de 2020, cuando Boris Johnson era primer ministro- era central en su afán de atajar el aumento de los botes con migrantes que cruzan el Canal de la Mancha, entre Inglaterra y Francia.

El programa también había contado con el apoyo del Gobierno de Ruanda, que reiteró en varias ocasiones que seguía "comprometido" con su polémico acuerdo con Londres.

Desde su llegada al poder en 2000, el presidente de Ruanda, Paul Kagame, ha conseguido el reconocimiento internacional por sus éxitos económicos y la reconstrucción del país tras el genocidio de 1994. Sin embargo, organizaciones pro derechos humanos han denunciado en numerosas ocasiones detenciones arbitrarias y desapariciones de disidentes a manos de su Gobierno. Opositores de Ruanda han sido asesinados o han desaparecido por motivos que los críticos han descrito como "políticos".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Avalancha de críticas a la deportación de inmigrantes del Reino Unido a Ruanda

Los primeros vuelos de deportación a Ruanda saldrán del Reino Unido en unos meses

Charles Michel admite la "responsabilidad" de la comunidad internacional en el genocidio de Ruanda