EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Indignación en Irán tras azotar a una mujer por negarse a llevar hiyab

Roya Hashemi paseando por las calles de Teherán sin pañuelo en la cabeza, con una camiseta de manga corta y una falda larga.
Roya Hashemi paseando por las calles de Teherán sin pañuelo en la cabeza, con una camiseta de manga corta y una falda larga. Derechos de autor X
Derechos de autor X
Por Euronews
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La flagelación de una mujer iraní que se negó a llevar el hiyab obligatorio ha desatado el horror y la condena generalizados.

PUBLICIDAD

Las autoridades iraníes ejecutaron la sentencia contra Roya Heshmati el pasado miércoles, provocando un torrente de indignación en las redes sociales.

Mazyar Tataei, abogado de Heshmati, declaró al periódico local Shargh que su cliente fue detenida en su domicilio en abril por la llamada policía de la moralidad, que le confiscó el teléfono móvil y el ordenador portátil y la mantuvo detenida durante 11 días.

Añadió que, inicialmente, Heshmati fue condenada a 13 años y nueve meses de prisión, 112.500.000 riales de multa y 148 latigazos, pero que una revisión del veredicto redujo la pena a 12.500.000 riales y 74 latigazos.

Heshmati compartió la noticia de su condena en Instagram, provocando una avalancha de reacciones.

La joven, de 23 años, dijo que se quitó el pañuelo de la cabeza al llegar al tribunal para recibir su sentencia, tirando a un lado otro que un grupo de agentes femeninas le colocó a la fuerza en la cabeza.

En un relato desgarrador, dijo que al final la esposaron y la obligaron a llevar un pañuelo en la cabeza, la encadenaron a una cama en una habitación que parecía una "espantosa" cámara de tortura medieval y la azotaron en los hombros, la espalda, la cintura, los muslos, las pantorrillas y las nalgas.

Heshmati declaró que intentó no mostrar dolor durante el suplicio, susurrando las palabras "En nombre de las mujeres, en nombre de la vida, se rasgan las vestiduras de la esclavitud, amanecerá nuestra noche negra, y todos los látigos serán hachados...", mientras llovían latigazos sobre ella y los grilletes le magullaban las muñecas.

Posteriormente fue llevada ante el juez mientras una agente se aseguraba de que no se quitaba el pañuelo de la cabeza. La joven describió su conversación con el juez en Instagram, afirmando que le dijo que podía abandonar el país si quería vivir de otra manera.

"Este país es de todos", dijo Heshmati. "Dejemos que la ley haga su trabajo; nosotros continuaremos nuestra resistencia".

Dijo que se había quitado el pañuelo al salir del tribunal.

La agencia de noticias Mizan, afiliada al sistema judicial iraní, informó de que Heshmati tuvo "comportamientos fuera de la norma".

Además, mencionó que estaba "presente en un estado muy inapropiado en las calles de Teherán".

El término "estado inapropiado" se refiere probablemente a una imagen en la que aparece caminando por las calles de Teherán sin pañuelo en la cabeza, con una camiseta de manga corta y una falda larga.

Tras las reacciones generalizadas a la noticia, calificada de "violencia y brutalidad por parte de las autoridades de la República Islámica", diversas personalidades expresaron su condena, entre ellas la artista y política Zahra Rahnavard, quien, junto con su marido, el ex primer ministro Mir Hossein Musaví, lleva años bajo arresto domiciliario desde 2010.

Rahnavard se dirigió a las autoridades afirmando: "Azotáis a Roya Heshmati, pero ella, con su conciencia despierta y su resistencia, se ríe de vosotros. Me repugna vuestro gobierno".

En respuesta a la escalada de reacciones a su historia, Roya Heshmati compartió un nuevo post en Instagram, expresando su gratitud por la solidaridad mostrada. Dijo que no esperaba que su historia recibiera tanta atención.

Hashemi aclaró que compartió la historia en privado en su página, subrayando que no es una "figura pública" y que no tiene interés en cambiar ese estatus.

Por ello, dijo que había decidido desactivar "voluntariamente" sus cuentas de Facebook e Instagram para evitar polémicas.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Mahsa Amini y el movimiento Mujeres, Vida y Libertad de Irán, Premio Sájarov 2023

NO COMMENT: Activistas feministas vandalizan la escalinata de la plaza España en Roma

Decenas de miles de mujeres le declaran la guerra a la extrema derecha en Francia