EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Bosnia | Un río de basura flotante destroza el medio ambiente de Visegrado y aleja a los turistas

Un operador de grúa camina junto al cimiento de desechos en el río Drina cerca de Visegrad, Bosnia, el 10 de enero de 2024.
Un operador de grúa camina junto al cimiento de desechos en el río Drina cerca de Visegrad, Bosnia, el 10 de enero de 2024. Derechos de autor Armin Durgut/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Armin Durgut/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Por Euronews
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Un enorme vertedero de basura flotante ha hecho su primera aparición anual en el río Drina en el este de Bosnia, lo que ha causado grandes problemas medioambientales en la ciudad de Visegrado.

PUBLICIDAD

Al menos dos veces al año, toneladas de basura flotan río abajo por el río Drina, un importante río de Europa que discurre en la península de los Balcanes,y terminan cerca de la ciudad de Visegrado, en el este de Bosnia, detrás de una barrera instalada por una planta hidroeléctrica local. 

El enorme vertedero de basura flotante ya ha hecho su primera aparición anual en el río, que recorre 346 kilómetros desde las montañas de Montenegro a través de Serbia y Bosnia. El clima húmedo estacional ha traído basura desde lugares más arriba del río y se estima que cada año se retiran de este tramo unos 10.000 metros cúbicos de residuos.

Para el activista ecologista Dejan Furtula, del grupo ecologista Eko Centar Visegrado, el problema se repite cada año: "Año nuevo, problemas nuevos, o más bien problemas viejos con basura nueva flotando hacia nosotros".

Vertederos no autorizados

La basura, procedente de vertederos no autorizados repartidos por los Balcanes occidentales, es transportada durante todo el año por el río Drina y sus afluentes en Bosnia, Serbia y Montenegro hacia la ciudad de Visegrado, y más adelante hasta el río Danubio, el segundo más largo del continente europeo. 

Pero debido a las fuertes lluvias, el agua ha arrastrado una cantidad tan enorme de basura de docenas de vertederos ilegales que no puede escapar del control del río instalado por la hidroeléctrica bosnia cerca de Visegrado.

En consecuencia, al menos dos veces al año y durante varias semanas, la valla se convierte en el borde exterior de una acumulación flotante de botellas de plástico, barriles oxidados, neumáticos usados, electrodomésticos, madera flotante, animales muertos y otros desechos, dejando a la vista el fracaso de las autoridades regionales a la hora de adoptar y hacer cumplir normas adecuadas de calidad ambiental. 

“Una vez más (desde finales de diciembre), aquí se han acumulado entre 5.000 y 6.000 metros cúbicos de residuos mixtos y los trabajadores de la central hidroeléctrica los han estado limpiando”, apuntó Furtula. “El año pasado, las actividades de limpieza duraron 11 meses y dicen que los residuos seguirán llegando”.

10.000 metros cúbicos de residuos

Cada año, se retiran unos 10.000 metros cúbicos de residuos del tramo del Drina cerca de Visegrado y se llevan al vertedero municipal de la ciudad para ser quemados.

En marzo, Eko Centar Visegrado comenzará a tomar muestras de agua del Drina para analizarlas en busca de contaminantes en varios lugares, también en las cercanías del vertedero municipal de la ciudad.

“A través del aire, el suelo y el agua, todas las toxinas liberadas (del vertedero) regresan al río Drina y creo que sus niveles de contaminación son realmente altos”, dijo Furtula.

El activista afirmó que no hay soluciones rápidas y sencillas, pero que se podrían tomar fácilmente algunas medidas para intentar resolver el problema.

“Todos los municipios aguas arriba de Visegrado deberían instalar barreras para basura como la de aquí y crear sus propios equipos de recogida de residuos para acelerar la recogida de basura, hacerla más eficiente y también evitar que la basura se hunda en el fondo del río”, dijo Furtula.

El turismo sufre

El Drina y algunos de sus afluentes son conocidos por su color esmeralda y sus impresionantes paisajes, y especialmente una sección a lo largo de la frontera entre Bosnia y Serbia se ha convertido en un destino popular entre los balseros.

Sin embargo, la reaparición periódica de desechos flotantes cerca de Visegrado ha hecho que la comercialización de la ciudad como un destino turístico atractivo sea una tarea muy difícil.

"Lo que ven los turistas en Visegrado a la entrada de la ciudad es un problema que no podemos resolver", afirmó Olivera Todorovic, de la Oficina de Turismo de Visegrado.

“Por lo que nos cuentan los turistas, este lugar es feo y tiene a veces un olor desagradable y esto hace que muchos no quieren volver a Visegrado”, añadió.

Décadas después de las devastadoras guerras de la década de los 90, los Balcanes están a la zaga del resto de Europa, tanto económicamente como en lo que respecta a la protección medioambiental. 

El problema ambiental al que se enfrenta Visegrado es “de largo plazo y resolverlo no será ni fácil ni barato”, dijo Todorovic. "Pero debemos trabajar para resolverlo".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Conmoción y protestas en Bosnia por el asesinato de una mujer transmitido en directo por las redes sociales

NO COMMENT: Toneladas de peces muertos en Brasil por un vertido ilegal

Turismo excesivo: Atenas estudia la amenaza y las soluciones