La OIEA afirma que los vertidos de aguas tratadas de la central nuclear de Fukushima son seguros

Grossi, durante su visita a la central nuclear de Fukushima Daiichi este miércoles
Grossi, durante su visita a la central nuclear de Fukushima Daiichi este miércoles Derechos de autor Eugene Hoshiko/AP
Por Euronews con AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La agencia atómica de la ONU señaló este miércoles en Fukushima que el actual vertido de aguas residuales radiactivas, tratadas en la planta de energía nuclear en ruinas, ha cumplido con los estándares de seguridad, y que cualquier restricción sobre los productos de la región “no es científica”.

PUBLICIDAD

El director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, se unió a autoridades locales y representantes de grupos pesqueros y empresariales en una reunión en Fukushima, donde les aseguró que los vertidos se están llevando a cabo "sin impacto para el medio ambiente, el agua, los peces y los sedimentos".

Grossi, que llegó a Japón el martes, visitó Fukushima por primera vez desde que comenzó el vertido del agua tratada en agosto.

Grossi examinó las instalaciones de vertido y muestreo este miércoles, acompañado por Tomoaki Kobayakawa, presidente del operador de la planta, Tokyo Electric Power Company Holdings. La última vez que visitó la planta fue en julio, después que la OIEA indicara que el impacto de los vertidos sería solo insignificante. Un informe exhaustivo de la OIEA concluyó posteriormente que los vertidos cumplen con las normas internacionales de seguridad.

Los vertidos suponen el comienzo de un largo proceso, según Grossi

El desastre de 2011 dañó el suministro de energía de la planta de Fukushima y las funciones de enfriamiento del reactor, provocando la fusión de tres reactores y la acumulación de grandes cantidades de aguas residuales radiactivas. Después de más de una década de trabajos de limpieza, la planta comenzó a verter el agua después de tratarla y diluirla con grandes cantidades de agua de mar el 24 de agosto, iniciando un proceso que se espera que lleve décadas.

Los grupos pesqueros y los países vecinos, incluida China, se han opuesto a los vertidos. China prohibió todas las importaciones de productos del mar japoneses inmediatamente después de que comenzaran los vertidos.

A pesar de los temores de que el vertido de agua perjudicaría aún más a la muy afectada industria pesquera de Fukushima, su reputación a nivel nacional no se ha visto dañada. La prohibición de China sobre los productos del mar japoneses afectó principalmente a los exportadores de vieiras en Hokkaido. Tokio ha destinado un fondo de más de 100 mil millones de yenes (680 millones de dólares, o unos 621 millones de euros) que incluye compensaciones y otro tipo de apoyo, incluidas medidas para ayudar a encontrar otros destinos de exportación.

Los vertidos son el comienzo de un largo proceso, dijo Grossi, destacando la importancia de la "transparencia, la precisión técnica y el diálogo y la consulta abiertos y honestos". Grossi destacó además que la OIEA tiene su propia oficina y laboratorio en la planta de Fukushima para seguir de forma independiente el proceso.

También indicó que seguiría regresando a Fukushima y que está abierto a escuchar las preocupaciones y necesidades de los residentes.

El Gobierno del primer ministro Kishida ha dado marcha atrás sobre los planes para acometer una eliminación gradual de la energía nuclear, y está acelerando su uso en respuesta al aumento de los costes del combustible a raíz de la invasión rusa de Ucrania y la presión para cumplir los objetivos de descarbonización.

El martes, Grossi expresó su apoyo al aumento de la capacidad nuclear de Japón, ya que el país lo considera una fuente de energía estable y limpia.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Fuga de agua radiactiva en la central nuclear de Fukushima

Japón asegura que los niveles de radiactividad en el agua están por debajo del límite legal

El OIEA respalda el vertido de aguas de Fukushima y dice que "cumple los estándares"