¿Por qué España quiere frustrar la compra de Talgo por un holding húngaro?

Tren Talgo estacionado.
Tren Talgo estacionado. Derechos de autor Rafiq Maqbool/Copyright 2016 The AP. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistribu
Derechos de autor Rafiq Maqbool/Copyright 2016 The AP. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistribu
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Ministros como Óscar Puente o Jordi Herreu se han mostrado en contra de que la empresa húngara Magyar Vagon adquiera la compañía por sus posibles relaciones con Vladímir Putin.

PUBLICIDAD

Hasta hace unos días, todo iba sobre ruedas y los últimos movimientos empresariales hacían suponer que la compra de Talgo por parte del holding húngaro Ganz-Ma Vag Europe llegaría a su destino. Pero la operación se ha torcido. 

Por 620 millones de euros (5 euros por acción), el grupo de Budapest iba a adquirir la totalidad de la compañía española que actualmente pertenece al Fondo Trilantic. Pero el Gobierno español desconfía de este movimiento y no se lo pondrá fácil a los empresarios. 

El ministro de Transportes ha sido tajante. Óscar Puente ha llegado a afirmar que va a hacer todo lo posible para evitar la compra. No es el primer miembro del Gobierno que se opone. El titular de Industria asegura que Moncloa se plantea declarar a Talgo como empresa estratégica para frustrar la operación. 

¿Por qué desconfía el Gobierno español del holding húngaro que quiere comprar Talgo?

El Ejecutivo sospecha que detrás de la compra de Talgo por parte de Ganz-Ma Vag Europe pueda haber determinados fines geoestratégicos. Existe el temor de que Rusia esté detrás de la incursión de los húngaros en el sector del ferrocarril español. 

'Euronews' ha investigado este holding para saber a quién pertenece. Se trata de uno de los mayores conglomerados de Hungría y está especializado en el transporte ferroviario, un sector en el que trabaja el embrión de la empresa actual desde el siglo XIX. 

Pero este grupo está formado, a su vez, por dos gigantes empresariales: la empresa Magyar Vagon, poseedora de el 55% de las acciones de Ganz-Ma Vag Europe; y Corvinus un fondo estatal que tiene el 45% restante. 

Hasta aquí todo parece normal y no tendría que haber ningún problema. Pero las principales sospechas nacen de la sombra que hay sobre el principal hombre de la compañía: Andras Tambor.

Tambor es uno de los principales directivos del consorcio húngaro. Está considerado uno hombre muy cercano al actual primer ministro de Hungría, el ultraconservador Víktor Orbán

Las conexiones entre Andras Tambor y Víktor Orbán son claras: el empresario formó parte de su gabinete de seguridad según fuentes de toda solvencia. A su vez, es pública la buena relación de Orbán con el régimen de Vladímir Putin

Si nos centramos, además, en la principal empresa poseedora del consorcio, Magyar Vagon, cabe destacar que su fundador es Kristóf Szalay-Bobrovniczky, el actual ministro de Defensa húngaro. 

Todo esto ha hecho saltar las alarmas en Moncloa, pues son algunas de las razones por las que el Gobierno español quiere evitar que Talgo acabe siendo propiedad de dicho grupo húngaro. 

¿Qué pasa si el Gobierno declara a Talgo una empresa estratégica?

Declarar Talgo empresa estratégica de España podría servir para frustrar la operación porque, en ese caso, la compra necesitaría de la aprobación de la Junta de Inversiones Exteriores del ministerio de Economía. 

En caso de que la Junta aprobase la compraventa, esta todavía tendría que ser ratificada, a su vez, por el Consejo de Ministros y, en vista de las declaraciones de los titulares de Transportes e Industria, parece que el gabinete de Sánchez no daría su visto bueno

No obstante, aunque todo hace pensar que ese es el plan del Gobierno para evitar las pretensiones de los empresarios Húngaros, Talgo podría no reunir las condiciones para considerarse empresa estratégica dado que hay otras en España (como Alstom o Siemens) que prestan su mismo servicio, aunque si analizamos Talgo en profundidad, sí que tiene una particularidad.

Los modelos de sus trenes son los únicos que cuentan con un ancho de vía variable en toda Europa. Solo ese elemento diferenciador podría permitir al Gobierno justificar su plan de hacerla "invendible" a los húngaros.

¿Cómo es el ancho de vía en España?

El ancho de vía en España es diferente al del resto de países de Europa. Un tren español, por tanto, no podría pasar de nuestras fronteras si no fuera porque cuentan con la tecnología de Talgo que les permite adaptarse a otro tipo de raíles. 

La razón por la que la red ferroviaria del país es única podría deberse a motivos de defensa y seguridad nacional, pues si bien los trenes españoles pueden trasladarse a otros países adaptando su ancho de vía, los extranjeros no podrían acceder a territorio nacional, lo que protege las fronteras en el hipotético caso de una invasión, por ejemplo. 

El futuro de Talgo, en estos momentos, está en el aire y pasa por ver qué pasos da finalmente el Ejecutivo español en su objetivo de evitar la compra. Por el momento parece que el plan de Magyar Vagon podría acabar descarrilando sin llegar al final de trayecto.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Una nueva huelga de maquinistas de tren en Alemania coincide con un paro de personal de Lufthansa

Millones de pasajeros de tren y avión afectados por una nueva huelga de transportes en Alemania

Talgo fabricará para la alemana Deutsche Bahn 23 trenes por 550 millones de euros