El 70% de los españoles se vacunaría contra el Covid, el 42% cree que "lo peor está por llegar"

Una familia en el parque del Retiro de Madrid   -   Derechos de autor  Paul White/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved

La mayoría de los españoles, un 70%, se vacunarían contra el nuevo coronavirus si existiera una vacuna. El 42% cree que lo peor está por llegar y más del 60% están preocupados o muy preocupados por la situación. Además y pese al debate público, una abrumadora mayoría apoya el uso obligatorio de la mascarilla, hasta el punto de que solo el 6,5% está "nada o poco de acuerdo".

Son algunos de los resultados que arroja la primera ronda de encuestas sobre la percepción y los conocimientos de los españoles frente al Covid-19 elaborado por el Instituto Carlos III.

El estudio muestra una población preocupada, pesimista y que teme ser víctima de las formas graves de la enfermedad pero bastante bien informada sobre el virus, la enfermedad y las medidas de prevención.

El estudio COSMO-Spain forma parte de un esfuerzo coordinado por la Organización Mundial de la Salud en 31 países para mejorar la información de los ciudadanos sobre la pandemia y ayudar a combatirla.

Según el estudio, los españoles consideran que el mejor método para evitar el contagio es lavarse las manos frecuentemente, por delante de mantener la distancia física, toser en el codo o llevar mascarilla, que llega en cuarto lugar con un digno 85% de las respuestas.

La mayoría de los encuestados, algo más de 1.000, mujeres y hombres a partes iguales, están bien informados sobre las formas de contagio del virus y las situaciones en las que se puede contraer con más facilidad.

La mayoría también, afirma haber seguido las recomendaciones. Sobre todo el lavado de manos y el respeto de las distancias de seguridad.

Así, la mayoría señala las gotículas de saliva al hablar o toser como las formas de contagio más frecuentes, seguido del contacto con una persona infectada o con superficies contaminadas.

Los lugares concurridos, el transporte público y los centros sanitarios se perciben como los lugares con mayor riesgo de contagio.

Las personas encuestadas muestran un buen conocimiento sobre los síntomas y el 97% considera que las personas sin fiebre son contagiosas.

En caso de segunda ola generalizada: confinamiento generalizado, no

El estudio pregunta a los encuestados qué medidas apoyarían en caso de que se produzca una segunda ola generalizada. La mayoría está de acuerdo con prohibir eventos de masas, incluso confinar los núcleos urbanos más afectados o las provincias.

Lo que menos seduce es volver a cerrar empresas y negocios, no esenciales, volver a instaurar horarios de salida en función de la edad y las actividades (deportivas, compra) o proclamar otra vez el estado de alarma.

Más de la mitad estaría a favor de confinar a los mayores de 70 años.

Sobre la valoración de las medidas tomadas hasta ahora por el Gobierno, el apoyo al uso obligatorio de la mascarilla es abrumador. Por lo demás, lo peor valorado son la apertura de la fronteras, de los centros deportivos, de los eventos culturales y de los bares y restaurantes.

La mayoría de los españoles parece apoyar medidas restrictivas.

En el uso de la mascarilla que ha dado bastante que hablar, el apoyo a su obligatoriedad es abrumador. El 94% cree que sirve para evitar contagiar a los demás, mientras que el 70% señala su utilidad para protegerse deser infectado. El 86% señala, de manera correcta, que las mascarillas tienen que tapar la nariz y la boca, pero todavía hay quien cree que hay que quitársela para toser o estornudar (un 10%).

La paradoja de las fuentes de información: las menos fiables, las más consultadas

Curiosamente, aunque la mayoría de los encuestados considera que la página web del Ministerio de Sanidad es la fuente más fiable de información sobre el virus, el 30% reconoce que no la consulta nunca o casi nunca.

Más de la mitad se informa a menudo o muy a menudo en los telediarios de las cadenas y a través de Internet. Les siguen como fuentes de información preferidas la prensa, los programas de debate y las redes sociales.

Paradójicamente una vez más la fuente de información que inspira más confianza a los encuestados son los profesionales sanitarios, seguidos de la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Sanidad. Las que menos, las redes sociales, los programas de debate de radio y TV e Internet, que a la vez están entre los más consultados.

Ver la versión original


Ver la versión original