NewsletterNewsletterEventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Ómicron, altos niveles de deuda y presiones inflacionarias, un cóctel explosivo para la economía

Ómicron, altos niveles de deuda y presiones inflacionarias, un cóctel explosivo para la economía
Derechos de autor Andrew Harnik/AO
Derechos de autor Andrew Harnik/AO
Por Euronews en español con EFE, AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El Banco Mundial prevé una desaceleración pronunciada del crecimiento de la economía global: del 5,5% en 2021, al 4,1% en 2022 y el 3,2% en 2023.

PUBLICIDAD

El Banco Mundial alerta de una desaceleración pronunciada del crecimiento de la economía mundial en 2022 y 2023.

La pandemia, con la rápida propagación de ómicron, seguirá siendo un elemento desestabilizador, agudizando la escasez de mano de obra y los problemas en la cadena de suministro.

"La COVID todavía está con nosotros. Estamos experimentando, por supuesto, la ola ómicron. Los niveles de deuda son bastante altos. Tenemos presiones inflacionarias. Tenemos desafíos relacionados con el clima. Cuando pones todo esto con un espacio político muy limitado en mercados emergentes de economías en desarrollo, estos riesgos aumentan la posibilidad de un aterrizaje forzoso", explica Ayhan Kose, director del Grupo de Perspectivas del Banco Mundial. 

Según las previsiones del Banco Mundial, el crecimiento a nivel global pasará del 5,5% de 2021, al 4,1% este año, y al 3,2% en 2023.

Respecto a la zona euro, sitúa el crecimiento económico en un 4,2% para 2022, frente al 5,2% en 2021.

Por su parte, la economía estadounidense crecerá un 3,7% este año, frente al 5,6% del pasado.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La inflación golpea el paladar mexicano | Las limas aumentan su precio un 153 %

Estados Unidos registrar en diciembre una tasa interanual de inflación del 7 %, la mayor desde 1982

Disminuyen las ventas de coches en Europa: ¿Está en juego el futuro de los vehículos eléctricos?