This content is not available in your region

La inflación golpea el paladar mexicano | Las limas aumentan su precio un 153 %

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
Limas en un mercado de Ciudad de México
Limas en un mercado de Ciudad de México   -   Derechos de autor  AP Photo

**Los precios suben como la espuma y los mexicanos lo sienten en el bolsillo, pero también en el paladar. El país norteamericano acabó 2021 con una inflación del 7,36 %, la más alta en dos décadas. El impacto es evidente en los alimentos frescos y, en particular, en uno, la lima, cuyo precio ha aumentado un 153 % en un año. **

La lima es un elemento indispensable de la gastronomía mexicana, presente en casi todos sus platos cotidianos, empezando por el guacamole y los tacos. En un año, su precio se ha incrementado en un 153 %. Daniel Velásquez es vendedor en la Central de Abastos de Ciudad de México.

"Sí ha subido demasiado, de estar a 10, 15 pesos a 65. Eso es un exceso. Ya ni para hacerse agua de limón", comenta. 

Ya ni para hacerse agua de limón
Daniel Velásquez
Vendedor en un mercado

En Ciudad de México, el precio del kilo de lima ronda los 65 pesos el kilo, pero en algunos comercios del norte y el centro del país puede alcanzar los 120 pesos, más de cinco euros. 

Inflación, malas cosechas e inseguridad en los estados productores

Las causas de este fenómeno son múltiples. A la inflación generalizada se suma una caída de la producción de limas, de alrededor de un 4 %, debido a las heladas y al cambio climático. Otro factor relevante es la injerencia del crimen organizado en los estados productores, Colima y Michoacán, que interfiere en la distribución de los cítricos.

El presidente López Obrador ha dicho que la presión inflacionaria, que sufren países de todo el planeta, es un reto para su Gobierno, un reto acuciante para muchos consumidores mexicanos.

Ya no se les puede dar una alimentación correcta a los niños

"Ya no se les puede dar una alimentación correcta a los niños, porque les quita uno por decir la carne o les quita uno la fruta, una cosa u otra. No se les puede dar todo", se lamenta una mujer. 

Suben los alimentos, pero también la energía para prepararlos.

El precio prohibitivo del cítrico más simbólico de la gastronomía mexicana está dejando un sabor muy amargo en la boca de la gente. Según los analistas, sus precios podrían mantenerse elevados en febrero y marzo.