EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

El FMI mejora las previsiones económicas para la eurozona y Rusia

El FMI es ahora más optimista respecto a las previsiones económicas.
El FMI es ahora más optimista respecto a las previsiones económicas. Derechos de autor Michael Sohn/Copyright 2022 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Michael Sohn/Copyright 2022 The AP. All rights reserved
Por Jorge Liboreiro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Se espera que la eurozona crezca un 0,7% este año.

PUBLICIDAD

La perspectiva de una recesión en la eurozona se desvanece a medida que el Fondo Monetario Internacional (FMI) mejora moderadamente sus previsiones económicas para el bloque. Ahora se prevé que la eurozona crezca un 0,7% este año -frente al 0,5% de la previsión anterior- y un 1,6% en 2024.

Alemania, la potencia industrial del continente, registrará un crecimiento de sólo el 0,1%, un resultado tímido pero que supone un aumento considerable respecto al -0,3% estimado en octubre. Francia crecerá un 0,7% e Italia un 0,6% en 2023.

En sus últimas previsiones, publicadas este martes, el FMI destaca la resistencia y adaptación de la economía europea frente a la guerra de Rusia en Ucrania, la crisis energética y la inflación disparada, pero advierte de que los riesgos y la incertidumbre siguen siendo elevados.

"Hay muchos riesgos, pero nuestro escenario de referencia es que la zona euro no entre en recesión este año", ha asegurado a Euronews Petya Koeva Brooks, Directora Adjunta del Departamento de Estudios del FMI. "Un crecimiento del 0,7% no es, en términos históricos, una gran cifra. Pero también esperamos que la situación toque fondo y que las perspectivas sean mejores en 2024".

Las industrias europeas han estado este último año en la cuerda floja mientras intentaban mantener costes de producción bajos para evitar la quiebra. Un esfuerzo que les ha llevado a  rediseñar líneas de producción establecidas desde hace tiempo. La sombra del racionamiento de gas ha pesado sobre el sector industrial ya que hogares y servicios públicos se consideran la máxima prioridad en caso de grave escasez.

"Ha sido un gran shock de suministro y hemos visto muchos ajustes en todo eso. Esto no significa que vaya a ser fácil", ha dicho Koeva Brooks. "Pero también es una oportunidad para que las empresas, una vez más, diversifiquen sus fuentes de energía y pasen potencialmente a modos de producción menos dependientes de la energía, lo que también sería bueno a largo plazo", ha asegurado.

La actualización del FMI se produce en un momento en que los precios del gas en Europa han vuelto a caer a los niveles de antes de la guerra: Title Transfer Facility (TTF), el principal centro de comercio del continente, cerró el viernes a 55,4 euros por megavatio-hora, niveles no vistos desde diciembre de 2021.

La reciente caída de los precios del gas ha llevado a varias instituciones y bancos, como J.P. Morgan y Goldman Sachs, a declarar que la eurozona debería salir de una recesión, que muchos habían calificado de inevitable cuando Vladimir Putin lanzó la invasión de Ucrania.

Rusia crecerá lentamente entre sanciones

Para la economía mundial, las últimas previsiones del FMI auguran un crecimiento del 2,9% en 2023 y del 3,1% en 2024.

Además de la guerra y la crisis energética, el organismo señala el repunte de la COVID-19 en China, la subida de los tipos de interés, la inestabilidad financiera y la fragmentación geopolítica como factores que podrían lastrar el avance económico de este año. Sin embargo, "los riesgos adversos se han moderado" desde la anterior previsión, afirma el FMI, lo que ha llevado a revisiones al alza en la mayoría de los países analizados.

La mejora más pronunciada se observa en Rusia, que, a pesar del amplio abanico de sanciones occidentales, ahora se prevé que crezca un 0,3% en 2023, lo que supone un enorme salto desde la contracción del -2,3% estimada en octubre.

El FMI afirma que Rusia está encontrando nuevos clientes fuera de Occidente al reorientar el comercio "de los países sancionadores a los no sancionadores". El fuerte gasto público para sostener al ejército y la invasión de Ucrania también ha ayudado a mantener la actividad económica en medio de la agitación.

Pero, ha advertido Koeva Brooks, el impacto de las sanciones occidentales aún no se ha materializado en su totalidad.

"La economía rusa depende bastante de los bienes de capital procedentes de los países occidentales. A medida que pasa el tiempo, esperamos que el impacto de las sanciones sea mayor", declaró a Euronews.

"Si miramos a medio plazo, en 2027, el nivel de producción que proyectamos para la economía rusa es significativamente inferior al que había antes de la guerra. Se espera que la guerra tenga un impacto permanente y considerable en la economía rusa".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Qué es la inflación subyacente y qué nos dice del estado de la economía europea?

El ministerio de Economía español introduce medidas de alivio hipotecario frente a la inflación

Los 10 países más populares para viajar este año