EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

¿Confiaría sus finanzas a un robot?

Un humano y un robot se dan la mano.
Un humano y un robot se dan la mano. Derechos de autor Canva
Derechos de autor Canva
Por Eleanor Butler
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El roboasesoramiento puede ser una opción barata y de poco esfuerzo para los inversores no profesionales, pero la falta de intervención humana también tiene sus inconvenientes.

PUBLICIDAD

Incluso antes del auge de la IA, las tareas humanas estaban cada vez más automatizadas. Retrocedamos 50 años en el tiempo y, ya sea en un banco, en una estación o en una fábrica, veremos a más empleados realizando trabajos que ahora hacen las máquinas. El año 2008 se cita ampliamente como el año de nacimiento de los servicios automatizados de asesoramiento financiero, también conocidos como roboasesores.

Antes de esa fecha, existían programas informáticos profesionales, pero a finales de la década de 2000 se fundó el primer sitio web de "roboadvisors" disponible al público, conocido como Betterment. Según Investopedia, el sector del "roboadvising" (roboasesoramiento) ha experimentado desde entonces un periodo de "crecimiento explosivo", y se espera que los activos de los clientes gestionados alcancen los 3 billones de dólares, o 2,78 billones de euros, a finales de 2023.

Para 2027, se prevé que esta cifra alcance los 5 billones de dólares (unos 4,6 de euros) en todo el mundo.

¿Qué hacen exactamente los roboasesores?

Como hoy en día hay una amplia gama de roboasesores entre los que elegir, no hay una explicación única de cómo funcionan, pero podemos empezar centrándonos en su función más conocida: la gestión de carteras de inversión. Cuando se suscribe a un determinado producto robotizado, se le pide que introduzca información sobre sí mismo, que generalmente se centra en aspectos como su aversión al riesgo, sus objetivos y el tiempo que desea dedicar a su cartera.

Basándose en estas respuestas, el software podrá crear un plan de inversión a medida, aunque los distintos productos tienen diferentes niveles de personalización y automatización. Los 'roboadvisors' suelen ser una buena opción para personas ocupadas que se inician en el mundo de la inversión, ya que los algoritmos pueden hacer gran parte del trabajo pesado.

¿Cuánto cuestan?

'Euronews Business' preguntó a Matthias Fischer, catedrático de Banca y Finanzas de la Universidad Técnica de Núremberg (Alemania), qué consejos daría a las personas que utilizan roboasoeres por primera vez. Sugiere que hay que conocer el nivel de riesgo que se asume (una mayor proporción entre acciones y bonos en la cartera es una apuesta más arriesgada), pero el profesor Fischer también dijo a los inversores que tuvieran cuidado con las elevadas comisiones.

Aunque algunas empresas no cobran una cantidad fija por utilizar sus roboasesores, la mayoría piden una comisión de gestión, lo que significa que un porcentaje de sus activos se deducirá de su cuenta a intervalos regulares.

También hay que tener en cuenta otro nivel añadido de gastos, que es lo que pagará a las empresas de fondos cotizados en bolsa (ETF). En términos sencillos, un ETF es una cesta de diferentes inversiones, como acciones, bonos y materias primas, y este paquete es propiedad de un proveedor. Los inversores (como los que utilizan roboasesores) pueden comprar una acción de esa cesta y obtener dividendos de ella, pero tendrán que pagar una comisión.

Dicho esto, los ETF suelen tener comisiones más bajas que otros tipos de fondos, y el coste global de utilizar un roboasesor suele ser mucho menor que el que pagaría si buscara asesoramiento humano. Por ello, muchos partidarios afirman que tienen el potencial de democratizar la orientación financiera y reducir la desigualdad.

Marie Brière, responsable de Inteligencia de los Inversores y Colaboración Académica del Instituto de Inversión Amundi de Francia, afirma que el roboasesoramiento es más accesible desde el punto de vista financiero que el asesoramiento tradicional y explica que el software tiende a ser más eficaz para los menos pudientes. Esto se debe a que "los inversores tienden a tener una baja inversión en renta variable" para empezar, dijo, lo que significa que el robot puede añadir un mayor beneficio.

¿Hay que fiarse de sus consejos?

Uno de los factores clave que determinarán el crecimiento del sector del roboasesores es la confianza del consumidor. De momento, varios estudios intentan medir cuánta fe tienen realmente los inversores en el asesoramiento financiero automatizado, pero es probable que los niveles de confianza aumenten a medida que más miembros de la generación conocedora de la tecnología empiecen a invertir.

Ofrecer una explicación detallada del funcionamiento de las decisiones del roboasesor es una forma importante de mejorar la confianza del usuario, según Brière. Además, el uso de asesores automatizados conlleva menos riesgos que hablar con humanos.

Los roboasesores [...] son, de hecho, menos propensos a los sesgos que los asesores humanos", afirma Brière. "Por ejemplo, algunas investigaciones han demostrado que los jóvenes y las mujeres suelen estar peor atendidos por sus asesores financieros humanos
Marie Brière
Responsable de Inteligencia de los Inversores y Colaboración Académica del Instituto de Inversión Amundi de Francia

Según la Junta de Normas del Planificador Financiero Certificado (CFP), solo el 23,6% de todos los asesores registrados en CFP en los EE.UU. en 2022 eran mujeres, y solo el 1,9% eran negros. Dadas estas disparidades, algunos argumentan que el asesoramiento ofrecido a los grupos subrepresentados estará menos adaptado a sus necesidades específicas.

No creo que podamos sobrestimar la importancia de los asesores financieros humanos de cara al futuro
Scott Smith
Director de Relaciones de Asesoramiento en Cerulli Associates

Scott Smith, director de Relaciones de Asesoramiento de Cerulli Associates, coincidió en que los roboasesores son una opción menos arriesgada para los inversores porque no tienen "ningún revestimiento emocional subjetivo", lo que significa que no actuarán por intuición. Dicho esto, explicó que una vez que las inversiones son mayores, los roboasesores tienen sus limitaciones, ya que les resulta más difícil integrar en sus cálculos factores más suaves como la dinámica familiar y la salud.

"Cuando la vida empieza a ser más compleja, vas a querer más cosas [...] casarse, criar a los hijos, compartir todas esas cosas, esas son más grandes que una simple cartera". En estos casos, otra opción posible para los inversores es utilizar un roboasesor híbrido. Esto significa que existe la opción de hablar con un experto humano, aunque el servicio de inversión está parcialmente automatizado. "No creo que podamos sobrestimar la importancia de los asesores financieros humanos de cara al futuro", dijo Smith, un mensaje que sin duda será bien recibido por los profesionales del sector.

- El contenido de este artículo no constituye asesoramiento en materia de inversión.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

"Potencialmente desastroso" para la innovación: El sector tecnológico dice que la Ley de Inteligencia Artificial de la UE va demasiado lejos

La artista española Alicia Framis, la primera mujer en casarse con un holograma

Descifrando el euro digital: Así funcionará la nueva moneda virtual europea