EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Rolando Villazón, un director apasionado

En colaboración con
Rolando Villazón, un director apasionado
Derechos de autor 
Por Katharina Rabillon
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La opereta "Die Fledermaus" de Johann Strauss en la Deutsche Oper de Berlín.

Rolando Villazón es uno de los artistas más versátiles de nuestro tiempo, un famoso tenor, director de teatro y novelista.

"Die Fledermaus" es su sexta producción como director de escena. "Musica" tuvo la oportunidad de filmar el ensayo de piano y echar un vistazo entre bastidores.

Rolando Villazón, director de teatro, dice:

"Me gusta dar a mis compañeros, a los cantantes, como director de escena que soy, un camino, líneas claras para que sepan exactamente en dónde tienen que estar, cuáles son los movimientos que tienen que hacer, cuál es la razón por la que lo hacen, incluso gestos que tienen que hacer. Los movimientos, la coreografía… permiten al cantante ser libre".

Thomas Blondelle, comenta:

"En primer lugar tengo que decir que trabajar con Rolando fue un sueño. Yo ya lo conocía obviamente cuando empecé, él ya era una estrella en todo el mundo y ahora voy a trabajar con él en persona. Tardé tres días en asimilarlo y decir: Ahora sí que tengo que ir a trabajar, no puedo tener miedo".

La experiencia de Rolando en el escenario es de gran valor para los cantantes.

Annette Dasch, recalca:

"Realmente creo que ayuda. Puedes sentir su actitud cariñosa, nunca sobrepasa los límites... cuando lo hace te dice: No puedo presionarlos más, los dejo ir a casa.

Además siente cuando alguien necesita un abrazo o un cumplido. Tiene una gran intuición".

Thomas Blondelle, comenta:

"Él sabe lo que es importante para los cantantes. Estaba muy preparado y sabía lo que quería. Al mismo tiempo, era capaz de transmitir sus ideas tan bien que los cantantes teníamos la impresión de que se nos había ocurrido a nosotros mismos. Esto es muy importante y él es muy bueno para eso".

Rolando Villazón, asegura:

"El tiempo de ensayo es agotador pero maravilloso, son 15 horas al día pensando, cambiando cosas. Hay que adaptarse a las ideas de los intérpretes, a lo que estás viendo… para que quede reflejado al final. Cuanto más se acerca el estreno, más se aleja el director".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El Premio Karajan para Jóvenes Directores en el Festival de Salzburgo, "un trampolín increíble"

Austria | Jóvenes compiten por ser el mejor maestro de orquesta: Premio Herbert von Karajan

Nueva York| 'Champion': una obra maestra innovadora de la vida del boxeador Emile Griffith en el Met