This content is not available in your region

'The Squid Game', la serie de Netflix se convierte en un fenómeno mundial

euronews_icons_loading
Captura de imagen de "The Squid Game"
Captura de imagen de "The Squid Game"   -   Derechos de autor  Netflix vía AP
Por Carmen Menéndez

La serie surcoreana The Squid Game (El juego del Calamar) se ha convertido en un fenómeno mundial de masas. Según Netflix ha sido el mejor estreno en la historia de la plataforma, con 111 millones de espectadores en sus primeros 28 días de emisión, eclipsando a otros grandes éxitos como Bridgerton, Gambito de Dama o La Casa de Papel.

La serie trata de una competición en la que cientos de personas luchan a vida o muerte por un premio multimillonario.

"Más allá del hecho de que es original y de que tiene una buena actuación y una buena dirección, y está bien producida, creo que el mensaje de la desigualdad social es muy fuerte en 'Squid Game', muy parecido al de 'Parasite'. Hay una sensación real de que las personas que acaban en "Squid Game" no pueden tener éxito, por mucho que lo intenten, de que el sistema está en su contra", explica Joan MacDonald, de la revista Forbes.

El fenómeno ha impulsado a los productos derivados, como las zapatillas Vans que visten sus protagonistas, que han aumentado sus ventas en un 7800 por ciento.

Preocupación por los juegos violentos en los patios de los colegios

Pero también están surgiendo problemas y polémicas. En los patios de los colegios de Bélgica y el Reino Unido los niños han empezado a recrear los brutales juegos de la serie, clasificada para mayores de 16 años. Profesores y padres se inquietan.

"Mi hijo, que sólo tiene 13 años, dice: 'Oh, estáis hablando de 'Squid Game'. Y yo pienso: "¿Cómo es posible que hayas oído hablar de esa serie? Y me dice: "Bueno, en YouTube hay un montón de vídeos. Hay fans que crean videojuegos basados en los personajes de "Squid Game". Así que, aunque la serie se haya creado para un público maduro, el marketing se ha extendido para que sea accesible, para que resulte familiar a los preadolescentes y a los adolescentes", se lamenta Melissa Henson, directora de programas de Parents Television and Media Council.

Ni siquiera las autoridades chinas han podido frenar la avalancha. Pese al bloqueo de Netflix, la serie se ha vuelto popular en el país gracias a los sitios ilegales de streaming.