Alessandra Mussolini: cómo la descendiente del dictador fascista se convirtió en defensora del colectivo LGBTQ

Alessandra Mussolini en una sesión de fotos para celebrar el Orgullo. 23 de junio de 2021.
Alessandra Mussolini en una sesión de fotos para celebrar el Orgullo. 23 de junio de 2021. Derechos de autor Piergiorgio Pirrone/LaPresse
Por Andrea Carlo
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Esta eurodiputada italiana de 60 años ha sido durante mucho tiempo una de las más firmes defensoras del legado de su abuelo. Entonces, ¿por qué aboga ahora por los derechos LGBTQ+?

PUBLICIDAD

"Más vale fascista que maricón".

Estas desagradables palabras, pronunciadas en el popular programa de entrevistas italiano Porta a Porta en 2006, definieron la imagen de Alessandra Mussolini, una de las políticas italianas más conocidas y, como probablemente habrán adivinado, nieta del dictador fascista Benito Mussolini.

La heredera de Mussolini, de 60 años, se hizo famosa por ser una paradoja viviente: una antigua estrella del pop y actriz de cine (la veterana de Hollywood Sophia Loren es su tía materna) convertida en parlamentaria de extrema derecha y orgullosa defensora del legado de su abuelo, desafiando las leyes antifascistas vigentes en Italia. Y, de alguna manera, también puede añadir a su currículum ser la némesis de Jim Carrey en Twitter.

En una carrera llena de contradicciones, Alessandra Mussolini no ha defraudado, ya que la antigua archiconservadora ha experimentado una especie de conversión: recientemente se ha convertido en una apasionada defensora de los derechos LGBTQ+, hablando en televisión y en las redes sociales para defender el Orgullo y a las familias homoparentales de los ataques del actual gobierno conservador italiano.

"¿Qué te quita ver un poco de música, un poco de Orgullo, un poco de libertad?", le gritó a un periodista de derechas en un programa de entrevistas a principios de mes. "Enciérrate en casa, coge una Biblia y léela". Algunos miembros de la comunidad incluso están rebautizando a la Sra. Mussolini como "icono gay".

Entonces, ¿cómo se convirtió una de las más abiertas apologistas fascistas de Italia en una guerrera del arco iris?

Gregorio Borgia/AP2008
Alessandra Mussolini en 2008.Gregorio Borgia/AP2008

¿Quién es Alessandra Mussolini?

Romana de nacimiento y educación, Alessandra Mussolini nació de una improbable unión de las fuerzas políticas más oscuras y las estrellas cinematográficas más brillantes de la historia de Italia.

Su padre, Romano, era el cuarto hijo de Benito Mussolini, que dirigió un brutal régimen fascista de 1922 a 1943 y unió sus fuerzas a las de Adolf Hitler en la Segunda Guerra Mundial.

Su madre, Anna Maria, es hermana de Sophia Loren, una de las actrices italianas más queridas y un icono del Hollywood de los años cincuenta y sesenta.

Anonymous/AP1967
Una Alessandra Mussolini de 4 años con su tía, la actriz de Hollywood Sophia Loren. 1 de abril de 1967.Anonymous/AP1967

La sinuosa trayectoria vital de Alessandra es un reflejo de sus excéntricos orígenes.

Al principio, hizo sus pinitos en la gran pantalla de la mano de su tía Sophia, se trasladó brevemente a Los Ángeles e interpretó algunos papeles secundarios en varias producciones cinematográficas, incluida una nominada al Oscar, el drama de época de 1977 Un día especial.

En los años 80, la joven Mussolini ya posaba para Playboy e incluso publicó su propio álbum pop, Amore, que se ha convertido en un clásico de culto en Japón.

En la década siguiente, sin embargo, dejó atrás el mundo del espectáculo y decidió poner su apellido al servicio de la política.

Luca Bruno/AP
Alessandra Mussolini en 2004.Luca Bruno/AP

En representación de Nápoles, la ciudad de su madre, la Sra. Mussolini se presentó a las elecciones parlamentarias como miembro del Movimiento Social Neofascista (MSI) en 1992, el mismo año en que una adolescente Giorgia Meloni se afilió al mismo partido.

"Con mi abuelo, al menos había una postura, un sentido de la responsabilidad, un sentido común y un amor por Italia que ya no existe", declaró.

Alessandra fue finalmente elegida diputada y ejerció como tal durante 12 años hasta que, en 2003, decidió abandonar Alianza Nacional -la encarnación más reciente y moderada del MSI- tras discrepar con el rechazo del Presidente del partido al fascismo como "el mal supremo".

En 2008, Mussolini se alió con el magnate y primer ministro Silvio Berlusconi, se afilió a su partido como diputada y llegó a ser senadora y diputada al Parlamento Europeo, cargo que ocupa en la actualidad.

Y no es la única Mussolini en la política italiana: su hermanastra, Rachele, y su primo, Caio, también son políticos de derechas, miembros del partido de Meloni, Hermanos de Italia (Fratelli d'Italia).

PUBLICIDAD
AP Photo
Alessandra Mussolini en un evento de moda, 2005.AP Photo

La firma de Mussolini: Una larga lista de polémicas

A lo largo de su carrera política, Alessandra Mussolini ha sido una firme defensora del nacionalismo italiano y una especie de guardaespaldas de la reputación de su abuelo.

Como ya se ha señalado, su arrebato más infame hasta la fecha se produjo durante un debate con Vladimir Luxuria, el primer político trans de Italia, en un programa nocturno de televisión en 2006, en el que Mussolini pronunció su célebre declaración homófoba.

Sin embargo, Alessandra tiene en su haber una larga lista de escándalos y polémicas.

Andrew Medichini/AP
El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, habla con la diputada Alessandra Mussolini, durante una sesión en la Cámara Baja del ParlamentoAndrew Medichini/AP

Su prolongada y beligerante negativa a distanciarse de su apellido -que roza la ilegalidad, ya que Italia prohíbe la apología pública del fascismo- ha sido fuente de gran oprobio público.

A lo largo de los años, Alessandra ha firmado fotos de su abuelo, ha exigido a un periodista que "respetara" a su familia y ha llamado "cabrón" al actor estadounidense Jim Carrey después de que éste tuiteara un dibujo del cadáver de Benito Mussolini colgado boca abajo.

PUBLICIDAD

¿Y el 25 de abril, Día de la Liberación antifascista? Como era de esperar, Alessandra no es una gran fan.

"No lo celebro", le dijo a la presentadora de televisión Lilli Gruber allá por 2016. "Tengo este apellido... y defiendo [a mi familia]".

Como también demostró el infame comentario Porta a Porta de la señora Mussolini, su relación histórica con la comunidad LGBTQ+ de Italia no siempre ha sido la más cálida.

Alessandra, que en su día fue "muy contraria" a la ampliación del derecho de adopción a las parejas del mismo sexo, expresó su horror ante la idea de que un niño viera "a dos hombres revolcándose en la cama".

Por otra parte, la devoción servil de la política de derechas por defender el honor de su abuelo llegó incluso a afirmar que no odiaba a los homosexuales , a pesar de haber exiliado a miles de ellos a las islas Tremiti, frente a la costa de Apulia.

PUBLICIDAD

"Mi familia tenía muchas amistades con homosexuales", declaró en 2008. "No niego los [exilios], pero pintar a la familia Mussolini como homófoba es un error".

Alessandra Tarantino/AP
Alessandra Mussolini da los últimos retoques a un cartel electoral en el que se lee "Mussolini for president". 14 de marzo de 2005.Alessandra Tarantino/AP

"Cambiar significa ser libre": La conversión al arco iris

Tras décadas en las trincheras de la guerra cultural, defendiendo a ultranza los valores ultraconservadores, parece que Alessandra Mussolini ha encontrado su verdadera cara: ya no amenaza con lucir camisetas de "Viva el abuelo", sino que enarbola la bandera arco iris de la comunidad LGBTQ+.

Desde hace un par de años, la ex defensora de la línea dura se ha vestido para el Orgullo, ha defendido a las personas trans y no binarias, e incluso ha pedido más fluidez de género.

"Basta ya de sexo y sexualidad, cada uno es tan fluido como quiere", declaró el pasado octubre. "¿Quieres que yo también sea fluida?".

Recientemente, estas actitudes han provocado una especie de ruptura con la primera ministra italiana de extrema derecha, Giorgia Meloni.

PUBLICIDAD

La Sra. Mussolini se encuentra ahora en primera línea de los activistas que se oponen directamente al enfoque adoptado por el gobierno nacionalista de Meloni, que ha tomado medidas para hacer la vida más difícil a determinadas personas LGBTQ+ que viven en Italia.

Por ejemplo, cuando el mes pasado los fiscales intentaron retirar los certificados de nacimiento a los hijos de familias homosexuales, Alessandra instó al Parlamento Europeo a intervenir.

"Hay que defender a los niños de todos y de todo", argumentó, pidiendo que se reconozcan los certificados de nacimiento independientemente de cómo hayan sido concebidos los niños en cuestión.

Además, lamentó la medida del gobierno italiano, calificándola de "indigna de un país civilizado".

A principios de año, Alessandra se quejó de que los pasaportes de los eurodiputados sólo tuvieran las opciones "masculino" y "femenino".

PUBLICIDAD

El giro de 180 grados de la Sra. Mussolini hacia el rosa ha llamado la atención, pero no sólo por estar en desacuerdo con su formación política: su cambio de opinión contrasta con las tendencias más generales entre los conservadores de todo el mundo, que han empezado a adoptar actitudes más vehementemente hostiles a los homosexuales, especialmente en Estados Unidos, donde varios estados están tratando de prohibir las travestis.

¿Qué llevó a la Sra. Mussolini a repudiar su pasado e ir contra la corriente de la derecha?

Parece que el momento "Camino de Damasco" de la aguerrida política tuvo lugar en 2020, cuando Alessandra participó en la versión italiana de Bailando con las estrellas y los jueces la obligaron a disculparse por su comentario "mejor fascista que f*ggot".

Desde entonces, se abrió la caja de Pandora, y la Sra. Mussolini aún no ha vuelto a las andadas.

De hecho, en 2021, Alessandra posó para una brillante sesión de fotos sobre el Orgullo y defendió el proyecto de ley Zan, que pretendía proteger de la discriminación a las personas LGBTQ+, las mujeres y las personas con discapacidad. En octubre de ese año, el Senado la rechazó por considerarla una afrenta a la "libertad".

PUBLICIDAD

Dada la pesada carga política de Alessandra Mussolini y su inconmensurable retahíla de declaraciones problemáticas, puede que a algunos aún les cueste digerir su nueva condición de aliada queer. Pero otros miembros de la comunidad la han recibido con los brazos abiertos, señalando que las personas tienen derecho a cambiar sus posturas, algo que a menudo ocurre tras interacciones positivas con familiares o amigos.

De hecho, tal vez el factor más importante en el cambio de 180 grados de la Sra. Mussolini hayan sido sus propios hijos.

"Hablando con mis hijos, comprendí que para ellos la orientación sexual ni siquiera es un tema: es como ponerse un vestido que te puedes cambiar, y a nadie le importa cómo es".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El festival LGBT "Queer Street" toma las calles de Berlín para promover la inclusión

Alemania | El arcoíris viste las calles de Berlín en el día del Orgullo LGTBI

Activistas ecologistas frenan el desfile del Orgullo LGTBI en Londres