EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

¿Cómo se convirtió Noam Chomsky en uno de los filósofos más admirados en el mundo contemporáneo?

Noam Chomsky en su casa de Cambridge, Massachusetts, el 10 de octubre de 1977\.
Noam Chomsky en su casa de Cambridge, Massachusetts, el 10 de octubre de 1977\. Derechos de autor AP Photo
Derechos de autor AP Photo
Por Jonny Walfisz
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Aunque sus teorías sobre estructuras gramaticales y sintácticas le convirtieron en una celebridad en su campo, fue el giro de Chomsky hacia la crítica política pública lo que le hizo famoso. A partir de los años sesenta, Chomsky publicó su disidencia política contra la guerra de Vietnam.

PUBLICIDAD

Atrás quedaron los tiempos en que los filósofos eran las celebridades de moda. Primero fueron los antiguos griegos. En la época helénica, lo esencial era quién movía más las lenguas que Diógenes el Cínico, que durmió en un barril, o la ejecución pública de Sócrates por cicuta envenenada.

Unos cuantos miles de años más tarde, en Francia, surgió otra era de ‘filósofos rockstar’: las multitudes se agolpaban para escuchar los estremecedores pensamientos existencialistas de Jean-Paul Sartre o las lecturas feministas de Simone de Beauvoir.

En comparación, estamos un poco secos en lo que se refiere a filósofos famosos. Ignorando a los tipos raros obsesionados con Slavoj Žižek y a los tipos aún más raros obsesionados con Jordan B. Peterson, parece que el último bastión del filósofo famoso es el único Noam Chomsky.

Nacido en un día como hoy hace 95 años, Chomsky es natural de Filadelfia e hijo de inmigrantes judíos procedentes del Imperio Ruso.

En la Universidad de Pensilvania, Chomsky se licenció y doctoró, primero en lingüística y hebreo moderno, antes de especializarse en filosofía de la lingüística.

Siendo posiblemente el filósofo vivo más famoso que mucha gente podría nombrar, no deja de ser curioso que la formación académica de Chomsky sea de un área de la filosofía mucho más especializada que la de otros homólogos famosos.

De hecho, su mayor contribución a la filosofía académica es su teoría de la gramática universal. Sin entrar demasiado en detalles, Chomsky ha argumentado que los humanos tienen un sentido innato de la gramática lingüística que es anterior a cualquier aprendizaje del lenguaje. Por eso, sugiere, los seres humanos son tan buenos aprendiendo las complejas lenguas que hablamos desde edades tan tempranas.

Noam Chomsky, a la derecha, durante una rueda de prensa de apoyo a la flotilla con destino a Gaza en el puerto de la ciudad de Gaza, el sábado 20 de octubre de 2012.
Noam Chomsky, a la derecha, durante una rueda de prensa de apoyo a la flotilla con destino a Gaza en el puerto de la ciudad de Gaza, el sábado 20 de octubre de 2012.Hatem Moussa/AP

Aunque sus teorías sobre estructuras gramaticales y sintácticas le convirtieron en una celebridad en su campo, fue el giro de Chomsky hacia la crítica política pública lo que le hizo verdaderamente famoso.

A partir de los años sesenta, Chomsky publicó su disidencia política contra la guerra de Vietnam, y apoyó actos públicos de protesta. Esto llamó la atención del presidente Richard Nixon, que le consideraba un opositor político.

Chomsky ha seguido publicando obras de filosofía política que defienden posturas contrarias a la guerra, el antifascismo y la libertad de expresión. Estos valores llegaron a su punto álgido cuando defendió el derecho del negacionista francés del Holocausto Robert Faurisson a defender su postura, por vil que fuera.

Julian Assange, a la izquierda, junto al lingüista, filósofo y escritor estadounidense Noam Chomsky.
Julian Assange, a la izquierda, junto al lingüista, filósofo y escritor estadounidense Noam Chomsky.Yui Mok/ap

Si quiere a alguien que se manifieste a favor de políticas divisorias, desde Israel-Palestina hasta el consumismo masivo estadounidense, con la elocuencia de un académico, Chomsky es su hombre. No es de extrañar que se haya hecho tan famoso en su larga carrera como filósofo en el candelero.

Para celebrar su 95 cumpleaños, he aquí algunas de las mejores frases de Chomsky:

"Si no creemos en la libertad de expresión de la gente que despreciamos, no creemos en ella en absoluto".

"Democracia neoliberal: en lugar de ciudadanos, produce consumidores. En lugar de comunidades, produce centros comerciales. El resultado neto es una sociedad atomizada de individuos desvinculados que se sienten desmoralizados e impotentes socialmente."

"El optimismo es una estrategia para construir un futuro mejor. Porque a menos que creas que el futuro puede ser mejor, es poco probable que des un paso al frente y asumas la responsabilidad de hacerlo".

Fuentes adicionales • Angélica Parra Hernández (Traducción y texto en español)

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Noam Chomsky confirma que no asistirá a un evento de extrema derecha en Italia

Noam Chomsky: "La peor campaña terrorista en el mundo es la que está siendo orquestada en Washington"

Chomsky, rebelde con causa