This content is not available in your region

Innovador proyecto que reproduce en cautividad la ‘ortiguilla de mar’

euronews_icons_loading
Innovador proyecto que reproduce en cautividad la ‘ortiguilla de mar’
Derechos de autor  euronews
Por Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

En este episodio de Ocean, el equipo de Euronews conoce, a través de Ana Esther Ortiz Maldonado, un interesante proyecto relacionado con el medio marino que se desarrolla en las costas del sur de España.

©
Euronews©

"Esto es una antigua piscifactoría. Hemos podido usar estas instalaciones para llevar a cabo el proyecto ORTIMAR. Este proyecto consiste en reproducir en cautividad la ‘ortiguilla de mar’. Se trata de anémonas marinas, que son una especie muy explotada en las costas de Granada y de Málaga, con la finalidad de poder reintroducirlas, de nuevo, en el medio natural", explica la responsable técnica en planta de acuicultura, de iMare Natural.

©
Euronews©

"Aquí trabajamos en un circuito cerrado. Traemos el agua de mar a través de una bomba y mantenemos las anémonas vivas junto con otros organismos vivos que también llevan a cabo el efecto limpiador. Son organismos que pertenecen a otros niveles tróficos. Unos aprovechan los desechos orgánicos de otros para mantener un circuito totalmente limpio y totalmente sostenible con el medio ambiente", añade.

©
Euronews©

"Nuestro objetivo principal es la anémona. Pero también podemos introducir especies herbívoras que son capaces de comerse las algas que crecen en las paredes y en el fondo del tanque. Así, por ejemplo, tenemos erizos de mar, tenemos caracoles... También tenemos ‘filtradores’, mejillones que son capaces de filtrar la materia orgánica disuelta, como consecuencia de tener un circuito cerrado. Y, también, son capaces de filtrar las microalgas que van creciendo, al ser un sistema rico en nutrientes", afirma Ana Esther Ortiz Maldonado.

©
Euronews©

"Además, por último, tenemos especies detritívoras; tenemos cangrejos y ‘pepinos de mar’ que son capaces de comerse la materia orgánica particulada que se asienta en el fondo del tanque y comerse los restos orgánicos no ingeridos por las anémonas. De esta manera se cierra un circuito en el que el agua permanece totalmente limpia, y no necesitamos tanto consumo energético para bombear agua de mar", concluye.