EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Los países europeos se enfrentan a otro año de sequía por la falta de lluvias y un consumo excesivo

Un velero hundido sobre la línea de flotación del lago de Serre-Poncon, en el sur de Francia.
Un velero hundido sobre la línea de flotación del lago de Serre-Poncon, en el sur de Francia. Derechos de autor Daniel Cole/ AP Photo
Derechos de autor Daniel Cole/ AP Photo
Por Rosie Frost
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Europa y la región mediterránea podrían sufrir otro verano extremo este año. La Comisión Europea afirma que podría ser aún más seco que en años anteriores, y que las precipitaciones de las próximas semanas serán cruciales para determinar lo que suceda.

PUBLICIDAD

El informe del IPCC de Naciones Unidas advertía recientemente que aumenta el riesgo para el suministro de agua en todo el mundo debido a su "vampírico y excesivo consumo".

Europa lleva sufriendo sequías desde 2018, según un estudio reciente de la Universidad Tecnológica de Graz, en Austria. Los investigadores mantienen que la situación del agua es ahora "muy precaria".

Los países de todo el continente han pasado dificultades en relación al agua, incluso durante el invierno. Las pocas lluvias y nevadas hacen que las reservas, ya escasas, no se hayan restablecido durante una  estación típicamente húmeda.

En el norte de Italia, Francia y España, la situación "provoca preocupación respecto al abastecimiento de agua para uso humano, agricultura y producción de energía", según el último informe del Centro Común de Investigación (CCI) de la UE sobre la sequía en Europa.

Europa y la región mediterránea podrían sufrir otro verano extremo. La Comisión Europea afirma que podría ser aún más seco que en años anteriores, y que las precipitaciones de las próximas semanas serán cruciales para determinar lo que suceda.

Francia vive un mes sin lluvias

El pasado 20 de febrero, Francia batió un récord al pasar treinta y dos días consecutivos sin llover. El país vivió su invierno más seco en más de sesenta años.

Las nevadas en los Alpes, los Pirineos y otras cadenas montañosas también han sido muy inferiores a lo habitual. Estas precipitaciones son vitales para llenar los ríos y embalses, lo que hace temer por el abastecimiento durante el resto del año.

Casi todos los departamentos franceses sufrieron restricciones de agua en 2022, y setecientos municipios tuvieron problemas de suministro de agua potable. Varias localidades ya han introducido restricciones este año. Drôme y Ardèche están en alerta temprana por sequía. Sus autoridades piden a los habitantes reducir el consumo.

Daniel Cole/AP Photo
El bajo nivel de los ríos en los países de Europa afectados por la sequíaDaniel Cole/AP Photo

Los Pirineos Orientales, Ain, Bouches-du-Rhône y Var también están en alerta. Sus habitantes tienen prohibido regar el césped, llenar las piscinas o regar los cultivos.

El Ministro francés de Medio Ambiente Christophe Béchu anunció a principios de año que el Gobierno estaba trabajando en un plan "antisequía". Aseguró que el consumo medio de ciento cincuenta litros de agua por persona y día no era sostenible y pidió a todos los sectores que lo recortaran.

Una de las soluciones que estudia Francia es reciclar más aguas residuales. En la actualidad, sólo setenta y siete de sus treinta tres mil depuradoras cuentan con un sistema de tratamiento para el reciclado. Según Béchu, cualquier plan para reducir el consumo debe incluir esta cuestión. 

España se enfrenta a una sequía prolongada

En el noreste de España, la sequía ha alcanzado proporciones "extraordinarias", según Aemet, el servicio meteorológico del país. Las altas temperaturas y las escasas precipitaciones de los últimos tres años han llevado a esta situación. 

El suministro de agua potable a los seis millones de habitantes del área metropolitana de Barcelona podría estar en peligro. El embalse de Sau está al 9 % de su capacidad.  Se ha retirado a los peces para evitar que se asfixien.

Emilio Morenatti/AP
El embalse de Sau se encuentra actualmente al 9 % de su capacidad, según la Agencia Catalana del Agua.Emilio Morenatti/AP

Además, el agua ha sido desviada a otro embalse de la región para evitar que lo que queda no sea potable.

A pesar de una ligera recuperación durante el invierno, según Aemet, la sequía ha continuado en toda España desde enero de 2022.

PUBLICIDAD

La situación en Cataluña es la más grave. Los niveles de agua en los embalses de la región están muy por debajo de la media. Se han establecido restricciones en su uso para la agricultura y la industria. Está prohibido emplear agua potable para lavar coches o llenar piscinas.

Italia prepara un paquete de 7800 millones de euros para la crisis del agua

Italia fue uno de los países europeos más afectados por la sequía del año pasado. El Gobierno declaró el estado de emergencia en cinco regiones.

El Po es el río más largo del país: lo cruza desde la frontera con Francia y Suiza hasta el mar Adriático. En 2022, sufrió la peor sequía de los últimos setenta años. La falta de agua afectó a todos los sectores, desde la agricultura hasta la generación de energía verde.

Andrea PATTARO / AFP
La aridez en torno al río Po el pasado veranoAndrea PATTARO / AFP

Ahora, millones de personas de regiones vulnerables a la sequía, como Lombardía y Piamonte podrían sufrir más restricciones tras un invierno seco. Pero la falta de lluvias y el calor no son el único problema.

PUBLICIDAD

Italia extrae más agua potable de sus lagos, ríos y embalses que cualquier otro país de la Unión Europea, según el Instituto Nacional de Estadística de Italia (ISTAT).

ISTAT también ha informado de que los acueductos italianos perdieron el 42 % del agua que transportaban en 2020. Es la proporción más alta jamás registrada. Una de cada cuatro ciudades perdió más del 55 % del agua por fugas y, en cinco de cada siete zonas, estas pérdidas están aumentando.

El pasado 21 de marzo, la primera ministra Giorgia Meloni declaró ante el Parlamento que se estaba elaborando un "plan nacional del agua". Incluirá mejoras en las infraestructuras y una campaña de concienciación sobre la necesidad de ahorrar recursos.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

"Que Dios ayude a los que no tienen aire acondicionado": Las olas de calor arrasan Europa

Los países de la UE están lejos de cumplir sus objetivos de emisiones para 2030: España va bien

Temu, SKIMS o Shein: Las marcas de moda rápida puntúan cero en derechos humanos y políticas medioambientales