This content is not available in your region

Sin acuerdo en la extrema derecha

Access to the comments Comentarios
Por Sandor Zsiros
euronews_icons_loading
Sin acuerdo en la extrema derecha
Derechos de autor  STR/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

Por ahora no habrá un nuevo grupo de extrema derecha en el Parlamento Europeo. Sus líderes, como la francesa Marine Le Pen, de Frente Nacional, el español Santiago Abascal de Vox, o el húngaro Viktor Orbán, de Fidesz , que actualmente pertenecen mayoritariamente a dos grupos distintos, no consiguieron ponerse de acuerdo en un encuentro que se celebró en Varsovia este sábado.

Eso sí, cerraron la reunión con una declaración conjunta donde destacaban la necesidad de una “cooperación más estrecha” contra el poder de las instituciones de Bruselas. "No son los comisarios, no es la administración, no son los burócratas, no son los directores de la Comisión Europea quienes decidirán cómo debemos vivir", ha defendido el eurodiputado de Ley y Justicia, Tomasz Poreba.

Si los partidos de extrema derecha y populistas compartiesen espacio en el Parlamento Europeo formarían el tercer grupo político, solo por detrás de populares y socialistas. Ahora la mayoría se encuentran o bien en Identidad y Democracia (ID), como Vox o Frente Nacional, o en los Conservadores y Reformistas Europeos  (CRE), como Ley y Justicia. Por su parte, el húngaro Fidesz permanece sin grupo tras abandonar el Partido Popular Europeo hace unos meses.

A pesar de compartir ideas sobre soberanía nacional, migración o euroescepticismo, el partido gobernante en Polonia, Ley y Justicia, se muestra reacio a la unión ya que podría perder influencia. "Mientras ID y sus partidos miembros está mayormente aislado en el Parlamento Europeo, el CRE y especialmente Ley y Justicia no lo está. Sus eurodiputados escriben informes e incluso cuentan con la presidencia de un comité”, ha detallado el analista del German Marshall Fund, Dániel Hegedűs.

Pero también hay temas polémicos, como las relaciones con Rusia. Mientras la francesa Le Pen mantiene estrechos vínculos con el país, los polacos de Ley y Justicia están totalmente en contra. Aunque por ahora parece que el resto de partidos de la Eurocámara no tienen que preocuparse por un futuro nuevo grupo.

"Esto que ha pasado es solo para los medios. La única cosa que beneficia a todos los participantes es que pueden marcar la agenda política y llamar la atención de la prensa. Este es el único motivo de que hayan celebrado varios encuentros durante este año que nunca han producido un resultado tangible”, ha insistido Hegedűs.

En los próximos meses los líderes se volverán a reunir, esta vez en España.