This content is not available in your region

Ucrania pide entrar en la UE pero ¿es realista?

Access to the comments Comentarios
Por Aida Sanchez Alonso  & Jorge Liboreiro
Ucrania pide entrar en la UE pero ¿es realista?
Derechos de autor  © European Union 2022 - Source : EP

El presidente Volodímir Zelenski tiene un mensaje claro para la Unión Europea: Ucrania quiere formar parte de ella.

"Demostrad que estáis con nosotros. Demostrad que no nos dejaréis. Demostrad que sois realmente europeos", dijo el presidente, vestido con atuendo militar, al Parlamento Europeo el martes al mediodía.

Zelenski había firmado, el día anterior, una solicitud oficial solicitando la adhesión a la UE, un paso que cualquier país europeo puede iniciar por su cuenta. E intentando aumentar la presión, Zelenski solicitó un procedimiento acelerado para garantizar que su país se una al bloque lo antes posible.

El movimiento de Kiev llega después de las palabras de Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, que durante una entrevista con Euronews, donde parecia respaldar la oferta a Ucrania.

"Son uno de los nuestros. Son uno de nosotros y les queremos dentro", von der Leyen.

Una abrumadora mayoría de eurodiputados también respaldó la idea con una resolución no vinculante, exigiendo que Ucrania reciba el estatus de candidato de acuerdo con los tratados de la UE y un enfoque "basado en el mérito".

"Creo que hay momentos en los que necesitas tener el coraje de dar grandes pasos adelante, y si miras las ampliaciones anteriores, siempre fue una decisión política que tenía que ver con la seguridad, con la libertad", dijo Sophie en 't Veld, eurodiputada de Renovar Europa, uno de los partidos que ha votado a favor de la resolución.

Pero el camino para unirse al bloque es todo menos fácil.

De hecho, el llamado proceso de adhesión es complejo, arduo y costos y se prolonga durante varios años, incluso décadas, y requiere un compromiso excepcional por parte del país candidato, al que se le pide que implemente un largo catálogo de reformas para cumplir con normas de la UE.

Lo que es más importante, todo el proceso se basa en la voluntad política de los 27 Estados miembros. Aunque es la Comisión la que dirige las negociaciones y realiza el trabajo preliminar, corresponde a las capitales dar luz verde a todos y cada uno de los pasos del camino, por unanimidad.

La necesidad de consenso ha demostrado ser un obstáculo recurrente para la ampliación. Actualmente, Bulgaria está bloqueando las conversaciones de adhesión con Macedonia del Norte y, por extensión, con Albania, pora una disputa que une agravios históricos y lingüísticos.

Mientras tanto, los otros tres candidatos oficiales (Montenegro, Serbia y Turquía) siguen atrapados en el limbo de la negociación y sin avances a la vista. En el caso de Ankara, la fecha de inicio se remonta a 1987, aunque se considera que el proceso está congelado.

El estancamiento refleja el bajo apetito político por ampliar el bloque, con la atención centrada principalmente en disputas internas relacionadas con el retroceso democrático de algunos Estados miembros.

Pero dada su naturaleza sin precedentes, ¿podría la invasión de Rusia dar un impulso adicional a las grandes expectativas de Kiev?

Los 35 capítulos

El proceso de adhesión a la UE está diseñado para alinear completamente al país candidato con los estándares democráticos, económicos y sociales del bloque, y se considera uno de los más exhaustivos del mundo.

El procedimiento se divide en cuatro pasos principales: solicitud, candidatura, negociaciones y adhesión.

La primera, la solicitud, ya se ha producido tras la firma de Zelenski. Se espera que la Comisión examine la solicitud y publique una recomendación, ya sea apoyando o rechazando la oferta.

El Consejo puede entonces aprobar la solicitud de Ucrania por unanimidad, mientras que el Parlamento tendrá que dar su aprobación por mayoría simple.

Si todos los votos son a favor, Ucrania será oficialmente considerada candidata para unirse a la UE.

Después de eso, la Comisión presentará un marco para las negociaciones, que también debe ser respaldado por unanimidad por los 27. Es probable que se le pida a Ucrania que comience las reformas antes de que se lleven a cabo las discusiones.

El mandato de la Comisión se utiliza luego para guiar las negociaciones de adhesión, que se dividen en 35 capítulos agrupados en seis grupos principales: fundamentos; mercados internos; competitividad y crecimiento inclusivo; agenda verde y conectividad sostenible; recursos, agricultura y cohesión; y relaciones exteriores.

El proceso es estrictamente lineal: cada capítulo se abre sólo después de que el anterior se haya cerrado definitivamente. El capítulo de fundamentales, que cubre temas como la justicia, los derechos humanos y las instituciones públicas, es el primer capítulo que se abre y también el último que se cierra, lo que subraya la importancia que la UE otorga a los valores democráticos fundamentales.

European Union 2022 - Source : EP
La presidenta de la Comisión Europea durante la intervención de ZelenskiEuropean Union 2022 - Source : EP

Este énfasis en la democracia podría suponer un gran obstáculo para el camino europeo de Ucrania. El país tiene un puntaje bajo en los índices internacionales: Freedom House cree que es "parcialmente libre", mientras que The Economist lo describe como un "régimen híbrido". Reporteros sin Fronteras dice que el control de los oligarcas sobre los medios sigue siendo demasiado "fuerte".

"Después de la revolución [de Maidan] en Ucrania, el país está ciertamente en un camino prodemocrático y proeuropeo. Sin embargo, su democracia aún es frágil y el Estado de Derecho aún no se aplica adecuadamente", dice Jana Juzová, investigadora miembro de EUROPEUM, un grupo de expertos independiente centrado en la integración europea.

"En términos de democracia, Ucrania tiene una puntuación similar o incluso peor que los países de los Balcanes Occidentales. La corrupción, el funcionamiento y la independencia del poder judicial y las instituciones democráticas débiles siguen estando entre los temas más problemáticos".

Para Juzová, el hecho de que Ucrania no ejerza un control total sobre su propio territorio –Crimea fue anexionada ilegalmente por Rusia y Donbas tiene dos provincias separatistas– podría complicar aún más las cosas.

"Los candidatos a miembros de la UE deben tener fronteras claramente definidas y consolidadas, integridad territorial y resolver sus problemas bilaterales con los vecinos", dijo la investigadora a Euronews.

"Se supone, por definición, que el proceso de adhesión a la UE es muy estricto", agregó. "No sería demasiado optimista sobre las perspectivas de Ucrania de unirse a la UE a corto plazo".

'La adhesión no ocurre de la noche a la mañana'

El principal objetivo de las tortuosas negociaciones es acercar lo más posible al país candidato a todas las normas, legislaciones y estructuras políticas de la UE.

Los criterios de Copenhague, establecidos en 1993, son la primera referencia a lo largo de todo el proceso. Por ejemplo: un país que desee unirse al bloque debe ser capaz de "hacer frente a la presión competitiva y las fuerzas del mercado" dentro del mercado único de la UE.

Una vez que finalizan las discusiones sobre los 35 capítulos, se redacta un tratado de adhesión. El texto debe ser ratificado por unanimidad por el Consejo y todos los parlamentos nacionales de cada estado miembro (cámaras baja y alta), así como por mayoría de votos en el Parlamento Europeo.

En promedio, las negociaciones exitosas tardan entre cuatro y cinco años en completarse.

Austria, Finlandia y Suecia completaron la tarea en menos de dos años, mientras que Croacia, el último país en unirse a la UE, necesitó casi ocho. La velocidad está determinada tanto por el ritmo de las reformas del candidato como por el interés político del Consejo en cerrar y abrir nuevos capítulos.

"Esto no es algo que pueda suceder de la noche a la mañana. Tomará tiempo debido a los desafíos prácticos actuales y las prioridades que enfrenta la UE", dice a Euronews Corina Stratulat, analista principal de políticas en el Centro de Política Europea (EPC) con sede en Bruselas.

"La entrada a la UE es un proceso, no un evento. Según lo que sabemos hasta ahora, esto significa tiempo, paciencia y mucha preparación por ambas partes".

Stratulat duda que Ucrania esté "cerca" de cumplir los criterios de Copenhague y está seriamente preocupada por los riesgos políticos inherentes a un procedimiento de adhesión acelerado, una opción inaudita.

"Puede tener un proceso más rápido si hay voluntad política. Sin embargo, si el proceso se mantiene como está ahora, es decir, complejo y riguroso, una adhesión más rápida requeriría que todos los estados miembros aprobaran rápidamente todas las decenas de decisiones asociadas con un país", dice ella.

"Este no ha sido el caso en los últimos años, incluso para pasos que eran simbólicos, como otorgar el estatus de candidato a un solicitante. Y también está la cuestión de cómo se percibiría una adhesión acelerada de Ucrania en los países balcánicos, que han estado esperando durante mucho tiempo y también he visto la guerra y los riesgos de la influencia rusa".

Todos los ojos en las capitales

Declarar a Ucrania candidato oficial a la UE en medio de la invasión de Rusia podría verse como una importante prueba de compromiso y apoyo a un país sitiado. Pero su poder real podría limitarse al ámbito del simbolismo político.

Para que Ucrania se una al bloque en el plazo solicitado por Zelenski, todo el proceso de adhesión tendría que simplificarse y revisarse, lo que aumentaría los riesgos de un procedimiento apresurado e insatisfactorio que conduce a normas diluidas y una adaptación incompleta de las normas de la UE.

Por el momento, el único respaldo explícito proviene de una coalición de estados de Europa del Este formada por Bulgaria, la República Checa, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Eslovaquia y Eslovenia. En un alegato similar a la resolución del parlamento, el grupo pide que se tomen medidas para "conceder inmediatamente a Ucrania el estatus de candidato a la UE".

Si lo hiciera, abriría la puerta de Ucrania al Instrumento de Ayuda Preadhesión (IPA), un programa financiero que ayuda a los países candidatos a llevar a cabo las reformas políticas, institucionales, sociales y económicas necesarias para afrontar las complejas negociaciones.

El presupuesto de IPA para el período 2021-2027 es de 14 200 millones de euros y se distribuye entre Albania, Bosnia y Herzegovina, Kosovo, Montenegro, Macedonia del Norte, Serbia y Turquía.

Por parte occidental, no se ha expresado un rechazo rotundo debido a las circunstancias extremadamente delicadas y al respeto ampliamente compartido por la figura de Zelenski, al que se le ve como un héroe de guerra.

Pero en los últimos días, funcionarios de Francia, Alemania, España y los Países Bajos expresaron uun punto de cautela, argumentando que la membresía no es la forma adecuada de abordar el conflicto actual.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, dijo en una entrevista con RTVE que la adhesión era un proceso "largo" con "requisitos y reformas" que cumplir, mientras que el presidente del Gobierno holandés, Mark Rutte, dijo al parlamento nacional que el tema "no era una buena discusión" para tener ahora mismo.

“No vamos a ayudar a Ucrania de esa manera”, dijo Rutte.

Dar la bienvenida a un nuevo estado miembro al club de los 27 inevitablemente alterará el equilibrio de poder en las instituciones e inclinará el consenso aún más hacia el este.

Factores adicionales como el tamaño demográfico de Ucrania (más de 41 millones de ciudadanos), la ubicación geográfica (una frontera masiva compartida con Rusia) y la pobreza relativa (su PIB per cápita es el segundo más bajo de Europa después de Moldavia) pesarán mucho en el pensamiento. de las capitales

Otra preocupación que se cierne sobre los líderes podría ser el artículo 42 de los tratados de la UE, que impone una obligación de "ayuda y asistencia por todos los medios" si cualquier otro estado miembro es "víctima de una agresión armada".

La OTAN, que tiene una provisión similar de defensa colectiva y comparte 21 miembros con el bloque, ha dicho repetidamente que no desplegará tropas dentro de Ucrania para luchar contra el ejército ruso ni ayudará a imponer una zona de exclusión aérea sobre el país.

En comentarios recientes, Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, la máxima autoridad donde se reúnen los líderes de la UE para decidir la orientación política del bloque, ofreció más información sobre cómo se sienten los 27 sobre la candidatura apasionada de Ucrania.

"Hay diferentes opiniones y sensibilidades dentro de la UE sobre la ampliación"., dijo Michel.