This content is not available in your region

La lenta recuperación de los pueblos belgas afectados por las inundaciones de 2021

Access to the comments Comentarios
Por Pedro Sacadura
euronews_icons_loading
People walk through a damaged street after flooding in Chenee, Province of Liege, Belgium, July 16, 2021, left, and the same location nearly one year later, July 6, 2022.
People walk through a damaged street after flooding in Chenee, Province of Liege, Belgium, July 16, 2021, left, and the same location nearly one year later, July 6, 2022.   -   Derechos de autor  Valentin Bianchi/AP Photo

En el este de Bélgica, aún no ha llegado la paz tras las tormentas que arrasaron la zona hace exactamente un año. Los pueblos siguen luchando para recuperarse de unas inundaciones que acabaron con la vida de unas 40 personas

En Chênée, uno de los barrios de Lieja más afectados, María (nombre ficticio) sigue luchando por reconstruir su casa. "Hay problemas con las compañías de seguros. Algunas personas han sido casi obligadas a firmar acuerdos por casi nada. Y yo no quiero eso. Por eso no pedí nada. Lo he perdido todo. He perdido una gran parte de mi vida. Y como no pedí nada, espero que el seguro lo tenga en cuenta", explica María.

No es fácil avanzar mientras las viviendas siguen destruidas. Las organizaciones de la zona advierten que, además de un aumento de los precios, hay escasez de trabajadores de la construcción. "Los problemas añadidos se acumulan. Estamos saliendo de la pandemia, hemos tenido las inundaciones, la guerra en Ucrania. Estos problemas cuestan mucho dinero a los municipios. Los precios de las materias primas han aumentado", detalla Charlotte Depierreux, de la organización Côté Solidarité.

Por todas partes se ven carreteras destruidas, puentes y casas arrastrados por el agua. En Trooz miles de personas se vieron gravemente afectadas por las inundaciones. Muchas de ellas se han mudado a otro lugar.

Más al este se encuentra Pepinster. Aquí, en las inundaciones, murieron 7 personas. Otras 500 se mudaron. Parte del centro de la ciudad ha sido demolido y se han invertido millones de euros. "Hemos estado trabajando intensamente con el gobierno de Valonia para evitar otras posibles inundaciones causadas por el cambio climático. Hemos ampliado el cauce del río Verse y hemos creado zonas de inmersión temporales para amortiguar el impacto del agua cuando sube", insiste Philippe Godin, alcalde de Pepinster.

Un año después de las inundaciones, sus consecuencias todavía se hacen sentir en ciudades como Pepinster que buscan cómo protegerse de futuras catástrofes. Para los ciudadanos, se trata de una herida que tardará en cicatrizar.