This content is not available in your region

El río Ebro se desborda dejando inundaciones en varias poblaciones del noreste de España

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
Inundación en Alcalá de Ebro, España
Inundación en Alcalá de Ebro, España   -   Derechos de autor  Alvaro Barrientos/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved

Novillas quedaba bajo el agua. La inundación ha cubierto dos tercios de toda la población aragonesa. Es una de las inundaciones que hace frente España en el noreste del país. 

El Ebro, el segundo río más largo que desemboca en el Mar Mediterraneo, ha crecido hasta 6 metros en algunas zonas y se ha desbordado causando destrozos en Aragón y Navarra

Miembros de la Unidad Militar de Emergencia (UME), y la Guardia Civil, están reforzando diques y motas para evitar que las aguas invadan las poblaciones.

En Tudela en Navarra dos personas han muerto. Varios vecinos quedaron aislados en sus viviendas y tuvieron que ser rescatados con barcas hinchables. El agua ha alcanzado el metro y medio en algunas zonas de la localidad.

Ahora preocupa el paso de la crecida por la capital de la región aragonesa, Zaragoza,  y aunque aún no ha llegado, ya presenta un caudal de 1.709,83 metros cúbicos por segundo y una altura de 4,71 metros.

Por ello, el Ayuntamiento zaragozano elevó anoche a fase de emergencia el Plan de Protección Civil y se han evacuado a los vecinos de las zonas más bajas, susceptibles de ser inundadas.

Asimismo, se está detectando en la capital aragonesa la entrada de agua, progresivamente, en puntos habituales próximos al río.

Además de la UME, por su parte, la Guardia Civil ha movilizado a unos 100 efectivos de distintas especialidades para participar cada día en el dispositivo puesto en marcha por esta crecida del Ebro.

El río ha llegado a superar los seis metros de altura en Navarra y se espera otro tanto hoy en Aragón, lo que provoca la inundación de miles de hectáreas de zonas agrícolas y ganaderas. 

Tanto Navarra como Aragón ha solicitado que se declare las zonas afectadas como catastróficas.