Miles de ucranianos se preparan para pasar la Navidad lejos de sus familias

Árbol de Navidad con la bandera de Ucrania.
Árbol de Navidad con la bandera de Ucrania. Derechos de autor AP Photo/Vasilisa Stepanenko
Por Lauren ChadwickAlessio Dell'Anna & Estelle Nilsson-Julien
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La guerra impedirá que muchos ucranianos, tanto en el país como fuera de él, pueden celebrar als fiestas con sus familias.

PUBLICIDAD

Con la guerra de Rusia aún en su apogeo, innumerables familias ucranianas se enfrentan al dolor de pasar estas fiestas separadas.

Este es especialmente el caso de los millones de ucranianos que han huido de su patria este año y han dejado atrás a sus seres queridos.

Anna Polukhina, de 37 años, de Mariúpol, es una de ellos.

Residente en un centro de refugiados en Milán (Italia), ha explicado a Euronews que es difícil celebrar la Navidad cuando su familia vive en una zona de guerra. La casa de su madre quedó destruida durante el conflicto.

"La familia es algo muy importante. Lo es todo. Pero la guerra lo cambió todo. Puede que no tenga la oportunidad de hablar con mi familia y todos mias amigos allí", ha dicho, añadiendo que es difícil llegar a ellos en Mariúpol, que está ocupada por las fuerzas rusas.

"Es muy difícil. Quiero oír a mi madre, hablar con ella", ha lamentado

El centro de refugiados está haciendo todo lo posible para levantarle el ánimo. Tendrán una cena festiva especial, que incluirá platos tradicionales ucranianos. "Han puesto dos árboles de Navidad... es muy bonito", ha explicado. "Puede que haya sorpresas para nosotros, para los niños. Han escrito cartas a Papá Noel, quizá haya regalos para todos".

Elizabeth Pulvas se encuentra en una situación similar a la de Anna. Este también será el primer año que esta ucraniana de 23 años no podrá pasar la Navidad con su familia, que está en Kiev. "Es bastante difícil entender que no haya posibilidad de que todos nos reunamos en un mismo lugar", ha asegurado Pulvas, que huyó a Rumania cuando Rusia inició la invasión de Ucrania en febrero.

Para las fiestas del año pasado, organizó una gran cena de Navidad en enero con sus amigos en la que cocinó 12 platos para celebrar la festividad.

Todo el mundo me decía: "Estás loca. ¿Por qué cocinas todos estos platos? Pero quería hacerlo", ha explicado, y ha añadido que ahora aprecian las celebraciones que tuvieron hace un año.

Celebrar en una zona en guerra

"Lo principal no es que no esté con mi familia, es que hay mucha gente que va a celebrar esta fiesta en una zona en guerra", ha afirmado Pulvas.

Piensa en su abuela de 87 años, que ha sufrido apagones debido a los ataques de misiles rusos. "No tener agua ni calefacción para una mujer de 87 años es un gran desastre. Y ninguna de ellas tendrá una verdadera Navidad", ha lamentado.

"En Ucrania no hay ambiente navideño, aunque el gobierno está intentando conseguir al menos algo para animar a la gente", ha asegurado.

En varias ciudades de Ucrania hay decoraciones festivas para intentar levantar los ánimos en medio de la guerra. En Kharkiv, se ha colocado un árbol de Navidad en una estación de metro subterránea, mientras que en Kiev, el alcalde ha dicho que los rusos no robarán la Navidad.

Este año también se ha exhibido una gran menorá para Hannukah en el centro de Kiev, con luces que brillaban en una ciudad que ha sufrido apagones por los ataques rusos a infraestructuras esenciales.

Intentar disfrutar las fiestas

Yuliia Matalinets, una ucraniana de 32 años de Odesa que abandonó el país hace dos meses, ha explicado que estaba deseando celebrarlo con su familia de acogida en el Reino Unido. "Es la primera vez que celebro la Navidad, por desgracia, lejos de mi familia, pero afortunadamente con gente muy buena", ha dicho Matalinets.

"Estoy lejos de casa y, obviamente, echo de menos a mi familia, pero siento que, aunque quizá sea demasiado pronto para decirlo, he encontrado una especie de segunda familia", ha celebrado. Está deseando aprender qué tradiciones británicas existen y celebrar también el 7 de enero, como hacen muchos ucranianos.

Matalinets también espera poder tener una videollamada con sus padres, pero dice que a veces es difícil por la irregularidad de las conexiones. 

PUBLICIDAD

Por su parte, Pulvas ha explicado que intentará aprovechar al máximo las vacaciones desde, donde vive en Bucarest, preparando 12 platos tradicionales como hacía en Ucrania.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

De Bucha a la reconquista de Jersón, un recorrido por los acontacimientos de la guerra en Ucrania

Rusia prepara una nueva ofensiva a gran escala para principios de 2023, según Ucrania

Ucrania neutraliza varios misiles rusos pero no escapa de una nueva tragedia en Krivói Rog