Aterrizan los primeros vuelos de China con descoordinación en Europa

Access to the comments Comentarios
Por Efi Koutsokosta
Pasajeros procedentes de China son sometidos a un test Covid a su llegada a Europa
Pasajeros procedentes de China son sometidos a un test Covid a su llegada a Europa   -   Derechos de autor  Alessandro Bremec/LaPresse via AP

Después de casi tres años de fronteras cerradas por la pandemia acaba de aterrizar en Bruselas un de los primeros vuelo procedentes de Pekín. Los pasajeros que llegan de China ya pueden viajar libremente a Europa, aunque sigue aumentando la preocupación por nuevas infecciones o variantes.

Varios países de la Unión Europea han impuesto nuevas medidas, como pedir tests negativos antes de viajar. Algo que no ha disuadido a los viajeros chinos.

Estoy sorprendida", ha dicho una de ellas a su llegada. "Pense que se habia acabado. Quiero decir el coronavirus, creo que pertenece al pasado y ahora esto es como revivir los últimos tres años". Otra explica que "en realidad no es tan complicado. Acabo de recibir mi test negativo y ya está". 

Una tercera pasajera ha explicado que les estaban "esperando delante de la puerta del avión y han comprobado el resultado del test de covid de todo el mundo.

Marco lleva 4 meses sin ver a su mujer y ahora ha venido a recogerla al aeropuerto. Ella tuvo que viajar a China para ver a sus padres y no pudo volver.

Ahora, esta vuelta a la normalidad les alegra pero a ella le preocupa que la pandemia todavía no se haya acabado. "Creo que es un paso inevitable después de casi tres años de confinamientos muy estrictos. Veremos qué ocurre, porque se acerca el Año Nuevo chino y habrá muchos viajes lo que provocará otra oleada de infecciones. Pero aún no lo sabemos y ya se verá", ha asegurado.

Bélgica está analizando las aguas residuales de todos los aviones procedentes de China para analizar si hay nuevos casos y sobre todo, si existen nuevas variantes que consigan cruzar las fronteras.

Y a pesar de que existen recomendaciones de la UE sobre cómo hacer frente a esta nueva realidad, los Estados miembros siguen adoptando diferentes medidas y no todos piden una prueba negativa.