This content is not available in your region

Nuevas restricciones en Pekín para tratar de frenar los contagios por coronavirus

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español  con EFE
euronews_icons_loading
Una mujer se somete a un test de PCR en China
Una mujer se somete a un test de PCR en China   -   Derechos de autor  Mark Schiefelbein/AP

Pekín endurece las restricciones para hacer frente al coronavirus. El Gobierno municipal de la capital de China anunció este jueves la aplicación de nuevas medidas y la ampliación en el tiempo de las antiguas, con el claro objetivo de evitar una situación como la que vive estos días Shangái, sumida en un estricto confinamiento.

Las autoridades confirmaban durante el anuncio estar haciendo progresos en su política de COVID cero: "Pekín ha llevado a cabo varias rondas de cribado regional de ácido nucleico de forma consecutiva", recordaba el portavoz del Gobierno municipal, Xu Hejian, "y ha descubierto las posibles cadenas de transmisión ocultas en comunidades de toda la ciudad".

Las nuevas medidas incluyen el cierre de decenas de estaciones de metro, suspensión de rutas de autobuses, cierre de espacios culturales públicos como blibliotecas o galerías de arte, limitación de aforo en parques y otros espacios abiertos y el retraso hasta el 12 de mayo del esperado regreso a las aulas. Se suspenden también las actividades en espacios deportivos a cubierto.

Consecuencias en la economía

Todo ello a pesar de que los números siguen siendo relativamente buenos, con 51 nuevos casos en las últimas 24 horas. Más de 20 millones de personas han sido sometidas a tests en esta ciudad, empeñada en ganar como sea esta eterna batalla.

El efecto de las restricciones ya se deja entrever por su parte en el consumo, que habría caído sensiblemente durante las vacaciones de mayo. Así, los ingresos obtenidos gracias al turismo doméstico cayeron un 42,9 por ciento respecto al año pasado.

Otros datos como los precios de los hoteles, un 50 por ciento más baratos, o la afluencia a los cines, un 81 por ciento menor, hablan a las claras del impacto de las restricciones en la capital china, cuya situación es no obstante claramente mejor a la que sufren los ciudadanos de Shangái. Aquí, los últimos registros hablan de 261 nuevos casos en las últimas 24 horas para un total de 580.000 casos acumulados.