EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Euroviews. La franqueza de Borrell ha acabado con la solución de dos Estados

El jefe de la política exterior de la UE, Josep Borrell, habla durante una rueda de prensa en el complejo de la Delegación de la Unión Europea en China en Pekín, octubre de 2023.
El jefe de la política exterior de la UE, Josep Borrell, habla durante una rueda de prensa en el complejo de la Delegación de la Unión Europea en China en Pekín, octubre de 2023. Derechos de autor AP Photo/Euronews
Derechos de autor AP Photo/Euronews
Por Ohad Tal
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no representan de ninguna manera la posición editorial de Euronews.
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Borrell está diciendo abiertamente y con franqueza que la creación de un Estado palestino es el proceso; todas las demás cuestiones, como la paz, la prosperidad y la seguridad, tanto para israelíes como para palestinos, son sólo una cuestión secundaria, escribe Ohad Tal.

PUBLICIDAD

A veces en la vida hay momentos de claridad extrema. La invasión de los escuadrones de la muerte, el secuestro y la violación por parte de Hamás en Israel el 7 de octubre fue uno de esos momentos.

Durante muchos años, la concepción en Israel y en la mayor parte del mundo había sido que si la situación de los palestinos mejoraba, económica, política y socialmente, entonces no tendrían motivos para atacar Israel.

El 6 de octubre, la situación en Gaza estaba mejorando. Decenas de miles de gazatíes entraban en Israel para trabajar, no estaba limitada la entrada de mercancías y materiales de construcción, y la economía de la Franja progresaba.

El regocijo y la euforia en los rostros de los asesinos en masa de Hamás mientras descuartizaban a la gente, quemaban familias y ejecutaban a hombres, mujeres y niños acobardados por el miedo, todo ello captado por las cámaras que registraban sus atrocidades, hicieron desaparecer nuestras esperanzadoras concepciones anteriores.

Ahora, atacado en siete frentes, el Estado de Israel lucha por su propia existencia y su futuro.

Esperanzas de paz y seguridad frustradas

Obviamente, todas las personas con una buena conciencia desean que la guerra termine lo antes posible, pero si no termina con una victoria total de Israel, lo que significa la destrucción de Hamás, la devolución de todos los rehenes israelíes y la garantía de que Gaza nunca volverá a ser una amenaza para Israel, el derramamiento de sangre no hará sino intensificarse.

Lo triste, tanto para Israel como para los civiles palestinos inocentes, es que Hamás y sus aliados del eje del terror dirigido por Irán creen que están ganando y que el único Estado judío del mundo está cerca de su destrucción.

Con cada corte en la carne entre gritos de fervor religioso, los perpetradores de estilo nazi creían estar adelantando la inminente evisceración del Estado judío.
Familiares y amigos del sargento de primera clase israelí Nicholas Berger lloran durante su funeral en el cementerio militar de Monte Herzl en Jerusalén, enero de 2024.
Familiares y amigos del sargento de primera clase israelí Nicholas Berger lloran durante su funeral en el cementerio militar de Monte Herzl en Jerusalén, enero de 2024.AP Photo/Leo Correa

Incluso antes de la guerra, a principios de año, una encuesta palestina demostró que alrededor de dos tercios de los palestinos no creen que el Estado de Israel exista dentro de 25 años y celebre el centenario del restablecimiento de la soberanía judía en su patria indígena y ancestral.

Este violento rechazo y la esperanza de la destrucción de Israel es lo que impulsó las acciones inhumanas y demenciales de las organizaciones terroristas y de los civiles que las acompañaron el 7 de octubre.

Con cada corte en la carne entre gritos de fervor religioso, los perpetradores de etilo nazi creían estar adelantando la inminente evisceración del Estado judío. Los israelíes, de todo el espectro político e ideológico, aprendieron ese día, y en los días siguientes, que sus esperanzas de paz y seguridad se habían esfumado.

Las palabras de Borrell nos abren los ojos

Lamentablemente, una vez desvanecida la conmoción inicial por la barbarie de Hamás, algunos ven una lección diferente, lejos de la realidad.

A principios de semana, el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, declaró: "No creo que debamos seguir hablando del proceso de paz en Oriente Próximo. Deberíamos empezar a hablar específicamente del proceso de implementación de la solución de los dos Estados".

Los comentarios de Borrell son otro momento de claridad. Durante muchos años, muchos israelíes aceptaron la solución de dos Estados para dos pueblos porque pensaban que podía traer la paz y la seguridad.

Estaban dispuestos a hacer concesiones masivas para conseguirlo y, durante 30 años, se les vendió el concepto de un Estado palestino como un medio esencial para alcanzar esos objetivos tan ansiados.

Gracias a los comentarios de Borrell, muchos más israelíes comprenden que los obsesivos y fallidos procesos de paz de las últimas tres décadas -todos ellos rechazados- nunca fueron realmente lo mejor para Israel.
Fotos de rehenes israelíes retenidos por militantes de Hamás se proyectan en los muros de la Ciudad Vieja de Jerusalén, noviembre de 2023.
Fotos de rehenes israelíes retenidos por militantes de Hamás se proyectan en los muros de la Ciudad Vieja de Jerusalén, noviembre de 2023.AP Photo/Leo Correa

A Israel se le dijo que lo importante era el fin, que era la paz y la seguridad, mientras que un Estado palestino no era más que el medio más adecuado para conseguirlo. Los que, como yo, siempre estuvimos en contra de un Estado palestino, no estábamos de acuerdo con el planteamiento, pero respetábamos el deseo de paz.

PUBLICIDAD

Ahora, gracias a los comentarios de Borrell, muchos más israelíes comprenden que el obsesivo y fallido proceso de paz de las últimas tres décadas, que llevó a múltiples propuestas de un Estado palestino a Yasser Arafat primero y a Mahmoud Abbas después, todas las cuales fueron rechazadas, nunca respondieron realmente a los intereses de Israel. Simplemente respondían a los intereses políticos e ideológicos internos de los interlocutores internacionales. 

Ahora Borrell se ha quitado la máscara y ha despojado al proceso de su bagaje, al decir a los israelíes que sólo se trata de la creación de un Estado palestino, y que la paz y la seguridad para Israel tienen una importancia mucho menor.

La devastadora frialdad de que los judíos no cuentan

Mientras Borrell y otros intentan acusar a Israel de enterrar la solución de "dos Estados para dos pueblos", el propio jefe de la política exterior de la UE probablemente acaba de dar la puntilla a este planteamiento erróneo.

Está diciendo abiertamente y con franqueza que la creación de un Estado palestino es a la vez el medio y el fin del proceso - todas las demás cuestiones incómodas, como la paz, la prosperidad y la seguridad, tanto para los israelíes como para los palestinos, son sólo una cuestión secundaria.

PUBLICIDAD

Borrell no es el único. En los últimos tres meses, los israelíes han empezado a comprender que lo que les ocurra a ellos es mucho menos importante. Instituciones y organizaciones internacionales, como el CICR, ONU Mujeres y Human Rights Watch, han demostrado con devastadora frialdad que los judíos no cuentan.

Quizás sea una oportunidad para agradecer a Josep Borrell su franqueza, porque ha expuesto lo que yo y mis compañeros sabemos desde hace tiempo, que las consideraciones sobre Israel están en un segundo plano. El único objetivo que importa es un Estado palestino, aunque ese Estado pueda amenazar y amenace la existencia misma del único Estado judío.

Siendo así, sé que encontrará pocos compradores en Israel. Los comentarios de Borrell, junto con la carnicería de Hamás, han proporcionado involuntariamente la claridad necesaria para cerrar finalmente la puerta a la solución de dos Estados para dos pueblos.

Ohad Tal es miembro de la Knesset, el parlamento israelí, y presidente de la Comisión de Proyectos Públicos de la Knesset.

PUBLICIDAD

En Euronews, creemos que todas las opiniones importan. Póngase en contacto con nosotros en view@euronews.com para enviarnos propuestas y participar en la conversación.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Josep Borrell, G7: "Estámos en el límite de una guerra regional en Oriente Medio"

Israel financió a Hamás para debilitar a la Autoridad Palestina, según Josep Borrell

Von der Leyen antes de la votación sobre su candidatura: "No aceptaré demagogias ni polarización"