EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Eurocopa 2024: El fútbol demuestra su poder para inspirar y dividir

Zona de fans en el Reichtstag de Berlín.
Zona de fans en el Reichtstag de Berlín. Derechos de autor Johanna Urbancik
Derechos de autor Johanna Urbancik
Por Johanna Urbancik & Donogh McCabe
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Un torneo de pasión, controversia y unidad. Desde las celebraciones de los aficionados hasta las tensiones sociales, el fútbol demuestra su poder para inspirar y dividir.

PUBLICIDAD

El Campeonato de Europa de la UEFA está a punto de concluir en el Olympiastadion de Berlín, donde España se enfrentará a Inglaterra o a los Países Bajos por el trofeo del torneo.

El nacionalismo en el fútbol puede manifestarse de manera radical y divisoria, lo que a menudo refleja tensiones sociales más amplias y se ve exacerbado por los grupos políticos y la cultura de los aficionados.

A lo largo de la Eurocopa, varios partidos disputados en Alemania se vieron afectados por episodios de comportamiento nacionalista. Se denunció a aficionados húngaros y alemanes por mostrar saludos nazis, mientras que en las ciudades alemanas se observó a los hinchas turcos haciendo el saludo del 'lobo gris', un símbolo asociado al nacionalismo turco.

En Dortmund, seguidores albaneses y turcos ondearon la bandera de la 'Gran Albania'. Una foto de aficionados alemanes que compraban camisetas de fútbol con el número '44' se hizo viral después de que los medios de comunicación señalaran su parecido con los uniformes de las SS nazis. Posteriormente, Adidas prohibió las equipaciones de fútbol.

Los hinchas croatas y serbios se enfrentaron por símbolos históricos y políticos, con acusaciones de incitación al odio y gestos provocadores. Los seguidores austríacos también generaron controversia al presentar una pancarta con el lema 'Defiende Europa', vinculada al 'Movimiento Identitario' de extrema derecha conocido por su postura antiinmigrante.

Varios incidentes llevaron a la UEFA a sancionar a los jugadores y a renovar sus llamamientos para que se adoptaran medidas más estrictas contra las expresiones nacionalistas durante los eventos de fútbol.

Las tensiones alcanzaron su punto máximo cuando Austria se enfrentó a Turquía, donde, según se informa, los fanáticos austríacos corearon consignas nacionalistas. Tras la victoria de Turquía por 2-1 el 2 de julio, la jugadora turca Merih Demiral saludó al 'lobo gris', lo que intensificó la controversia del torneo en torno a los sentimientos nacionalistas.

El gesto, con los dedos medio y anular presionados con el pulgar, simboliza a los 'Lobos Grises', un movimiento ultranacionalista en Turquía asociado con el extremismo, el racismo y la violencia. Si bien no está prohibido universalmente, su uso suscitó críticas por parte de las autoridades alemanas y provocó la suspensión de Demiral por dos partidos.

El turco Merih Demiral celebra tras marcar el segundo gol de su equipo durante un partido de octavos de final entre Austria y Turquía en la Eurocopa 2024.
El turco Merih Demiral celebra tras marcar el segundo gol de su equipo durante un partido de octavos de final entre Austria y Turquía en la Eurocopa 2024.Ebrahim Noroozi/Copyright 2024 The AP. All rights reserved

¿Orgullo nacional o nacionalismo?

Demiral defendió sus acciones como una expresión orgullosa de la identidad turca. "El saludo, asociado a sentimientos ultranacionalistas y a grupos extremistas como los 'Lobos Grises', tiene un vínculo histórico con los actos de violencia e intolerancia".

"A pesar de que se afirma que es un símbolo del orgullo turco, no puede pasarse por alto su asociación con las atrocidades y el nacionalismo de derecha. Quienes defienden el saludo suelen pasar por alto sus implicaciones más oscuras y su contexto histórico, incluido su uso durante masacres y ataques", dijo un investigador turco que habló bajo condición de anonimato por motivos de seguridad.

Los críticos sostienen que estos gestos perpetúan las divisiones y promueven un nacionalismo excluyente. Además, la defensa del saludo por parte de personas alineadas con partidos aparentemente de tendencia izquierdista, como el CHP (Partido Popular Republicano), pone de manifiesto las contradicciones de la política turca, en la que los sentimientos nacionalistas pueden trascender las líneas partidarias.

Según el investigador, la controversia subraya las tensiones sociales más amplias en Turquía por la identidad, el nacionalismo y el legado de ideologías políticas como el kemalismo (también conocido como atatürkismo), que, a pesar de las aspiraciones seculares, también han perpetuado las actitudes xenófobas y excluyentes.

Antes del partido de cuartos de final de Turquía contra los Países Bajos el pasado fin de semana, la Policía dispersó la marcha de aficionados turcos en Berlín, debido a la representación del gesto de muchos aficionados. Los aficionados, que ya tenían entradas para el partido, se animaron después a dirigirse al estadio, donde fueron recibidos por miles de aficionados holandeses.

"¡A la izquierda! ¡A la derecha!"

En una celebración más positiva, los fans holandeses están causando sensación en las redes sociales con su entusiasta baile al ritmo del himno de fiesta holandés 'Links Rechts' de Snollebollekes.

'Euronews' entrevistó a Henk van Beek, presidente de Oranje Bus, un distintivo autobús naranja de dos pisos adquirido en 2004 para viajar a la Eurocopa celebrada en Portugal. Desde entonces, el autobús ha acompañado a los aficionados holandeses a todos los torneos, incluidos destinos lejanos como Qatar y Brasil.

PUBLICIDAD
Henk van Beek se dirige caminando hacia el autobús de la Oranje en Berlín.
Henk van Beek se dirige caminando hacia el autobús de la Oranje en Berlín.Donogh McCabe

Según Van Beek, el autobús no estaba pensado inicialmente para marchas de aficionados cuando se compró hace dos décadas. "En un principio, era solo para amigos: aparcar en el centro de las ciudades, poner música y ver qué pasaba. Pensamos que podría durar seis u ocho años", explicó.

"Por el contrario, nos ha acompañado en todos los torneos importantes de las selecciones nacionales holandesas desde 2004, e incluso hemos tenido que recuperarlo de los puertos de países donde jugamos, como Catar y Brasil", añadió. En internet, los aficionados holandeses han captado la atención con sus bailes sincronizados, alimentados por la canción «Links Rechts», que se estrenó originalmente en 2015.

Según Henk van Beek, presidente del Oranje Bus, el himno cobró impulso durante un partido fuera de casa en 2016 en Suecia, en el que 600 seguidores se reunieron detrás del autobús. "Su popularidad aumentó aún más durante la Copa de Europa femenina de 2017 en los Países Bajos, coincidiendo con la victoria de la selección holandesa", señaló.

"La jugamos en las seis ciudades durante el torneo y se convirtió en un éxito instantáneo. Ahora es un clásico cada vez que nos reunimos, y lo hemos visto crecer junto con el entusiasmo de los aficionados holandeses".

PUBLICIDAD
Henk van Beek.
Henk van Beek.Donogh McCabe

Van Beek, que también pincha durante las marchas de fans. "Además de 'Links Rechts', suelo tocar otra canción holandesa muy querida de 1988, 'Wij houden van Oranje'. Estas canciones encarnan nuestra pasión por el color naranja", dijo a 'Euronews'.

¿Cuatro semanas de escapismo?

Al reflexionar sobre los torneos de fútbol, muchos alemanes recuerdan con cariño el "cuento de hadas del verano" de 2006, cuando la nación se reunió frente a las pantallas para ver el Mundial masculino, que llevó a Alemania a las semifinales.

Bajo el lema "el mundo como huésped en casa de un amigo", el ambiente era idílico, aunque solo fuera por un breve mes de 2006. Sin embargo, desde entonces, este preciado "Sommermärchen" se ha visto empañado por acusaciones de corrupción, lo que ha ensombrecido la integridad de la decisión de ser el anfitrión debido a las sospechas de pagos indebidos.

Los torneos de fútbol, como la Eurocopa y la Copa del Mundo, ofrecen a los aficionados un breve alejamiento de la realidad y ofrecen una forma de escapismo. Por lo tanto, no es de extrañar que las expectativas de cara a la Eurocopa de este año fueran tan altas, con la esperanza de vivir un segundo cuento de hadas veraniego, un "Sommermärchen 2.0".

PUBLICIDAD
En estos tiempos turbulentos, creo que este torneo ha fomentado la unidad
Henk van Beek
Un hincha holandés y otro turco en la marcha de hinchas holandeses en Berlín.
Un hincha holandés y otro turco en la marcha de hinchas holandeses en Berlín.Donogh McCabe

¿El torneo ha cumplido con estas esperanzas? Según van Beek, sí. "En estos tiempos turbulentos, creo que este torneo ha fomentado la unidad", observó. En medio de momentos de nacionalismo, la competición también despertó alegría, entusiasmo y camaradería, y los europeos forjaron nuevas amistades.

El ambiente positivo era tan contagioso que algunos aficionados incluso cambiaron de lealtad y se pusieron camisetas de otros países después de que su propio equipo fuera eliminado. Parece que el fútbol ha conseguido unir un poco a los europeos (aunque solo sea durante cuatro semanas). La gente ha hecho amigos y ha vivido su propio cuento de hadas veraniego de 2024.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

España, finalista de la Eurocopa 2024

NO COMMENT: Así han vivido los aficionados el día de partido entre España y Alemania en la Eurocopa

¿Qué impacto económico va a tener la Eurocopa? Expertos creen que no mejorará la economía alemana